VOLVER

Share

EL NOBEL PREMIA EL ESTUDIO DE LA DEGRADACIÓN CELULAR QUE ABRE UNA NUEVA VÍA CONTRA EL CÁNCER


06 de octubre de 2009

Fuente: AndaluciaInvestiga.com – Efe

 

El Instituto Karolinska de Estocolmo (Suecia), encargado de otorgar el Nobel de Medicina o Fisiología, reconoció con este premio a los estadounidenses Elizabeth H. Blackburn, Carol Greider y Jack W. Szostak, por descubrir «cómo los cromosomas son protegidos por los telómeros y la enzima telomerasa», según consta en el fallo.

 

El Nobel de Medicina 2009 recayó hoy en tres genetistas estadounidenses por sus investigaciones sobre el envejecimiento de las células, que han impulsado el desarrollo de nuevas terapias contra males como el cáncer.

«Los descubrimientos de Blackburn, Greider y Szostak han añadido una nueva dimensión para la comprensión de la célula, han arrojado luz sobre los mecanismos de enfermedades y han estimulado el desarrollo de potenciales nuevas terapias», destacó el Instituto.Sus trabajos han probado que los telómeros -extremos de los cromosomas- y la enzima que los forma, la telomerasa, explican un problema principal en la biología: cómo se copian los cromosomas en las divisiones celulares y cómo se protegen contra la degradación.

Este hallazgo ha abierto numerosas líneas de investigación, una de las principales relacionada con las células cancerígenas, que suelen tener una actividad elevada de telomerasa, lo que ha propiciado distintos estudios que incluyen también ensayos con vacunas. Gracias a la telomerasa se sabe también que males hereditarios como ciertas formas de anemia, enfermedades dermatológicas o pulmonares, están causadas por defectos en esta enzima. En cada división celular los telómeros forman un anillo protector en torno a los cromosomas, que se va reduciendo al progresar la mitosis hasta alcanzar un grosor que le impide seguir protegiendo la célula, lo que conduce a que ya no pueda dividirse o incluso muera. La telomerasa contribuye a evitar que los telómeros vayan perdiendo tamaño, pues en cada división acopla nuevos módulos celulares a los extremos del cromosoma y los hace crecer de nuevo. Este proceso tiene efectos positivos para las células «buenas» pero negativos para las «malas»: al evitar su muerte, incluso la de las cancerígenas, fomenta el crecimiento de los tumores.

Los telómeros ya fueron descubiertos en la década de 1930 por los estadounidenses Hermann Joseph Muller y Barbara McClintock, que ganarían el Nobel de Medicina en 1946 y 1983, respectivamente. En la década de 1950, los científicos comenzaron a comprender cómo se copiaban los genes, pero no lograron descifrar el proceso de división celular: hubo que esperar tres décadas más. Estudiando los cromosomas de la tetrahymena, un organismo ciliado unicelular, Blackburn identificó una secuencia de ADN que se repetía varias veces en los extremos de los cromosomas.

 

A la vez, Szostak observó una molécula linear de ADN, una especie de microcromosoma, que se degradaba rápidamente cuando era introducida en células de levadura. Blackburn presentó sus resultados en una conferencia en 1980 y atrajo la atención de Szostak: juntos ensayaron un experimento que en 1982 probó que la secuencia de ADN de los telómeros protegía los minicromosomas de la degradación, y que esa secuencia está presente en la mayoría de plantas y animales, desde las amebas al ser humano. Greider, entonces estudiante de doctorado, y su tutora, Blackburn, descubrieron en 1984 la enzima telomerasa, que desempeña un papel crucial en la división y envejecimiento de las células.

A partir de ese hallazgo, Szostak identificó células de levadura con mutaciones que provocaban una reducción gradual de los telómeros, mientras Blackburn hizo mutaciones en el ARN (ácido ribonucleico) de la telomerasa y observó efectos similares en la tetrahymena.En ambos casos había un envejecimiento prematuro de las células; en contraste, los telómeros prevenían el daño en los cromosomas y retrasaban el envejecimiento, también el de las células humanas, como demostró más tarde Greider.

Los tres estadounidenses galardonadas, aunque Blackburn nació en Australia y Szostak en Londres, suceden en el palmarés del Nobel de Medicina al alemán Harald zur Hausen y los franceses Luc Montagnier y Françoise Barré-Sinoussi, premiados el año pasado por descubrir los virus causantes del cáncer cervical y del SIDA.

El anuncio del Nobel de Medicina, transmitido por primera vez en directo por el canal de YouTube de la Fundación Nobel, abre la ronda de estos premios, que continuará con los de Física, Química, Literatura, Paz y Economía.


Share

Últimas publicaciones

Científicos ciudadanos desarrollarán una plataforma de prevención de noticias falsas
Andalucía | 29 de mayo de 2024

Investigadores de la Universidad de Sevilla y la empresa Civiencia lideran ‘De pantallas a ventanas: un proyecto contra la desinformación digital’ donde están elaborando una guía basada en las aportaciones de grupos vecinales y estudiantes universitarios para que la ciudadanía cuente con pautas claras y sencillas para que actúe frente a los bulos. Esta iniciativa forma parte del proyecto ‘Andalucía + ciencia ciudadana’, impulsado por la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación y coordinado por Fundación Descubre y la Universidad Pablo de Olavide, que pretende potenciar la utilización de este abordaje científico participativo entre distintos agentes de la región.

Sigue leyendo
Aplican la ciencia ciudadana para reducir el tiempo de uso del móvil en jóvenes andaluces
Sevilla | 28 de mayo de 2024

Investigadores de las Universidades de Sevilla, Jaén y Cádiz participan en el proyecto ‘Desconéctate para Conectar: Fomentando un Estilo de Vida Activo y Saludable entre los Jóvenes Andaluces’ que buscará estrategias concretas para incentivar a estudiantes de secundaria, bachillerato y universidad a que cambien sus hábitos de uso de dispositivos móviles por actividades físicas.

Sigue leyendo
Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido