VOLVER

Share

Definen un nuevo concepto relacionado con el megalitismo, el ‘Arte Natural’

Investigadores de la Universidad de Sevilla y la Universidad de Huelva, junto a expertos del Ayuntamiento de Valencina (Sevilla), concluye que los conocidos tholos (dólmenes) de La Pastora y Matarrubilla, ubicados en la población sevillana de Valencina de la Concepción y construidos en el tercer milenio antes de Cristo, fueron decorados de forma natural usando intencionadamente elementos geológicos del entorno.

Fuente: Universidad de Se


Huelva, Sevilla |
18 de diciembre de 2019

Un grupo de investigadores de la Universidad de Sevilla y la Universidad de Huelva, junto a expertos del Ayuntamiento de Valencina (Sevilla), concluye que los conocidos tholos (dólmenes) de La Pastora y Matarrubilla, ubicados en la población sevillana de Valencina de la Concepción y construidos en el tercer milenio antes de Cristo, fueron decorados de forma natural usando intencionadamente elementos geológicos del entorno.

Losa de suelo con depresiones que se corresponden con entradas de madrigueras fósiles de cangrejos.

Valencina de la Concepción es uno de los yacimientos más importantes de este periodo prehistórico en Europa occidental. Sus monumentos megalíticos más famosos son los tholoi de Montelirio, La Pastora y Matarrubilla. Estos monumentos fueron levantados en diferentes momentos del tercer milenio a.C. y presentan importantes diferencias formales, en particular La Pastora y Matarrubilla contrastan con Montelirio en que están desprovistos de ornamentación artística, como pinturas y grabados en su interior, pero muestran en cambio un notable uso de elementos geológicos dispuestos con una clara intención estética y/o simbólica.

El estudio realizado por los investigadores, centrado en La Pastora y Matarrubilla, ofrece un enfoque innovador a la noción de ‘Arte Megalítico’. Este se centra en el uso y disposición de elementos naturales, como distintos tipos de rocas o estructuras biológicas fósiles y sedimentarias presentes en las rocas antes de su extracción en la prehistoria.

Así, se utilizan grandes losas de granito en el techo de las cámaras y parte de la cobertera de los pasillos; pequeños bloques de arenisca cuarcítica (cuarzoarenita) y caliza como mampuestos en las paredes, la primera en La Pastora y la segunda en Matarrubilla; y, por último, losas y bloques de arenisca calcárea para el techo de ambos monumentos y para el suelo, parte de la pared de la cámara y jambas y dinteles del pasillo de La Pastora.

La colocación de las distintas rocas en el techo de los monumentos ya implica una clara intencionalidad estética/simbólica. En el tramo final del pasillo de La Pastora alternan losas de granito y arenisca calcárea, mientras que, por otra parte, sitúan un bloque de granito rodeado por otros de arenisca en aproximadamente el sector intermedio del techo de ambos tholoi.

Por otro lado, las areniscas calcáreas contienen abundantes estructuras fosilizadas tanto de origen sedimentario (estructuras de corrientes) como biológico (madrigueras de cangrejos, rastros de erizos), todas ellas con una edad entre 7 y 5 millones de años. Pues bien, estas estructuras se disponen con una clara intención decorativa al colocar las rocas de manera que estos elementos queden en las caras visibles desde el interior de los monumentos.

Otras de las estructuras estudiadas con una notable abundancia, significado e importancia son las que se hallan sobre todo en las losas del techo, jambas y dinteles del tholos de La Pastora. Se trata de pequeñas oquedades de bioerosión que fueron realizadas por organismos marinos perforantes, tales como esponjas, gusanos y pequeños bivalvos. En algunas losas del techo gran parte de estas perforaciones conservan todavía en su interior las valvas blancas de estos organismos, lo que da lugar a un interesante contraste entre los colores más oscuros de la roca y el punteado blanco de los bivalvos, lo que recuerda a un cielo estrellado.

Así, las conclusiones del estudio señalan que estos elementos naturales tienen cualidades altamente estéticas y parecen haber sido elegidos deliberadamente para resaltar motivos decorativos o simbólicos específicos, como podría ser la vinculación de Valencina con el mar que por entonces cubría gran parte de la vega sevillana del Guadalquivir.

Este estudio publicado en la revista Archaeological and Anthropological Sciences, ofrece un enfoque innovador a la noción de arte megalítico e introduce el concepto de ‘arte natural’.


Share

Últimas publicaciones

Científicos ciudadanos desarrollarán una plataforma de prevención de noticias falsas
Andalucía | 29 de mayo de 2024

Investigadores de la Universidad de Sevilla y la empresa Civiencia lideran ‘De pantallas a ventanas: un proyecto contra la desinformación digital’ donde están elaborando una guía basada en las aportaciones de grupos vecinales y estudiantes universitarios para que la ciudadanía cuente con pautas claras y sencillas para que actúe frente a los bulos. Esta iniciativa forma parte del proyecto ‘Andalucía + ciencia ciudadana’, impulsado por la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación y coordinado por Fundación Descubre y la Universidad Pablo de Olavide, que pretende potenciar la utilización de este abordaje científico participativo entre distintos agentes de la región.

Sigue leyendo
Aplican la ciencia ciudadana para reducir el tiempo de uso del móvil en jóvenes andaluces
Sevilla | 28 de mayo de 2024

Investigadores de las Universidades de Sevilla, Jaén y Cádiz participan en el proyecto ‘Desconéctate para Conectar: Fomentando un Estilo de Vida Activo y Saludable entre los Jóvenes Andaluces’ que buscará estrategias concretas para incentivar a estudiantes de secundaria, bachillerato y universidad a que cambien sus hábitos de uso de dispositivos móviles por actividades físicas.

Sigue leyendo
Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido