VOLVER

Share

El cambio climático está afectando a la reproducción del ciervo en Doñana

La investigación, en la que participan varias universidades españolas, entre ellas la Universidad de Granada, revela que el aumento de las temperaturas y la reducción del nivel de precipitaciones en los últimos 25 años en la Reserva Biológica de Doñana han ido acompañados de un progresivo retraso en la época de celo (la berrea) de los ciervos.

Fuente: Universidad de Granada


Córdoba, Sevilla |
12 de febrero de 2021

El aumento de las temperaturas y la reducción del nivel de precipitaciones en los últimos 25 años en la Reserva Biológica de Doñana han ido acompañados de un progresivo retraso en la época de celo (la berrea) de los ciervos, además de una disminución de la intensidad del comportamiento de celo, medido mediante la frecuencia de berridos que emiten los machos en esa época.

Ciervo en la Reserva Biológica de Doñana.

Así se desprende de un estudio realizado por investigadores de varias universidades españolas, incluida la Universidad de Granada (UGR), que han analizado los datos de campo recogidos durante 25 años por un equipo dirigido por el profesor Juan Carranza de la Universidad de Córdoba.

La investigadora Marina Fernández Millán, que lleva a cabo su tesis doctoral bajo la supervisión del profesor Carranza, ha recopilado y analizado los datos que el equipo integrado por investigadores  de las Universidades de Granada, Málaga, Extremadura y de Córdoba han almacenado a lo largo de esos años.

El artículo, que se acaba de publicar en la revista PLoS ONE, muestra que la lluvia del otoño anterior es muy importante para que la berrea ocurra en su momento óptimo y con intensidad. Los datos satélite sobre el verdor (o actividad fotosintética) de la vegetación a lo largo de esos años muestran que el estado en primavera y verano de las praderas donde se alimentan los ciervos en el borde de la marisma es fundamental para el momento y la intensidad del celo, lo cual a su vez depende de la lluvia anterior.

“Un dicho popular dice que “los venados berrean cuando se les moja el lomo”, y puede que eso los active un poco en el momento, pero es la lluvia del otoño anterior la decisiva para que ocurra una buena berrea y en el momento adecuado para que las crías se desarrollen”, explica María Cristina Sánchez Prieto, investigadora del departamento de Zoología de la UGR que participa en este artículo.

El trabajo de investigación también ha analizado la intensidad con que tiene lugar la selección sexual, es decir, en qué medida ciertos machos predominan sobre los demás en la competencia por fecundar a las hembras. Paradójicamente, cuando las condiciones son peores, es decir cuando ha habido menos precipitación y la hierba es más escasa, a pesar de que se escuchen menos berridos, mayor es el predominio de ciertos machos frente a los demás monopolizando a las hembras en sus harenes.

La lluvia del otoño anterior es muy importante para que la berrea ocurra en su momento óptimo y con intensidad.

“Es decir: las malas condiciones hacen destacar a los mejores, aunque el balance general no podemos decir que sea positivo, ya que la escasez de lluvia y de alimento comprometen el éxito reproductivo general de las poblaciones de ciervos, con posibles efectos en cascada sobre otros elementos del ecosistema, tales como la competencia con otros herbívoros, silvestres y domésticos, el impacto sobre la vegetación, o incluso la situación sanitaria compartida por muchas de estas especies”, apunta la investigadora de la UGR.

El cambio climático, que ya viene afectando a nuestras áreas naturales protegidas, nos exige vigilar y analizar con modelos multifactoriales predictivos los efectos que está causando en los elementos de la biodiversidad que queremos proteger, de modo que los cambios en la gestión que se puedan requerir para adaptarse a la nueva situación puedan ser implementados de modo eficaz.

Para los herbívoros, es posible que las nuevas condiciones signifiquen una necesidad de mayor control demográfico de las poblaciones, tanto de domésticos como de silvestres, que conviven y compiten en muchos de estos espacios protegidos.

Referencia bibliográfica:

Marina F. Millán , Juan Carranza , Javier Pérez-González, Juliana Valencia, Jerónimo Torres-Porras, José M. Seoane, Eva de la Peña, Susana Alarcos, Cristina B. Sánchez-Prieto, Leticia Castillo, Antonio Flores, Alberto Membrillo.: Rainfall decrease and red deer rutting behaviour: Weaker and delayed rutting activity though higher opportunity for sexual selection. PLOS One,  January 20, 2021.

DOI: https://doi.org/10.1371/journal.pone.0244802 / https://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0244802


Share

Últimas publicaciones

La Fundación Descubre reúne a 114 promotores de toda España en el Registro Nacional de Turismo Científico tras la cuarta convocatoria
España | 19 de julio de 2024

La entidad andaluza, que coordina el proyecto Turismo Científico, incorpora a la iniciativa 15 nuevos promotores de Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla y León Extremadura y Comunidad de Madrid. La suma de estos agentes de divulgación científica, tanto del ámbito público como empresas privadas, les permitirá tener más visibilidad, establecer alianzas, compartir buenas prácticas y acceder a formación en su área.

Sigue leyendo
Desarrollan un método para el análisis de muestras pequeñas con imágenes no visibles por el ojo humano
Sevilla | 19 de julio de 2024

Un equipo de investigación de la Universidad de Sevilla ha diseñado una nueva técnica basada en la representación de colores imperceptibles con la que logran información más precisa de una sustancia analizada. El sistema puede aplicarse en áreas como la agroalimentación, farmacia o medicina, donde se podrán estudiar las características de compuestos de manera rápida, sostenible y sin alterar las pruebas.

Sigue leyendo
Investigadores de la UCA diseñan nuevos fármacos que se activan por la luz para mitigar el dolor neuropático
Cádiz | 19 de julio de 2024

Investigadores de la Universidad de Cádiz han desarrollado un nuevo fármaco que se activa a través de la luz para tratar el dolor neuropático. Estos compuestos, que muestran efectos analgésicos cuando son activados, pueden inhibir las señales nerviosas localmente y a demanda, por lo que ofrecen una acción precisa, reduciendo así los efectos secundarios sistémicos. El equipo ya está trabajando en el siguiente paso que consistirá en activar fármacos utilizando luz infrarroja.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido