VOLVER

Share

Cartografían las fallas del Mar de Alborán con una resolución sin precedentes

Fuente: CSIC


01 de julio de 2015
Uno de los vehículos submarinos empleados y el piloto de estos vehículos. (Foto: Zoraida Roselló/ICM/CSIC)

Uno de los vehículos submarinos empleados y el piloto de estos vehículos. (Foto: Zoraida Roselló/ICM/CSIC)

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el Instituto de Ciencias del Mar han cartografiado las fallas sismogénicas del Mar de Alborán, la zona más occidental del mar Mediterráneo, con una resolución sin precedentes. Las imágenes se han tomado durante la campaña ‘SHAKE’ (acrónimo de Searching The Record of Past Earthquakes in South Iberia), en la que también han participado científicos internacionales.

El objetivo del proyecto ‘SHAKE’ es la caracterización de diferentes sistemas de fallas activas localizadas en el Mar de Alborán a través de la obtención de sus parámetros sísmicos, la detección de escarpaduras de falla en el fondo marino y la identificación de rupturas o depósitos asociados a terremotos pasados, lo que se conoce como paleosismología marina. A través de estos parámetros se pueden evaluar los riesgos geológicos de la zona. Desde el barco oceanográfico Sarmiento de Gamboa, del CSIC, se han sumergido dos vehículos autónomos submarinos y un vehículo operado remotamente con los que se han tomado imágenes en alta resolución. Estos vehículos pueden trabajar a profundidades de entre 2.000 y 3.000 metros.

“Aunque estas fallas estaban bien caracterizadas gracias a anteriores trabajos realizados por nuestro grupo en la última década, el nivel de resolución era menor, ya que todas las medidas se habían tomado desde el barco”, explica Eulàlia Gràcia, investigadora del Instituto de Ciencias del Mar y responsable del proyecto ‘SHAKE’. “En esta campaña, al disponer de vehículos submarinos de control remoto, hemos podido acercarnos a las fallas y examinarlas con un detalle sin precedentes. Hemos obtenido un cartografiado con una resolución de decenas de centímetros”, añade.

Fallas del Mar de Alborán

Las fallas del Mar de Alborán están ubicadas en el límite entre las placas de Eurasia y de África, que se mueven muy lentamente -apenas unos 4 o 5 milímetros cada año- ejerciendo presión la una contra la otra. No obstante, y dada su gran longitud, tienen el potencial de generar grandes terremotos pero, al no existir registros de movimientos sísmicos anteriores asociados a esas fallas, se desconoce su recurrencia. A ello contribuirá el cartografiado de las fallas realizado durante esta campaña ya que permitirá conocer los terremotos que se han producido a lo largo de la historia.


Share

Últimas publicaciones

Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo
Un estudio del CSIC revela que zorzales, codornices y pinzones son las especies de aves más propensas a tener garrapatas
Sevilla | 27 de mayo de 2024

Un nuevo estudio liderado por la Estación Biológica de Doñana – CSIC ha analizado la prevalencia de garrapatas en más de 600.000 aves capturadas a lo largo de 17 años. Los resultados podrán ayudar a identificar en qué especies se deberían focalizar los esfuerzos de vigilancia de enfermedades zoonóticas. Los resultados de este trabajo se han publicado en la revista One Health.

Sigue leyendo
Una nueva investigación liderada por la UCO revela por primera vez que las cianobacterias marinas se comunican
Córdoba | 27 de mayo de 2024

La revista Science Advances acaba de publicar una investigación que da un giro a la forma de entender la cianobacterias, indispensables para el sustento de la vida. El estudio evidencia que estos organismos no operan de forma aislada, sino que interaccionan físicamente a través de unos nanotubos que actúan como puente de intercambio entre células.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido