VOLVER

Share

UNA INICIATIVA DE LA JUNTA CERTIFICA LA CAPACIDAD DE ABSORCIÓN DE LOS SISTEMAS VERDES URBANOS PARA LA REDUCCIÓN DE CO2


27 de octubre de 2011

Fuente: Consejería de Medio Ambiente. Junta de Andalucía.

 

El consejero de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, José Juan Díaz Trillo, avanzó ayer en la Universidad de Sevilla los primeros resultados del proyecto ‘Bosques por Ciudades’, cuyo objetivo es impulsar un nuevo modelo de planificación y gestión de los espacios verdes urbanos andaluces para potenciar su capacidad de absorción de CO2 y contribuir en la lucha contra el cambio climático. Este estudio, en el que ha colaborado la Universidad de Sevilla, ha permitido cuantificar la capacidad de secuestro de carbono atmosférico de las zonas verdes urbanas y poner de manifiesto su potencial para contribuir a la lucha contra el cambio climático.

Asimismo, el proyecto proporciona propuestas de líneas de mejora de las condiciones ambientales de los municipios mediante estudios de clima e idoneidad de especies en cada caso, además de propuestas de manejo y otras herramientas que ayuden a configurar zonas verdes en las ciudades, con especificaciones de los lugares más idóneos en los que ubicar los bosques urbanos.

Este proyecto piloto se enmarca dentro de la Estrategia Andaluza de Sostenibilidad Urbana que desarrolla el Gobierno andaluz y su objetivo es evaluar, racionalizar y potenciar la calidad de los sistemas verdes urbanos andaluces en un escenario de cambio climático. En este sentido, conocer el poder de secuestro de carbono de estos espacios es clave para obtener un cálculo más real de las emisiones netas de CO2, así como para establecer medidas que ayuden a atenuar dichas emisiones.

Entre otros beneficios, los sistemas verdes urbanos, mejoran la calidad del aire, generan microclimas más benignos y se configuran como espacios de convivencia más agradables y como zonas de aproximación al medio natural.

Dicho plan, que cuenta con la colaboración de la Universidad de Sevilla, beneficia a una población de más de 100.000 habitantes de los municipios de Pulpí (Almería), Vejer de la Frontera (Cádiz), La Carlota (Córdoba), Ogíjares (Granada), El Viso del Alcor (Sevilla), Villacarrillo (Jaén) Punta Umbría (Huelva) y Álora (Málaga). La iniciativa permitirá incrementar la capacidad de secuestro de carbono entre un 10 y un 36 por ciento en dichas áreas.

Conclusiones del proyecto

A lo largo del proyecto se han estudiado 120 especies de árboles y arbustos, y se ha establecido un listado de especies recomendadas que luego se ha particularizado para cada municipio en función de su clima. Se estima que plantaciones de especies seleccionadas según los criterios del proyecto aumentarían la capacidad entre un 10 y un 36 por ciento sobre el valor estimado en relación con su sistema verde actual.

En esta iniciativa se han evaluado 425 unidades verdes (avenidas y calles, parques, plazas y recintos públicos, entre otros) repartidas en un total de 136,5 hectáreas de sistemas verdes, pertenecientes a los 8 núcleos urbanos incluidos en la experiencia.

En una primera aproximación al análisis de los sistemas verdes evaluados, obtenemos diferente desarrollo de los mismos en el entorno urbano. Así, encontramos coberturas verdes menores en núcleos como Ogíjares (Granada), con un 2,8% de cobertura de unidades verdes respecto a la superficie total urbana, coberturas medias en el general de núcleos (entre un 8,4% en Álora –Málaga– y un 11% en La Carlota –Córdoba–), y finalmente una cobertura mayor en Vejer de la Frontera (Cádiz), donde el sistema verde significa el 16,3 % de la superficie urbana total.

El proyecto ‘Bosques por Ciudades’ ha realizado la integración de unos 1.600 modelos de secuestro individuales para las especies de árboles y arbustos de diferente envergadura presentes en los 8 núcleos urbanos evaluados (1.080 modelos para especies de árboles y 576 para especies de arbustos), adaptados a los diferentes tipos de clima evaluados, bajo los que se desarrollan dichas especies.

Las especies de árboles y arbustos evaluadas muestran ciertas diferencias en cuanto a su capacidad de secuestro de carbono atmosférico bajo los distintos climas evaluados, debido principalmente a los perfiles anuales de irradiación y temperatura en cada caso. La capacidad de secuestro anual para cada uno de los ocho municipios es la siguiente: Pulpí 45,8 toneladas anuales de CO2; Ogíjares 15,2; Álora 28,3; Vejer de la Frontera 61,1; Punta Umbría 176; El Viso del Alcor 79,3; La Carlota 46,3; y Villacarrillo 71,1.


Share

Últimas publicaciones

Científicos ciudadanos desarrollarán una plataforma de prevención de noticias falsas
Andalucía | 29 de mayo de 2024

Investigadores de la Universidad de Sevilla y la empresa Civiencia lideran ‘De pantallas a ventanas: un proyecto contra la desinformación digital’ donde están elaborando una guía basada en las aportaciones de grupos vecinales y estudiantes universitarios para que la ciudadanía cuente con pautas claras y sencillas para que actúe frente a los bulos. Esta iniciativa forma parte del proyecto ‘Andalucía + ciencia ciudadana’, impulsado por la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación y coordinado por Fundación Descubre y la Universidad Pablo de Olavide, que pretende potenciar la utilización de este abordaje científico participativo entre distintos agentes de la región.

Sigue leyendo
Aplican la ciencia ciudadana para reducir el tiempo de uso del móvil en jóvenes andaluces
Sevilla | 28 de mayo de 2024

Investigadores de las Universidades de Sevilla, Jaén y Cádiz participan en el proyecto ‘Desconéctate para Conectar: Fomentando un Estilo de Vida Activo y Saludable entre los Jóvenes Andaluces’ que buscará estrategias concretas para incentivar a estudiantes de secundaria, bachillerato y universidad a que cambien sus hábitos de uso de dispositivos móviles por actividades físicas.

Sigue leyendo
Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido