VOLVER

Share

Replantean la evolución geológica de Doñana

Fuente: Universidad de Huelva


11 de septiembre de 2014

El equipo de investigación, del que forma parte un grupo de la Onubense y miembro del Campus de Excelencia Internacional del Mar (cei•mar), ha publicado un nuevo modelo evolutivo del Espacio Natural de Doñana, tras descubrir un intenso hundimiento de las formaciones geológicas más recientes en la zona, entre el año 2000 AC y el comienzo de nuestra era. Según la publicación de la revista Geomorphology, este hundimiento favoreció la acción de cataclismos marinos (tsunamis) y provocó el soterramiento de amplias zonas destruyendo asentamientos humanos previos en lo que es hoy Doñana y su entorno.

La sedimentación y la geomorfología de Doñana han estado fuertemente condicionadas por la actividad neotectónica en los últimos miles de años, con la existencia de una serie de fallas. La más importante de ellas es la que cruza la Marisma de Hinojos y el Parque Nacional desde el Suroeste al Noreste, denominada “Torre Carbonero–Marilópez (TCM)”, que dio lugar hacia el año 2000 AC a un notable hundimiento o subsidencia del terreno al sur de la misma, prolongado después durante al menos dos mil años.

Prueba de ello son los restos arqueológicos dispersos que se han hallado incrustados en ciertas formaciones marismeñas, como la de Carrizosa-Vetalarena. Debido a la subsidencia, la supuesta Doñana prerromana y tartésica se localiza soterrada a varios metros de profundidad bajo las formaciones actuales. Esta sería una de las causas de la infructuosa búsqueda de restos de esos periodos protohistóricos en Doñana, desde las campañas de Adolf Schulten y George Bonsor en la década de 1920 hasta nuestros días.

Desde comienzos de nuestra era y hasta la actualidad el proceso de hundimiento ha permanecido relativamente estable, dando lugar a un espectacular crecimiento de los sistemas litorales y estuarinos (marismas).

Los resultados de este proyecto de investigación multidisciplinar (“Proyecto Hinojos”) iniciado en 2005 y financiado por la Fundación Caja de Madrid, la Fundación Doñana 21, el Ayuntamiento de Hinojos (Huelva), la empresa alemana Deutsches Zentrum für Luft- und Raumfahrt (DLR) y la fundación FUHEM, con el apoyo de la Estación Biológica de Doñana, ponen de manifiesto que la actividad neotectónica es un factor crítico a la hora de comprender la evolución geomorfológica y humana de Doñana.

El nuevo modelo evolutivo para el Espacio Natural que resulta del hallazgo, permitirá un nuevo enfoque de los estudios arqueológicos en la zona.


Share

Últimas publicaciones

El proyecto ‘Ciencia sin Etiquetas’ acerca el conocimiento científico a más de 600 mayores y menores granadinos
Granada | 13 de junio de 2024

Un equipo de investigadores e investigadoras del Instituto de Parasitología y Biomedicina López-Neyra (IPBLN) lidera esta iniciativa que ha explicado conceptos científicos y el origen de las enfermedades a colectivos vulnerables de la ciudad. El proyecto ha contado con la colaboración de la Fundación Descubre y el Ayuntamiento de Granada y con la financiación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, perteneciente al Ministerio de Ciencia e Innovación, y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Sigue leyendo
Las hortalizas de los huertos urbanos andaluces no son peligrosas para la salud
Sevilla | 13 de junio de 2024

A pesar de que algunos de los suelos de estos huertos mostraron contaminación por elementos potencialmente contaminantes, un reciente estudio realizado por la Universidad de Sevilla y el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla (IRNAS), ha concluido que el riesgo potencial para la salud humana es mínimo. Una de las zonas estudiadas que más preocupaba por su toxicidad era el entorno minero de Riotinto, en Huelva.

Sigue leyendo
Alertan de los efectos de la minería y los vertidos tóxicos accidentales en el cinturón pirítico ibérico
Cádiz | 12 de junio de 2024

Un estudio liderado por el Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) ha analizado el papel de la afluencia Atlántica en el transporte y acumulación de sedimentos contaminados por metales pesados ​​desde el golfo de Cádiz hasta el mar de Alborán. La señal de alerta por parte de la comunidad científica llega en un momento de posible reapertura de la mina de Aznalcóllar (Sevilla), 26 años después del devastador vertido tóxico ocurrido en esta explotación.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido