VOLVER

Share

Las vibraciones de las obras molestan más a los propietarios que a los inquilinos

Fuente: Unversidad de Córdoba


20 de diciembre de 2016
María Dolores Redel, profesora de la Universidad de Córdoba

María Dolores Redel, profesora de la Universidad de Córdoba

Una excavadora abriendo una zanja, un martillo hidráulico trabajando, una línea férrea pasando demasiado cerca de unas viviendas… las obras civiles y las infraestructuras viarias pueden producir molestias a las personas que viven cerca. La más estudiada es el ruido que ocasionan, pero hay otro factor menos conocido: las vibraciones asociadas a todas estas labores. Un equipo de las universidades de Córdoba y Salford (Reino Unido) ha estudiado los efectos de estos traqueteos en personas que viven cerca de una línea de tren ligero y han observado que la percepción de la molestia es subjetiva. No todos los afectados notan el mismo efecto ante un mismo nivel de vibración.

El trabajo se ha realizado a partir de una estancia de la profesora del Departamento de Ingeniería Rural de la Universidad de Córdoba María Dolores Redel en la institución británica. Redel coordinó un proyecto financiado por la Fundación Mapfre complementario a un proyecto previo del Departamento de Medio Ambiente y Asuntos Rurales del Reino Unido para ampliar el conocimiento sobre las molestias de las vibraciones en personas. “Hasta ahora no había mucha literatura científica al respecto”, admite la investigadora. Para ello se fijaron en una particularidad de la red férrea inglesa, la más antigua del planeta.

Las ciudades británicas han crecido engullendo las vías, por lo que existen barrios muy próximos a estas redes viarias. El Reino Unido ha establecido una norma que establece los niveles de aceptabilidad de una vibración o un ruido, tanto para los ferrocarriles como para las obras civiles. Los investigadores trataron de saber si esos límites legales son reales.

Para ello, encuestaron a 350 personas en Reino Unido consideraron inicialmente tres factores: el nivel de molestia, el daño en la propiedad derivado de los temblores, y la aceptabilidad de las oscilaciones. Posteriormente, buscaron la correlación entre el nivel de vibración y estos tres factores subjetivos. El trabajo ha sido recientemente publicado en la revista científica Science of the Total Environment.

La aceptación varía

El equipo científico observó que mientras el nivel de molestia y el daño a la propiedad percibido se incrementaba si lo hacía el tembleque, la aceptabilidad de estos incordios era diferente según las circunstancias de los vecinos. Aquellas personas que habían decidido vivir al lado de una línea férrea o que ven que la obra civil es necesaria para la comunidad o para sí mismos, aceptaban de mayor grado las desagradables sacudidas.

En otro trabajo, se ahonda en estas percepciones subjetivas. Aunque ni la edad ni el sexo de las personas encuestadas influía en la percepción, otros factores sí. Uno de ellos es el régimen de propiedad. Si éste era propietario del inmueble, las molestias se incrementaban. Las personas que vivían de alquiler eran más comprensivas ante una obra o el paso regular de un tren. “Puede deberse a que estos inquilinos ven su estancia en la vivienda como algo circunstancial y que pueden acabar con el incordio cambiando de piso”, interpreta la investigadora de la UCO.

Otra circunstancia que también se observó es que, si desde la vivienda se ve la obra, la molestia percibida era mayor que si le daba la espalda, aun al mismo nivel de afectación. “Estas percepciones subjetivas no eran muy conocidas y pueden ayudar a establecer el grado de molestia real que una persona que denuncia esta circunstancia padece”, explica Redel. Debido a la amplia estructura férrea y las mejoras en la red viaria, en el Reino Unido se producen un gran número de reclamaciones por estas molestias a lo largo del año.

El muestreo comprendió a unos 350 sujetos de entre 16 y 85 años, aquellos que abrían la puerta y atendían a los encuestadores. El cuestionario fue validado por un comité de cinco expertos internacionales.

D. Wong-McSweeney, J.S.Woodcock, E. Peris, D.C. Waddington, A.T. Moorhouse, M.D. Redel-Macías. ‘Human annoyance, acceptability and concern as responses to vibration from the construction of Light Rapid Transit lines in residential environments. Science of the Total Environment 568 (2016) 1308–1314.
D. Wong-McSweeney, J.S.Woodcock, D.C. Waddington, E. Peris, Z. Koziel, A.T. Moorhouse, M.D. Redel-Macías. ‘Effect of acttitudinal, situational and demographic factors on annoyance due to environmental vibration and noise from construction of a light rapid transit system’. International Journal of Environmental Research Public Health 13 (2016), 1237.


Share

Últimas publicaciones

El proyecto ‘Ciencia sin Etiquetas’ acerca el conocimiento científico a más de 600 mayores y menores granadinos
Granada | 13 de junio de 2024

Un equipo de investigadores e investigadoras del Instituto de Parasitología y Biomedicina López-Neyra (IPBLN) lidera esta iniciativa que ha explicado conceptos científicos y el origen de las enfermedades a colectivos vulnerables de la ciudad. El proyecto ha contado con la colaboración de la Fundación Descubre y el Ayuntamiento de Granada y con la financiación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, perteneciente al Ministerio de Ciencia e Innovación, y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Sigue leyendo
Las hortalizas de los huertos urbanos andaluces no son peligrosas para la salud
Sevilla | 13 de junio de 2024

A pesar de que algunos de los suelos de estos huertos mostraron contaminación por elementos potencialmente contaminantes, un reciente estudio realizado por la Universidad de Sevilla y el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla (IRNAS), ha concluido que el riesgo potencial para la salud humana es mínimo. Una de las zonas estudiadas que más preocupaba por su toxicidad era el entorno minero de Riotinto, en Huelva.

Sigue leyendo
Alertan de los efectos de la minería y los vertidos tóxicos accidentales en el cinturón pirítico ibérico
Cádiz | 12 de junio de 2024

Un estudio liderado por el Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) ha analizado el papel de la afluencia Atlántica en el transporte y acumulación de sedimentos contaminados por metales pesados ​​desde el golfo de Cádiz hasta el mar de Alborán. La señal de alerta por parte de la comunidad científica llega en un momento de posible reapertura de la mina de Aznalcóllar (Sevilla), 26 años después del devastador vertido tóxico ocurrido en esta explotación.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido