VOLVER

Share

Analizan la respuesta hormonal de ansiedad y estrés en jugadores de deportes electrónicos en competición

Los jugadores profesionales de esports sufren los mismos niveles de estrés y ansiedad anticipatoria en competición que sus homólogos en el deporte tradicional, según señala un estudio llevado a cabo por investigadores de la Cátedra eSports de la Universidad de Málaga y de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR).

Fuente: Universidad de Málaga


Málaga |
14 de abril de 2021

Los jugadores profesionales de esports sufren los mismos niveles de estrés y ansiedad anticipatoria en competición que sus homólogos en el deporte tradicional, según señala un estudio llevado a cabo por investigadores de la Cátedra eSports de la Universidad de Málaga y de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), que ha sido publicado en la revista científica International Journal of Environmental Research and Public Health.

Una imagen de gamers durante el proyecto ‘Brain Gamers’.

El proyecto ‘Brain Gamers’, realizado en colaboración con el club de esports ‘Vodafone Giants’, ha analizado la respuesta hormonal de los jugadores profesionales y aficionados de deportes electrónicos en competición. Los 25 gamers expertos analizados, en contraste con el grupo de control de 20 jugadores aficionados, demostraron mayores niveles de testosterona y cortisol, hormonas relacionadas con la competitividad y el estrés, durante su participación en una competición del juego ‘League of Legends’. Niveles similares a los que manifiestan los profesionales de otros deportes tradicionales como fútbol, hockey o tenis.

Ansiedad anticipatoria

El estudio refleja, además, altos niveles de ansiedad anticipatoria en los gamers expertos. Los investigadores explican que esto es debido a que compiten para alcanzar estatus social, que puede obtenerse a través de premios económicos o ascendiendo en el ranking, por ejemplo.

Los amateurs, al no competir para alcanzar este estatus, no manifiestan ese nivel de estrés. Pero los jugadores profesionales, a diferencia de los aficionados, sí demuestran esa ansiedad relacionada con la importancia atribuida al evento. Esta respuesta ansiosa es fruto del “interés por el resultado de la competición”, explica el investigador de la UNIR Manuel Jiménez, autor principal de este trabajo, junto con al profesor del departamento de Didáctica y Organización Escolar de la UMA Manuel Fernández-Navas.

“Los hallazgos de este estudio arrojan una luz nueva sobre el mundo de los esports, que contrasta con cierta conciencia negativa que puede existir en la sociedad, por ello es necesario continuar con esta línea de investigación”, afirma Fernández-Navas.

Próximos pasos

Tras estos primeros resultados, el estudio del aprendizaje significativo de los jugadores y su plasticidad neuronal durante el juego será la siguiente fase de la investigación. Para ello, se utilizará la monitorización de las ondas cerebrales, que permitirá trazar las conexiones neuronales que se establecen durante la práctica de los deportes electrónicos.

Por último, se analizará, mediante resonancia magnética, la respuesta emocional de los gamers profesionales y aficionados a videojuegos. “Tradicionalmente se ha relacionado la práctica de videojuegos violentos con conductas violentas. Sin embargo, esta relación de causa-efecto no ha podido ser demostrada. Con esta tercera fase se pretende observar si existen mecanismos cerebrales diferenciados entre gamers y no gamers”, señalan estos investigadores que, por el momento, aseguran que los resultados preliminares sugieren que ambos grupos responden de manera similar ante imágenes violentas.

Los jugadores profesionales que participan en la investigación pertenecen a la plantilla de ‘League of Legends’ de ‘Vodafone Giants’, club fundado en 2008, afincado en Málaga y considerado uno de los más importantes a nivel nacional e internacional por palmarés y masa de seguidores.

En este proyecto también participan otros investigadores como Guillermo Mendoza, José Ramón Alvero-Cruz, Jerónimo García-Romero y Margarita Carrillo de Albornoz-Gil, de la UMA; Iván Rivilla, de UNIR; y Vicente Javier Clemente-Suárez, de la Universidad Europea de Madrid.

Referencia bibliográfica:

Mendoza, G., Clemente-Suárez, V.J., Alvero-Cruz, J.R., Rivilla, I., García-Romero, J., Fernández-Navas, M., Albornoz-Gil, M.C.d. y Jiménez, M. (2021) The Role of Experience, Perceived Match Importance, and Anxiety on Cortisol Response in an Official Esports Competition. Int. J. Environ. Res. Public Health , 18, 2893. https://doi.org/10.3390/ijerph18062893


Share

Últimas publicaciones

Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo
Un estudio del CSIC revela que zorzales, codornices y pinzones son las especies de aves más propensas a tener garrapatas
Sevilla | 27 de mayo de 2024

Un nuevo estudio liderado por la Estación Biológica de Doñana – CSIC ha analizado la prevalencia de garrapatas en más de 600.000 aves capturadas a lo largo de 17 años. Los resultados podrán ayudar a identificar en qué especies se deberían focalizar los esfuerzos de vigilancia de enfermedades zoonóticas. Los resultados de este trabajo se han publicado en la revista One Health.

Sigue leyendo
Una nueva investigación liderada por la Universidad de Córdoba desvela que las cianobacterias marinas se comunican
Córdoba | 27 de mayo de 2024

La revista Science Advances acaba de publicar una investigación que da un giro a la forma de entender la cianobacterias, indispensables para el sustento de la vida. El estudio evidencia que estos organismos no operan de forma aislada, sino que interaccionan físicamente a través de unos nanotubos que actúan como puente de intercambio entre células.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido