VOLVER

Share

AFICIONADOS A LA ASTRONOMÍA APRENDEN A MEDIR LA CONTAMINACIÓN LUMÍNICA EN EL III CURSO DE FOTOMETRÍA ASTRONÓMICA DE CALAR ALTO


27 de septiembre de 2011

Fuente: Alicia Amate / Programa de Formación de Monitores en Materia de Divulgación del Conocimiento

 

La excesiva ilumnación impide observar el cielo nocturno y causa estragos en la biosfera.Desde las ciudades más habitadas hasta los núcleos de población más diminutos tienen en común, unas veces por estética y otras por seguridad, una necesidad por iluminar hasta su rincón menos transitado.

 

Farolas, semáforos, escaparates o monumentos permanecen encendidos durante toda la noche, en muchas ocasiones, sin necesidad. Algo que provoca, además de un gasto innecesario de energía, problemas en la flora, la fauna e, incluso, en el ser humano, ya que la oscuridad es tan necesaria como la luz para la vida.

 

Este fenómeno, tan habitual en los países desarrollados, es lo que se conoce como contaminación lumínica y es una de las máximas preocupaciones de los astrónomos, profesionales y aficionados, que ven como cada vez es más complejo conseguir una óptima observación del cielo nocturno debido a la influencia de la luz residual que llega desde núcleos de población que pueden encontrarse, incluso, a varios kilómetros de distancia.

 

“En España, en general, se derrocha demasiado en el alumbrado”, comenta David Galadí, astrónomo del Observatorio Astronómico Hispano-Alemán de Calar Alto (Almería), que el pasado fin de semana celebraba la tercera edición de su Curso de Fotometría Astronómica orientada a la medición de la contaminación lumínica.

Hasta las instalaciones de Gérgal se trasladaron, del 23 al 25 de septiembre, dieciocho aficionados a la astronomía de toda España para participar en el encuentro; aunque, en total, fueron cuarenta y cinco las solicitudes recibidas por la organización. “Pretendemos formar a astrónomos aficionados y a profesionales medioambientales para que sean capaces de realizar mediciones por su cuenta con las técnicas que nosotros les enseñamos para determinar la contaminación lumínica de su zona y, al mismo tiempo, invitarles a que divulguen el conocimiento adquirido en sus lugares de origen”, explica Galadí quien lamenta que, debido a las dimensiones del observatorio, no se puedan ofertar más plazas para asistir a este curso por el que ha pasado ya más de medio centenar de personas desde su primera edición en 2009.

Debido al interés que tiene el Observatorio de Calar Alto en que de este curso salgan personas preparadas, no sólo para realizar mediciones sino también para divulgar las técnicas aprendidas, el proceso de selección de los participantes no es sencillo. “Tratamos de que los elegidos tengan equipos propios y un cierto conocimiento en materia de astronomía y que, a ser posible, pertenezcan a algún tipo de colectivo o asociación ya que, de ese modo, es más fácil que las técnicas aprendidas se propaguen”, aclara el astrónomo de Calar Alto.

En esta ocasión, han llegado visitantes de todas las Comunidades Autónomas, incluida Canarias por primera vez. Desde Vitoria (Álava) se trasladaba estos días Susana Malon, emprendedora del sector medioambiental que pretende comenzar una nueva andadura empresarial. “Hasta ahora trabajaba realizando mediciones acústicas pero quiero dedicarme a la medición lumínica ya que, por ejemplo, Vitoria, la ciudad de la que provengo, concentra ya el 60% de la contaminación lumínica de toda la provincia de Álava”, asegura la vitoriana para quien esta experiencia ha sido muy interesante. “No me esperaba que se tocasen tantos contenidos en tan pocos días y las instalaciones realmente me han sorprendido, sobre todo, los telescopios que se manejan en Calar Alto”, continua.

 

Como ella, el resto de participantes se llevarán a sus ciudades de origen una técnica más científica para realizar las mediciones de contaminación lumínica. Para ello, además, existen diferentes métodos posibles según las necesidades y los materiales de los que se disponen.

 

Sin embargo, y a pesar de los esfuerzos de la comunidad científica, la contaminación lumínica aún no cuenta con un límite establecido por la legislación vigente, aunque existen ya estudios que determinan las consecuencias negativas de este fenómeno para la biodiversidad. Es por ello que desde centros como el Observatorio de Calar Alto se organizan actividades de este tipo que buscan concienciar en materia de contaminación lumínica a la población en general y a los políticos en particular para lograr una ley sobre esta materia.

  

Más información:

 

David Galadí

Astrónomo del Observatorio Hispano-Alemán de Calar Alto

Email: info@caha.es

Tlf: 950632500 


Share

Últimas publicaciones

Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo
Un estudio del CSIC revela que zorzales, codornices y pinzones son las especies de aves más propensas a tener garrapatas
Sevilla | 27 de mayo de 2024

Un nuevo estudio liderado por la Estación Biológica de Doñana – CSIC ha analizado la prevalencia de garrapatas en más de 600.000 aves capturadas a lo largo de 17 años. Los resultados podrán ayudar a identificar en qué especies se deberían focalizar los esfuerzos de vigilancia de enfermedades zoonóticas. Los resultados de este trabajo se han publicado en la revista One Health.

Sigue leyendo
Una nueva investigación liderada por la Universidad de Córdoba desvela que las cianobacterias marinas se comunican
Córdoba | 27 de mayo de 2024

La revista Science Advances acaba de publicar una investigación que da un giro a la forma de entender la cianobacterias, indispensables para el sustento de la vida. El estudio evidencia que estos organismos no operan de forma aislada, sino que interaccionan físicamente a través de unos nanotubos que actúan como puente de intercambio entre células.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido