VOLVER

Share

UN ESTUDIO DE LA UNIVERSIDAD PABLO DE OLAVIDE CONCLUYE QUE LA VEGETACIÓN NO COMPENSA EL EFECTO INVERNADERO EN SISTEMAS FORESTALES CON ESCASEZ DE AGUA


19 de enero de 2010

Fuente: AndaluciaInvestiga.com – Juan García Orta

 

Un estudio publicado en la revista Oecología concluye que sistemas forestales como el mediterráneo, donde la escasez de agua es un agente limitante del crecimiento, no pueden responder como sumidero de dióxido de carbono para compensar el efecto invernadero. La investigación, liderada por Juan Carlos Linares desde la Universidad Pablo de Olavide, muestra cómo la eficiencia en el uso del agua aumenta en las poblaciones analizadas, pero no al mismo nivel en el que se incrementa la presencia del gas en la atmósfera.

 

Juan Carlos Linares es el responsable de la investigaciónLa Cumbre de Copenhague volvió a poner en evidencia la necesidad de reducir la emisión a la atmósfera de los gases de efecto invernadero, donde el dióxido de carbono (CO2) es el gran protagonista. Pero mientras las grandes potencias y las economías emergentes alcanzan un acuerdo de equilibrio entre las partes, científicos de todo el mundo se afanan por buscar una solución para la reducción en la emisión de estos gases y su fuerte impacto en el clima.

Una de las propuestas que se han realizado en este sentido sitúa a la vegetación como el posible gran sumidero de CO2. Hay que tener en cuenta que las plantas necesitan esta fuente para realizar la fotosíntesis, consumiendo el carbono para poder crecer año tras año. Es por ello que algunos expertos apuntan a que, al haber una mayor concentración de dióxido de carbono en el aire, las plantas podrían captarlo cada vez en más cantidad. Esto compensaría de alguna manera el impacto de la masiva emisión producto de la actividad humana, suavizando sus efectos sobre el medio ambiente.

Para comprobar la validez de esta teoría, un grupo de científicos españoles liderado por Juan Carlos Linares, investigador de la Universidad Pablo de Olavide, ha analizado los bosques de pinsapo (Abies pinsapo) para conocer su eficiencia en el uso del agua, es decir, el cociente entre cuánto carbono toma la planta en relación con el agua que pierde. El estudio de este relicto abeto, con una presencia reducida al sur de España y el norte de Marruecos, tiene su base en sus particulares características, además de en su sensibilidad ante posibles cambios en el entorno. Esto le hace, según los investigadores, un modelo ideal para predecir el comportamiento del sistema mediterráneo.

“La hipótesis de la que partimos en este estudio se centran en que, si estamos aumentando la cantidad de CO2 que hay en la atmósfera, las plantas crecerán más, perdiendo la misma cantidad de agua, o crecerán lo mismo, perdiendo menos”, señala Juan Carlos Linares. La conclusión final a la que han llegado los investigadores apunta a que la vegetación puede responder al aumento de dióxido de carbono en la atmósfera, pero hasta cierto límite. Según el estudio, cuestiones como la competencia entre individuos y el estrés hídrico impiden que la captación del principal gas de efecto invernadero se incrementen al mismo nivel al que crece su emisión.

El agua, factor limitante

En su trabajo, los científicos han valorado la eficiencia en el uso del agua en poblaciones de zonas secas y en poblaciones de zonas más frescas y húmedas. Los resultados obtenidos se han contrastado con una curva teórica que refleja el crecimiento óptimo en el uso de este recurso. En este sentido, los cambios observados en poblaciones no limitadas por el estrés hídrico se asemejan bastante al trazado de manera teórica. No es el caso de las poblaciones situadas a menor altitud, con mayor competencia y problemas de acceso al agua.

Hasta bien pasada la mitad del siglo XX los valores están en torno a la curva teórica, pero a partir de ahí se sitúan por debajo, “especialmente desde 1980 coincidiendo con el efecto combinado del incremento de la temperatura y de la presencia del CO2 en la atmósfera”, afirma el investigador. Y es que los resultados publicados en Oecologia muestran cómo desde la década de los 80 los individuos con mayor limitación hídrica ven limitada su capacidad de seguir aumentando su capacidad de uso de agua.

“Llega un momento en el que el efecto del estrés hídrico, reforzado con el aumento de la temperatura, prevalece sobre la compensación que el dióxido de carbono de la atmósfera podría ejercer. Esto se traduce en que en sitios donde lo más limitante es la sequía, como es el caso de los sistemas mediterráneos, no es en absoluto realista esperar que la vegetación pueda compensar el efecto de la creciente emisión de gases de efecto invernadero”, señala Juan Carlos Linares. En esta línea, el estudio concluye que el supuesto papel de sumidero de carbono es algo que no tiene un soporte empírico, ya que cuando otro elemento pasa a ser limitante no se puede continuar aumentando esa eficiencia en la captación del gas.

 

Descargue aquí la imagen de esta noticia:

 

El investigador Juan Carlos Linares es responsable del estudio publicado en Oecología

 

Más información:

 

Juan Carlos Linares Calderón

Área de Ecología

Universidad Pablo de Olavide

Tlf: 953 212551

Email: jclincal@upo.es


Share

Últimas publicaciones

Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo
Un estudio del CSIC revela que zorzales, codornices y pinzones son las especies de aves más propensas a tener garrapatas
Sevilla | 27 de mayo de 2024

Un nuevo estudio liderado por la Estación Biológica de Doñana – CSIC ha analizado la prevalencia de garrapatas en más de 600.000 aves capturadas a lo largo de 17 años. Los resultados podrán ayudar a identificar en qué especies se deberían focalizar los esfuerzos de vigilancia de enfermedades zoonóticas. Los resultados de este trabajo se han publicado en la revista One Health.

Sigue leyendo
Una nueva investigación liderada por la Universidad de Córdoba desvela que las cianobacterias marinas se comunican
Córdoba | 27 de mayo de 2024

La revista Science Advances acaba de publicar una investigación que da un giro a la forma de entender la cianobacterias, indispensables para el sustento de la vida. El estudio evidencia que estos organismos no operan de forma aislada, sino que interaccionan físicamente a través de unos nanotubos que actúan como puente de intercambio entre células.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido