VOLVER

Share

INVESTIGADORES DE LA UHU TRABAJAN EN EL DESARROLLO DE BIOCOMBUSTIBLE DE SEGUNDA GENERACIÓN A PARTIR DE MATERIAL RESIDUAL


11 de agosto de 2008

Fuente: Andalucía Investiga

 

La propuesta de la Onubense pasa por aprovechar materia prima de desecho para su gasificación en una triple vertiente: biomasa residual, residuos sólidos urbanos en su fracción orgánica y lodos de depuradora. De esta forma, se obtendría un biocombustible que, a diferencia del desarrollado actualmente, no competiría con el mercado alimentario sino que, entre otras cosas, aportaría soluciones a problemas de contaminación. “Actualmente estamos utilizando compost para conseguir ese gas de síntesis y cabe decir que los primeros resultados no sólo avalan que es posible, sino que el proceso de degradación mejora la calidad de los gases que estamos obteniendo”, afirma Agustín García, miembro del grupo de la Onubense.

GasificadoraSegún declaraciones de los científicos, la investigación sobre gases destinados a servir como combustible ha estado frenada hasta ahora por un problema de competitividad, es decir, con el alza del precio del petróleo el uso de otros sistemas alternativos están pasando a ser viables e, incluso, más económicos. “Coyunturalmente la situación es perjudicial con respecto a la opinión pública, debido a factores como la repercusión que han tenido los biocombustibles de primera generación en el sector alimentario, pero de cara a un futuro ésta puede ser una de las posibilidades que sustituyan a los combustibles líquidos actuales”, afirma Agustín García.

Aunque el grupo de investigación es de reciente creación (aproximadamente un año), la trayectoria científica de la mayor parte de sus miembros es dilatada. En lo que respecta al aprovechamiento de la biomasa, los doctores Manuel Jesús Díaz y José Ariza han trabajando durante 10 años en el uso de residuos agrícolas, agroindustriales y plantas alternativas a las convencionales para la obtención de pasta celulósica. Experiencia que les ha permitido ampliar anteriores proyectos relacionados con materiales lignocelulósicos residuales a otros campos diferentes, como puede ser el compostaje, que estos científicos no centran únicamente en la biomasa forestal sino que amplían hasta los residuos sólidos urbanos y los lodos de depuradora. En este sentido, cuentan con un proyecto I+D del Ministerio de Educación y Ciencia en pleno desarrollo relacionado con la optimización de procesos de compostaje para la reducción de olores.

 

 

Más información

 

Manuel Jesús Díaz Blanco
Teléfono: 959219990
Email: dblanco@uhu.es


Share

Últimas publicaciones

Científicos ciudadanos desarrollarán una plataforma de prevención de noticias falsas
Andalucía | 29 de mayo de 2024

Investigadores de la Universidad de Sevilla y la empresa Civiencia lideran ‘De pantallas a ventanas: un proyecto contra la desinformación digital’ donde están elaborando una guía basada en las aportaciones de grupos vecinales y estudiantes universitarios para que la ciudadanía cuente con pautas claras y sencillas para que actúe frente a los bulos. Esta iniciativa forma parte del proyecto ‘Andalucía + ciencia ciudadana’, impulsado por la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación y coordinado por Fundación Descubre y la Universidad Pablo de Olavide, que pretende potenciar la utilización de este abordaje científico participativo entre distintos agentes de la región.

Sigue leyendo
Aplican la ciencia ciudadana para reducir el tiempo de uso del móvil en jóvenes andaluces
Sevilla | 28 de mayo de 2024

Investigadores de las Universidades de Sevilla, Jaén y Cádiz participan en el proyecto ‘Desconéctate para Conectar: Fomentando un Estilo de Vida Activo y Saludable entre los Jóvenes Andaluces’ que buscará estrategias concretas para incentivar a estudiantes de secundaria, bachillerato y universidad a que cambien sus hábitos de uso de dispositivos móviles por actividades físicas.

Sigue leyendo
Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido