VOLVER

Share

Las vibraciones de las obras molestan más a los propietarios que a los inquilinos


20 de diciembre de 2016
María Dolores Redel, profesora de la Universidad de Córdoba

María Dolores Redel, profesora de la Universidad de Córdoba

Una excavadora abriendo una zanja, un martillo hidráulico trabajando, una línea férrea pasando demasiado cerca de unas viviendas… las obras civiles y las infraestructuras viarias pueden producir molestias a las personas que viven cerca. La más estudiada es el ruido que ocasionan, pero hay otro factor menos conocido: las vibraciones asociadas a todas estas labores. Un equipo de las universidades de Córdoba y Salford (Reino Unido) ha estudiado los efectos de estos traqueteos en personas que viven cerca de una línea de tren ligero y han observado que la percepción de la molestia es subjetiva. No todos los afectados notan el mismo efecto ante un mismo nivel de vibración.

El trabajo se ha realizado a partir de una estancia de la profesora del Departamento de Ingeniería Rural de la Universidad de Córdoba María Dolores Redel en la institución británica. Redel coordinó un proyecto financiado por la Fundación Mapfre complementario a un proyecto previo del Departamento de Medio Ambiente y Asuntos Rurales del Reino Unido para ampliar el conocimiento sobre las molestias de las vibraciones en personas. “Hasta ahora no había mucha literatura científica al respecto”, admite la investigadora. Para ello se fijaron en una particularidad de la red férrea inglesa, la más antigua del planeta.

Las ciudades británicas han crecido engullendo las vías, por lo que existen barrios muy próximos a estas redes viarias. El Reino Unido ha establecido una norma que establece los niveles de aceptabilidad de una vibración o un ruido, tanto para los ferrocarriles como para las obras civiles. Los investigadores trataron de saber si esos límites legales son reales.

Para ello, encuestaron a 350 personas en Reino Unido consideraron inicialmente tres factores: el nivel de molestia, el daño en la propiedad derivado de los temblores, y la aceptabilidad de las oscilaciones. Posteriormente, buscaron la correlación entre el nivel de vibración y estos tres factores subjetivos. El trabajo ha sido recientemente publicado en la revista científica Science of the Total Environment.

La aceptación varía

El equipo científico observó que mientras el nivel de molestia y el daño a la propiedad percibido se incrementaba si lo hacía el tembleque, la aceptabilidad de estos incordios era diferente según las circunstancias de los vecinos. Aquellas personas que habían decidido vivir al lado de una línea férrea o que ven que la obra civil es necesaria para la comunidad o para sí mismos, aceptaban de mayor grado las desagradables sacudidas.

En otro trabajo, se ahonda en estas percepciones subjetivas. Aunque ni la edad ni el sexo de las personas encuestadas influía en la percepción, otros factores sí. Uno de ellos es el régimen de propiedad. Si éste era propietario del inmueble, las molestias se incrementaban. Las personas que vivían de alquiler eran más comprensivas ante una obra o el paso regular de un tren. “Puede deberse a que estos inquilinos ven su estancia en la vivienda como algo circunstancial y que pueden acabar con el incordio cambiando de piso”, interpreta la investigadora de la UCO.

Otra circunstancia que también se observó es que, si desde la vivienda se ve la obra, la molestia percibida era mayor que si le daba la espalda, aun al mismo nivel de afectación. “Estas percepciones subjetivas no eran muy conocidas y pueden ayudar a establecer el grado de molestia real que una persona que denuncia esta circunstancia padece”, explica Redel. Debido a la amplia estructura férrea y las mejoras en la red viaria, en el Reino Unido se producen un gran número de reclamaciones por estas molestias a lo largo del año.

El muestreo comprendió a unos 350 sujetos de entre 16 y 85 años, aquellos que abrían la puerta y atendían a los encuestadores. El cuestionario fue validado por un comité de cinco expertos internacionales.

D. Wong-McSweeney, J.S.Woodcock, E. Peris, D.C. Waddington, A.T. Moorhouse, M.D. Redel-Macías. ‘Human annoyance, acceptability and concern as responses to vibration from the construction of Light Rapid Transit lines in residential environments. Science of the Total Environment 568 (2016) 1308–1314.
D. Wong-McSweeney, J.S.Woodcock, D.C. Waddington, E. Peris, Z. Koziel, A.T. Moorhouse, M.D. Redel-Macías. ‘Effect of acttitudinal, situational and demographic factors on annoyance due to environmental vibration and noise from construction of a light rapid transit system’. International Journal of Environmental Research Public Health 13 (2016), 1237.

Fuente: Unversidad de Córdoba


Share

Últimas publicaciones

Más de 250 personas colaboran con científicos para recuperar especies depredadoras de plagas en Almería
Almería | 21 de febrero de 2018

Enmarcado en el proyecto ‘Echa a volar’ del programa de ciencia ciudadana ‘Andalucía, mejor con ciencia’, alumnado, docentes, la asociación Serbal, científicos, la Universidad de Almería, la Estación Experimental de Zonas Áridas (CSIC) y Fundación Descubre han logrado fabricar nidos con materiales reciclados para que estas especies, la mayoría aves migratorias, se instalen en torretas y otras construcciones almerienses y con su presencia reduzcan daños ambientales. La iniciativa se extenderá a otras localidades de la provincia.

Aplican un bioplástico obtenido de la piel del tomate para recubrir el interior de latas de bebidas y conservas
Málaga | 20 de febrero de 2018

Investigadores del Instituto de Hortifruticultura Subtropical y Mediterránea, centro mixto de la Universidad de Málaga y CSIC, del Instituto ‘Ciencias Materiales de Sevilla’ (CSIC-US) y del Instituto Italiano de Tecnología han optimizado el proceso químico que permite que este film se adhiera mejor a la celulosa. Para ello, han ensayado sobre pequeños trozos de latón lacado, mismo componente que se encuentra dentro de estos recipientes.

Más de 600 personas apuestan por el reciclaje y aprenden a convertir desechos en compost
Granada | 15 de febrero de 2018

Bajo el título de ‘¡Apuesto por el compost!’, la iniciativa de ciencia ciudadana pretende fomentar la reutilización de residuos para que escolares y sus familias aprovechen los restos de frutas o verduras que ahora, gracias al asesoramiento científico, transforman en abono y otros aportes para mejorar el suelo, en el marco del programa ‘Andalucía, mejor con ciencia’.

Descárgate nuestro kit de comunicación

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando la navegación aceptas su uso. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close