VOLVER

Share

CIENTÍFICOS DE LA HISPALENSE INVESTIGAN CÓMO SE MANTIENEN LOS TERMINALES NERVIOSOS


12 de julio de 2011

Fuente: Santi Folch / Programa para la Formación de Monitores en Materia de Divulgación del Conocimiento.

 

¿Se desgastan los terminales neuronales con el uso? A esta pregunta pretende dar respuesta el equipo de investigadores del Instituto de Biomedicina de Sevilla, analizando los mecanismos moleculares que influyen en la neurodegeneración. De esta forma, averiguar si los terminales sujetos a una alta actividad son más vulnerables que los demás, o si disponen de una maquinaria que les proteja, son incógnitas que el grupo pretende desvelar. Rafael Fernández Chacón, responsable del proyecto, plantea la cuestión: «Un bólido de Fórmula 1 necesita que los mecánicos recambien las ruedas desgastadas tras varias vueltas al circuito. ¿Existen ‘mecánicos moleculares’ que restablecen la función de los terminales nerviosos perturbados por la actividad?”.

Grupo de investigadores dirigido por Rafael Fernández ChacónTal y como indica el investigador, las sinapsis se definen como los puntos de contacto donde se produce la comunicación entre las neuronas. Hasta ellas llegan, por un lado, unas prolongaciones de estas células denominadas dendritas, que “se ramifican a la manera de un árbol” y constituyen la parte “receptora” de la conexión. Por el otro lado estarían las terminaciones del axón, otra prolongación de la neurona que conduce el impulso nervioso desde el cuerpo celular (soma), siendo la parte “emisora” del contacto.

En la comunicación de tipo químico (las sinapsis también pueden ser eléctricas), estas terminaciones emisoras producen unas vesículas cargadas de unas proteínas denominadas neurotransmisores, que transmiten información de una neurona a otra. “Al microscopio electrónico son como bolsitas de membrana que tienen dentro el neurotransmisor, y para que sea liberado la bolsita se fusiona con la membrana del propio terminal nervioso”, explica Fernández Chacón.

El fenómeno puede ocurrir miles de veces diariamente en terminales que se encuentran muy alejados del cuerpo de la neurona, “incluso metros”, indican los investigadores. Algunas células nerviosas pueden recibir hasta medio millón de impulsos nerviosos al día. Este alto nivel de actividad fue el motor inicial de la investigación. “Probablemente los terminales nerviosos dispongan de una maquinaria molecular que les permita mantener la función sináptica de forma prolongada en el tiempo, y además con autonomía del soma neuronal”, se planteó el grupo de científicos.

El estudio pretende demostrar la relación entre una proteína de las vesículas sinápticas denominada Cysteine String Protein-alfa (CSP-alfa), probablemente implicada en la recuperación y plegamiento de otras proteínas, con esta función de “mantenimiento” estructural. “Curiosamente, ratones modificados genéticamente que carecen de la CSP presentan una degeneración temprana de sus terminales nerviosos”, indica Fernández Chacón, exponiendo que “los animales nacen sanos, pero en menos de un mes experimentan un gran deterioro neuronal”.

Los expertos están analizando el mecanismo de este desgaste, realizando experiencias como el bloqueo de la actividad neuronal en cultivos neuronales procedentes de estos ratones sin proteína CSP de cara a comprobar su evolución. “Carecen de la proteína protectora, pero… ¿qué ocurrirá si usan menos sus conexiones nerviosas? O también, ¿hasta qué grado de actividad o cuánto tiempo puede proteger la CSP?”, se plantea Fernández Chacón.

De esta forma, el estudio se orienta ahora en profundizar en el mecanismo molecular de todos estos procesos, que apuntan a que “el deterioro se inicia en la sinapsis, afectando después hacia atrás al resto de la neurona”. Tal y como indica el equipo, “por eso trabajamos en un modelo para entender la neurodegeneración. Hemos inhibido la proteína pero… ¿Cómo se produce exactamente la degeneración, por qué? Visto al microscopio electrónico es como una planta que se seca. Hemos de identificar y observar las moléculas claves implicadas y averiguar qué hacen. El conocimiento de esos mecanismos será relevante para entender la neurodegeneración en enfermedades humanas”.

Proteínas que ayudan a otras

Recientemente, la generación y caracterización de una línea de ratones carentes de CSP ha revelado que esta proteína no es necesaria para el funcionamiento normal de la sinapsis, pero es imprescindible para el mantenimiento de la integridad funcional y estructural de los terminales nerviosos. De esta forma, el esclarecimiento del funcionamiento molecular de la proteína CSP resulta de gran trascendencia, y es uno de los objetivos del equipo encabezado por el doctor Fernández Chacón.

Neuoronas vistas por el microscopio electrónicoLa proteína CSP es un co-chaperón. Es decir, una molécula implicada en el plegamiento de otras proteínas, ayudando en el proceso. Las proteínas chaperonas están presentes en todas las células, aunque no forman parte de la estructura primaria de las proteínas funcionales. Sólo se unen a ellas para ayudar en su plegamiento, ensamblaje y transporte celular a otra parte de la célula, donde realizarán su función. La correcta conformación tridimensional –plegamiento- de las proteínas es fundamental para su funcionamiento, y para que se logre pueden actuar a la vez varias chaperonas que trabajan coordinadas. La CSP sería una de ellas, asistiendo a las demás en el proceso. Una función que se ha demostrado vital para el mantenimiento estructural de la conexión sináptica y, a la larga, de la propia neurona.

Descargue las imágenes de la noticia:

Grupo investigador dirigido por Rafael Fernández Chacón
Neuronas vistas por el microscopio electrónico

Más información:

Rafael Fernández Chacón
Teléfono: 954 55 61 03 (Universidad de Sevilla)

955 30 24 47 (IBIS)
Email: rfchacon@us.es


Share

Últimas publicaciones

Un proyecto de ciencia ciudadana diseña una guía doméstica para medir la calidad de los suelos
Andalucía | 22 de mayo de 2024

Investigadoras de la Universidad de Sevilla lideran esta iniciativa donde alumnado del IES Virgen de Valme (Dos Hermanas) y la asociación Enredaos con la Tierra (La Puebla del Río) desarrollarán un método destinado a público no experto para evaluar la biodiversidad y capacidad de descomposición de diferentes terrenos. Esta iniciativa forma parte del proyecto ‘Andalucía + ciencia ciudadana’, impulsado por la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación y coordinado por Fundación Descubre y la Universidad Pablo de Olavide, que pretende potenciar la utilización de este abordaje científico participativo entre distintos agentes de la región.

Sigue leyendo
La Universidad de Córdoba participa en un nuevo proyecto del CERN para sustituir al acelerador del bosón de Higgs
Córdoba | 22 de mayo de 2024

El departamento de Física de la Universidad de Córdoba participa en la colaboración internacional del CERN, “DRD-Calorimetry”, que apuesta por el  I+D de los calorímetros, un tipo de detectores de partículas de carácter destructivo. De esta forma, cuando una partícula (sea un electrón o un protón) pasa a través de un calorímetro, depositará toda la energía que lleva “desapareciendo”. 

Sigue leyendo
Del laboratorio a los medios de comunicación: trabajamos cada día para que la ciencia andaluza sea noticia
Andalucía | 21 de mayo de 2024

¿Por qué es importante conocer qué avances científicos se están generando y afectan a nuestro día a día? Dar visibilidad a los avances científicos forma parte de la divulgación de la ciencia y es uno de los objetivos de Fundación Descubre. Para ello, cuenta con la web www.fundaciondescubre.es y su canal Ciencia Directa, la única agencia de noticias de ciencia andaluza; el portal iDescubre, destinado a la ciudadanía con actividades y proyectos de actualidad; y una veintena de sites temáticos como la Guía Experta, con más de 800 investigadores disponibles.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido