VOLVER

Share

INVESTIGADORES DEL HOSPITAL REINA SOFÍA APRUEBAN 165 MEDIDAS PARA TRATAR DE FORMA INTEGRAL EL DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO DEL CÁNCER DE MAMA


23 de abril de 2009

Fuente: AndaluciaInvestiga.com – Rafa Muñoz

 

El cáncer de mama es la primera causa de muerte por enfermedad tumoral en mujeres de Occidente. Así, profesionales del Servicio de Calidad y de la unidad de Cáncer de Mama del hospital Reina Sofía han diseñado un procedimiento con 165 medidas que evita los efectos adversos del cáncer de mama. Se trata de un “plan transversal” que se pondrá en marcha dentro de aproximadamente dos meses. Este “plan transversal” actuará sobre todo el proceso: desde el momento de la consulta, al diagnóstico y, en un tercer paso, en el tratamiento de la patología.

 

La noticia de padecer cáncer de mama supone un duro golpe para el paciente y su familia, creando muchas dudas e incertidumbres. En este caso, médicos cordobeses del hospital Reina Sofía han desarrollado el trabajo Papel del Servicio de Documentación Clínica en el programa de seguridad del paciente en el proceso de cáncer de mama con la idea de proporcionar un plan de seguridad para el paciente, que entre otros aspectos, contemplará la información al paciente y familiares.

Marina Álvarez ha sido una de las responsables del trabajoLa idea para el desarrollo de este plan ha partido del servicio de Calidad. “La preocupación por la seguridad de los enfermos es una estrategia a nivel mundial”, asegura Marina Álvarez, responsable de la unidad de Cáncer de Mama. La atención sanitaria segura es un derecho de todos los pacientes. No obstante, como en cualquier actividad humana, pueden producirse riesgos. Lo importante es que estos riesgos pueden minimizarse y corregirse.

Se trata de un plan de seguridad  transversal para el paciente , donde se tendrá en cuenta todo el proceso, desde que la paciente consulta por síntomas asociados con la patología hasta que se diagnostica, se confirma y se trata dicha enfermedad, asevera la doctora Álvarez. “Era necesario contar con un grupo multidisciplinar, donde hay profesionales de radioterapia, medicina nuclear, oncología, cirugía, anatomía patológica, ginecología, radiología, cirugía plástica etc”, que “aúna experiencia en cáncer de mama por un lado, y un servicio de Calidad, que presta formación metodológica e impulsa sobremanera el trabajo por la seguridad del paciente, por otro”, coinciden Martín Tejedor, jefe del servicio de Calidad y Marina Álvarez.

Respecto al proceso seguido en el trabajo, en primer lugar se produjeron reuniones entre el servicio de calidad y el grupo del proceso de cáncer de mama, en las que se explicaba qué se pretendía con este trabajo. En ellas se pidió a los profesionales que intentasen reflejar, según su experiencia o sus conocimientos, los posibles efectos adversos relacionados con la atención de estos pacientes que se podían producir.

A continuación, con dicha información, “dispusimos de un catálogo de posibles efectos adversos, donde se valoraron qué causas y qué fallos podían dar lugar a ese efecto adverso”, sostiene la experta en el tema. A partir de ahí, se siguió una escala de valoración de la industria (AMFEC: Análisis de modo de fallos, efectos y criticidad), adaptada al proceso de cáncer de mama, valorando todos los efectos adversos del catálogo en función de su frecuencia, gravedad, la posibilidad de detectarlo y su criticidad, obteniendo así el valor NRP (número de riesgo-prioridad) para cada efecto adverso. Esto nos servirá para saber cuáles pueden ser más graves y prioritarios a la hora de abordarlos.

 

Amplio catálogo

Un paso importante fue lograr un plan de medidas, de manera que en otra reunión cada profesional planteó soluciones o medidas para evitar cada fallo, obteniéndose un mapa de medidas. “En total han sido 165 las medidas aprobadas”, comentan los responsables del trabajo, “agrupadas en varios grupos de actuaciones principales».

Dentro de ellas, el primer grupo es el listado de verificación o checklist, que acompañará a la paciente durante todo el proceso. Éste listado de verificación tendrá en cuenta puntos críticos en distintas fases del proceso, de modo que cada profesional asegurará y anotará en el mismo que se han cumplido distintas medidas en las pruebas que se le han practicado a esa persona. Aquí será necesario anotar que se ha asegurado la identificación correcta de la paciente, que se ha asegurado la mama a tratar y la localización del tumor, etc.

Otro de estos puntos es la estandarización o protocolización de cuidados de enfermería, por ejemplo,  cuando se realiza una biopsia, en la planta de hospitalización antes de operarse o en el quirófano. El objetivo es que queden claros qué cuidados de enfermería se deben prestar al paciente en cada momento, y estandarizarlos. La doctora Álvarez y el doctor Tejedor indican: “partimos de que cada profesional actúa con la mejor voluntad y formación necesaria para hacer las cosas lo mejor posible, pero aún así puede haber errores” y si los cuidados se estandarizan y son conocidos por todos los profesionales pueden disminuirse.

No menos importante es la guía del proceso de cáncer de mama que se está elaborando para pacientes y familiares, ya que, un efecto adverso se define como algo indeseable para el paciente o la familia. En ocasiones algunos de los posibles efectos adversos pueden evitarse con información adecuada para el paciente y familiares. Esta guía permitirá que pacientes y familiares conozcan el proceso cáncer de mama, todo el camino que debe recorre durante el diagnóstico, tratamiento, y rehabilitación. “Los datos deben ser entendibles para las pacientes”, asevera la doctora Álvarez. 

 

En total son cinco grupos (checklist, protocolización de cuidados de enfermería, procedimientos operativos estandarizados, guía del proceso de cáncer de mama, una amalgama de medidas ), cada uno de los cuales tiene asignado un responsable y las personas que trabajarán en él. En estos momentos se está elaborando todo el trabajo y en aproximadamente un par de meses se llevará a la práctica.

Por lo que al tratamiento de la enfermedad se refiere, lo primero es la sospecha de que pueda existir la patología. La paciente comienza por el servicio de radiodiagnóstico, donde se realiza todas las pruebas necesarias para llegar a un diagnóstico definitivo (mamografía, ecografía), incluida la biopsia percutánea, que será la que dé el diagnóstico histológico, intentando si es posible que las pruebas se realicen el mismo día. Si la paciente padece la enfermedad, el tema es tratado por el Comité de mama (reunión semanal de todos los profesionales de esta área), donde se discute cuál es su mejor manejo, puesto que se tiende a un tratamiento individualizado. Posteriormente se discuten las posibles alternativas con la paciente, y se consensua el tratamiento.

 

 

Descargue la imagen de este reportaje:

Marina Álvarez es la jefa de la unidad de Cáncer de mama del hospital Reina Sofía

 

 

Más información:

 

Marina Álvarez Benito

Unidad de Cáncer de mama

Hospital Reina Sofía de Córdoba

E-mail: marinaalvarez@telefonica.net

 

Martín Tejedor

Servicio de Calidad

Hospital Reina Sofía de Córdoba

Tel.: 957 01 10 67

 

 


Share

Últimas publicaciones

Aplican la ciencia ciudadana para reducir el tiempo de uso del móvil en jóvenes andaluces
Sevilla | 28 de mayo de 2024

Investigadores de las Universidades de Sevilla, Jaén y Cádiz participan en el proyecto ‘Desconéctate para Conectar: Fomentando un Estilo de Vida Activo y Saludable entre los Jóvenes Andaluces’ que buscará estrategias concretas para incentivar a estudiantes de secundaria, bachillerato y universidad a que cambien sus hábitos de uso de dispositivos móviles por actividades físicas.

Sigue leyendo
Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo
Un estudio del CSIC revela que zorzales, codornices y pinzones son las especies de aves más propensas a tener garrapatas
Sevilla | 27 de mayo de 2024

Un nuevo estudio liderado por la Estación Biológica de Doñana – CSIC ha analizado la prevalencia de garrapatas en más de 600.000 aves capturadas a lo largo de 17 años. Los resultados podrán ayudar a identificar en qué especies se deberían focalizar los esfuerzos de vigilancia de enfermedades zoonóticas. Los resultados de este trabajo se han publicado en la revista One Health.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido