VOLVER

Share

Tratan de desvelar parte de los misterios sobre la biología de las anguilas europeas para protegerlas

El objetivo de este proyecto en el que participa la Universidad de Córdoba es establecer medidas de conservación de esta especie a partir de la información recopilada y transferir los resultados al sector, ya que cuanto más se le conozca, más fácil será protegerla. No obstante, según los expertos compatibilizar planes de protección efectivos y su explotación comercial al mismo tiempo es complicado, y la venta de este manjar genera empleo a 20.000 personas en toda Europa.

Fuente: Universidad de Córdoba


Córdoba |
13 de diciembre de 2019

Viven en ríos y estuarios de Europa y Norte de África, pero, tras cruzar el océano, ponen sus huevos en un único lugar del mundo, el mar de los Sargazos, en el Atlántico, a 6.000 kilómetros de distancia de donde partieron. Después, las crías aprovechan las corrientes del Golfo para retornar a las costas y remontar los ríos, donde van a crecer y desarrollarse para posteriormente realizar la migración de vuelta. Las anguilas europeas son unas viajeras natas que desarrollan una de las migraciones más largas del planeta. A lo largo de este extenso recorrido, se le abren varios flancos que amenazan directamente su continuidad como especie.

Investigadores de la Universidad de Córdoba pescando anguilas.

Los cambios en las corrientes y la alteración del plancton en esta zona reducen la entrada de alevines en las costas. Los pocos que consiguen alcanzar los ríos -el hábitat donde crecen- se ven afectados por la pérdida de calidad de sus aguas y la fragmentación de las cuencas. A esto, además, se le suman las enfermedades endémicas, el tráfico ilegal y la pesca incontrolada.

La mezcla de todos estos factores ofrece un resultado muy poco halagüeño para una especie que antaño colonizó todo el continente y que ahora se encuentra en los límites biológicos de su desaparición. A día de hoy, queda menos de un 10% de las poblaciones históricas.

El proyecto SUDOANG, en el que participa la Universidad de Córdoba junto a otros ocho socios europeos de Francia y Portugal, nació hace un año con el objetivo de poner freno a este apocalipsis para la anguila. Parte de su ciclo biológico permanece desconocido y determinados aspectos relacionados con su migración y reproducción siguen siendo un misterio para la ciencia. Conocerlos, representa un auténtico desafío que podría ser la única salvación para una especie de alto valor biológico y ecológico catalogada en Peligro Crítico de Extinción.

“El proyecto trata de unificar criterios y tapar los huecos de desconocimiento que existen en la especie en el ámbito mediterráneo”, explica el responsable del proyecto en la UCO, Carlos Fernández Delgado. Para ello, los ocho equipos que conforman el consorcio están realizando muestreos en distintos lugares del arco mediterráneo para comprobar cómo entran las anguilas a los ríos tras su viaje de vuelta del mar y estudiar las distintas facetas de su biología.

“Los estudios los realizamos a la vez, en distintos lugares y en época de luna nueva, ya que se supone que es cuando hay más movilidad entre los ríos y el mar”, subraya el catedrático de Zoología. Concretamente, la Universidad de Córdoba está realizando análisis sobre el Guadalquivir, en el que siempre ha habido una pesca importante de angulas, y el Guadiaro, un río con un alto grado de naturalidad, con baja contaminación y ausente de presas, las cuales impiden el acceso de ese pez a su hábitat natural de crecimiento y permanencia.

El objetivo último es establecer medidas de conservación de esta especie a partir de la información recopilada y transferir los resultados al sector. Cuando más se le conozca, más fácil será protegerla. No obstante, salvar a la anguila de este peligro crítico no será una tarea fácil. Compatibilizar planes de protección efectivos y su explotación comercial al mismo tiempo es complicado, y la venta de este manjar genera empleo a 20.000 personas en toda Europa.

Por ahora, uno de los cometidos más importantes para conservar este especie es mejorar la calidad de los ríos y reducir la contaminación de los mares, por lo que, según destaca el investigador Carlos Fernández Delgado, “quizás, el destino de la anguila esté ligado a nuestro propio futuro y a nuestra calidad de vida”.


Share

Últimas publicaciones

Científicos ciudadanos desarrollarán una plataforma de prevención de noticias falsas
Andalucía | 29 de mayo de 2024

Investigadores de la Universidad de Sevilla y la empresa Civiencia lideran ‘De pantallas a ventanas: un proyecto contra la desinformación digital’ donde están elaborando una guía basada en las aportaciones de grupos vecinales y estudiantes universitarios para que la ciudadanía cuente con pautas claras y sencillas para que actúe frente a los bulos. Esta iniciativa forma parte del proyecto ‘Andalucía + ciencia ciudadana’, impulsado por la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación y coordinado por Fundación Descubre y la Universidad Pablo de Olavide, que pretende potenciar la utilización de este abordaje científico participativo entre distintos agentes de la región.

Sigue leyendo
Aplican la ciencia ciudadana para reducir el tiempo de uso del móvil en jóvenes andaluces
Sevilla | 28 de mayo de 2024

Investigadores de las Universidades de Sevilla, Jaén y Cádiz participan en el proyecto ‘Desconéctate para Conectar: Fomentando un Estilo de Vida Activo y Saludable entre los Jóvenes Andaluces’ que buscará estrategias concretas para incentivar a estudiantes de secundaria, bachillerato y universidad a que cambien sus hábitos de uso de dispositivos móviles por actividades físicas.

Sigue leyendo
Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido