VOLVER

Share

José Antonio Carreira: “El cambio climático tiene efectos colaterales como el deterioro del suelo”

Fuente: ceiA3


12 de diciembre de 2013
Investigadores de la Universidad de Jaén analizan pruebas en el laboratorio

Investigadores de la Universidad de Jaén analizan pruebas en el laboratorio

El investigador del Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario (ceiA3) José Antonio Carreira ha participado en un proyecto de investigación internacional en el que se han muestreado ecosistemas naturales de 16 países de todo el mundo. El experto nos cuenta cuáles son las tendencias de cambio climático previstas y cómo pueden afectar a los ciclos de nutrientes del suelo y, por tanto, a la vegetación o los cultivos que crecen sobre ellos.

¿Qué resultados han obtenido a partir de este estudio internacional?

El principal resultado de este estudio dirigido por la Universidad Rey Juan Carlos, en el que hemos participado desde la Universidad de Jaén, ha sido que el incremento de la aridez en las regiones áridas y semiáridas del planeta tiene importantes consecuencias sobre la fertilidad del suelo, desacoplando la disponibilidad de unos nutrientes con respecto a otros.

¿Qué podría llegar a significar este incremento de aridez?

Esto podría inducir desbalances nutricionales en la vegetación o en los cultivos. Concretamente, en un escenario de calentamiento climático, los suelos de esas regiones contendrán menos nitrógeno accesible para las plantas (el nitrógeno forma parte de biomoléculas tan importantes como el ADN y las proteínas; su escasez limita el crecimiento de las plantas). Por el contrario, a las plantas les resultará más fácil adquirir fósforo del suelo. Si imaginamos que el suelo es el ‘mercado’ al que las plantas han de acudir para obtener los nutrientes que necesitan, el estudio demuestra que, al incrementarse la aridez, el nitrógeno les resultará más ‘caro’ y el fósforo más ‘barato’. Ese desajuste del mercado de nutrientes del suelo puede, a su vez, disminuir el crecimiento y la producción de biomasa vegetal.

¿Son los ecosistemas áridos abundantes en nuestro planeta?

Así es, de hecho la relevancia de los resultados obtenidos en este estudio se aprecia mejor si se tiene en cuenta que las regiones áridas y semiáridas representan casi 1/3 de la superficie de todos los continentes (exceptuando la Antártida), que viven en ellas nada menos que uno 2000 millones de personas, y que buena parte de esas personas, con economías de subsistencia, dependen muy estrechamente de la producción de los pastos, cultivos y vegetación natural para satisfacer muchas de sus necesidades básicas.

¿Podrían llegar a extinguirse determinadas especies vegetales si la aridez del suelo sigue creciendo?

Sí, es una hipótesis plausible. Aparte de los efectos que ya he comentado sobre la disponibilidad de nutrientes en el suelo, un incremento de la aridez conlleva un efecto fuerte y más directo: que la disponibilidad de agua llegue a ser insuficiente para las especies menos tolerantes a la sequía. Incluso, en algunos casos, podría llegar a extinguirse la especie completa, especialmente si su área de distribución actual no es muy grande, y si con la migración no encuentra lugares que actúen como refugios climáticos en los que persistir, aunque sea con poblaciones pequeñas.

¿Qué ventajas tiene este estudio internacional con respecto a otras investigaciones semejantes?

La principal ventaja es que esta colaboración internacional permite obtener una visión del asunto a escala global, a escala de todo el planeta, en lugar de restringida sólo a unas pocas localidades o una región. Sin esa estructura colaborativa entre investigadores de países tan diversos y distantes como España, Estados Unidos, Irán, Kenia, Brasil, Australia, Argentina, México, Israel, Marruecos… no hubiera sido posible obtener una información suficientemente completa y representativa de todas las regiones áridas del conjunto del planeta.

¿Qué efectos tiene el cambio climático sobre los suelos, en líneas generales?

Las propiedades de cualquier suelo dependen de la combinación que haya en el lugar del que se trate respecto a 5 factores: el clima, la roca, la topografía del terreno, la vegetación y el paso del tiempo. Son los llamados Factores Formadores o de Estado. Por ejemplo si en un determinado lugar el clima es subhúmedo, la roca es caliza, la posición es un pie de ladera con pendiente suave, el bosque un encinar con quejigos, y hace tiempo que no ocurren perturbaciones importantes… entonces, un edafólogo (nombre que reciben los científicos que estudian el suelo) podría decirte, con poco riesgo de equivocarse, qué tipo de suelo hay en ese lugar y cuáles son sus propiedades, incluso sin excavarlo ni analizarlo visualmente o en el laboratorio; te diría que, muy probablemente es suelo allí sea un ‘cambisol eútrico’. De todos esos factores formadores, el clima tiene una importancia crucial. Por tanto, es fácil adivinar que si cambia el clima, las consecuencias sobre los suelos serán muy importantes.

Con respecto a estos efectos en el suelo ¿Cómo pueden afectar o alterar la vida humana? ¿Y a la animal?

Los ecosistemas suministran multitud de servicios de gran importancia para nuestro bienestar; son los llamados servicios ecosistémicos. A pesar de su enorme relevancia, esto les pasa inadvertido a la mayoría de la gente. Como no se les pone precio y resultan gratuitos tenemos la sensación de que no tienen valor; pero su valor es realmente enorme, tanto o más como el de la propia economía. Para hacerse una idea de lo que digo, basta con pensar en el oxígeno que respiramos, el agua que bebemos, los nutrientes del suelo que permiten crecer a los vegetales que comemos… Todos ellos son el resultado de procesos que ocurren en los ecosistemas: la fotosíntesis de las plantas produce oxígeno, el agua es depurada y su caudal es regulado cuando circula por los ecosistemas y drena por sus suelos, los suelos fértiles con mayor disponibilidad de nutrientes permiten producir más cantidad de alimentos.

De aquí a mil años, ¿cómo podrían encontrarse los suelos terrestres?

Este es el tipo de preguntas periodísticas que, por ser tan directas y concretas, parece que deban tener una respuesta igualmente concreta. Pero no es así. En los ecosistemas, y en sus suelos, ocurren multitud de procesos, cada uno de los cuales tiene su propio reloj, su propia escala temporal: el reloj de la selección natural y la evolución tiene manecillas que a cada movimiento marcan miles e incluso millones de años; la formación del suelo, se mide en siglos y miles de años; la dinámica de la vegetación en años y décadas; el cambio en la disponibilidad de nutrientes en el suelo opera en escalas de semanas a años; la actividad de los microorganismos del suelo que descomponen la materia orgánicas o la fotosíntesis de las plantas varía en escalas desde minutos a meses… Por tanto, en un plazo de mil años, pueden operar tal variedad de mecanismos con distintas escalas temporales que, más que me pese, no puedo contestar a esa pregunta sin acotar antes muy claramente los posibles escenarios, así como discutir un alto número de posibles interacciones… se necesitaría casi el espacio de un libro entero para hacer una aproximación a esa pregunta que tuviera algún sentido.

¿Qué medidas serían necesarias para frenar estos efectos del cambio climático?

La medida más efectiva es siempre acotar, minimizar o eliminar el origen del problema; en este caso, controlar y reducir más efectivamente las emisiones de gases de efecto invernadero, por ejemplo, el CO2, el metano… Así como potenciar los procesos que pueden actuar como sumideros, retirándolos de la atmósfera y secuestrando esos elementos a largo plazo en otros compartimentos de la biosfera con menores tasas de renovación, por ejemplo, secuestro de carbono con el crecimiento de los bosques y su acumulación en la materia orgánica del suelo.


Share

Últimas publicaciones

El proyecto ‘Ciencia sin Etiquetas’ acerca el conocimiento científico a más de 600 mayores y menores granadinos
Granada | 13 de junio de 2024

Un equipo de investigadores e investigadoras del Instituto de Parasitología y Biomedicina López-Neyra (IPBLN) lidera esta iniciativa que ha explicado conceptos científicos y el origen de las enfermedades a colectivos vulnerables de la ciudad. El proyecto ha contado con la colaboración de la Fundación Descubre y el Ayuntamiento de Granada y con la financiación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, perteneciente al Ministerio de Ciencia e Innovación, y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Sigue leyendo
Las hortalizas de los huertos urbanos andaluces no son peligrosas para la salud
Sevilla | 13 de junio de 2024

A pesar de que algunos de los suelos de estos huertos mostraron contaminación por elementos potencialmente contaminantes, un reciente estudio realizado por la Universidad de Sevilla y el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla (IRNAS), ha concluido que el riesgo potencial para la salud humana es mínimo. Una de las zonas estudiadas que más preocupaba por su toxicidad era el entorno minero de Riotinto, en Huelva.

Sigue leyendo
Alertan de los efectos de la minería y los vertidos tóxicos accidentales en el cinturón pirítico ibérico
Cádiz | 12 de junio de 2024

Un estudio liderado por el Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) ha analizado el papel de la afluencia Atlántica en el transporte y acumulación de sedimentos contaminados por metales pesados ​​desde el golfo de Cádiz hasta el mar de Alborán. La señal de alerta por parte de la comunidad científica llega en un momento de posible reapertura de la mina de Aznalcóllar (Sevilla), 26 años después del devastador vertido tóxico ocurrido en esta explotación.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido