VOLVER

Share

Científicos de la UGR advierten de posibles réplicas del terremoto de Marrakech que podrían durar meses

Las medidas geodésicas más reciente obtenidas por los investigadores de la Universidad de Granada con registros de GPS de precisión milimétrica muestran que la cordillera del Atlas se está acortando 1 milímetro al año de norte a sur, algo que contrasta con su escasa sismicidad. Los estudios revelan que bajo la corteza continental se localiza un manto anómalo, caliente y poco denso que soporta el relieve de esta cordillera, y está relacionado con el vulcanismo cuaternario de la región.

Fuente: Universidad de Granada


Granada |
13 de septiembre de 2023

Científicos de la Universidad de Granada (UGR) han advertido de la elevada posibilidad de que se produzcan réplicas del terremoto que se produjo en Marrakech el pasado 8 de septiembre, unas réplicas que podrían durar meses. El seísmo, el más devastador del último siglo en Marruecos, tuvo una magnitud Mw de 6,8 y se produjo aproximadamente a 26 kilómetros de profundidad al suroeste de Marrakech, en el interior de la Cordillera del Atlas.

Estos investigadores de la Universidad de Granada, pertenecientes al Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra y al departamento de Geodinámica en colaboración con la Universidad de Jaén y universidades marroquíes, llevan décadas analizando la singularidad de la Cordillera del Atlas, la cadena de montañas alargada y más elevada del noroeste de África, asociada al límite convergente entre las placas de Eurasia y Nubia (África).

El Atlas se extiende desde Marruecos a Túnez y, a pesar de que su relieve sugiere una importante actividad tectónica, tiene una sismicidad histórica moderada. Destaca el terremoto de Agadir de 1960, que tuvo una magnitud Mw 5.8 y efectos catastróficos al ser muy superficial”, destaca el investigador Jesús Galindo Zaldívar.

Panorámica de la vertiente norte de la Cordillera del Atlas, al Sur de Marrakech, donde ha ocurrido el terremoto.

Los estudios geofísicos y geológicos realizados por su equipo muestran que bajo la corteza continental se localiza un manto anómalo, caliente y poco denso que soporta el relieve de esta cordillera, y está relacionado con el vulcanismo cuaternario de la región.

Las medidas geodésicas más reciente obtenidas con registros de GPS de precisión milimétrica muestran un acortamiento N-S del Atlas próximo a 1mm. /año, lo que contrasta con su escasa sismicidad.

Una falla inversa

El terremoto del 8 de septiembre está asociado a una falla inversa de aproximadamente 30 kilómetros de longitud de ruptura relacionada con la elevación del relieve. “En este contexto, las fallas de gran tamaño y elevados periodos de recurrencia constituyen un peligro que se debe de identificar, ya que acumulan esfuerzos durante un largo periodo de tiempo y producen una liberación brusca de la energía durante el terremoto. El notable desplazamiento de los bloques de falla tras un gran terremoto induce reajustes en otros bloques que producirán réplicas que pueden durar meses”, destaca el investigador.

Esquema geológico regional de la parte norte de Marruecos en el que se indica la posición de la Cordillera del Alto Atlas y la localización en la que ha ocurrido el terremoto.

El nuevo proyecto (BARACA) concedido por la Agencia Estatal de Investigación, liderado por la Universidad de Granada y que cuenta con equipo multidisciplinar de geología, geofísica y geodesia de diferentes universidades españolas (Jaén, Málaga, Cádiz, Alicante, Complutense de Madrid) y centros de investigación (IEO, ICM-CSIC) en colaboración con otras universidades marroquíes y europeas, pretende cuantificar los riesgos geológicos y su desarrollo en cascada.

La escasa calidad de las construcciones es el principal reto en zonas sísmicamente activas. “Los terremotos no se pueden detener ni predecir con precisión, pero podemos caracterizar cual será la intensidad máxima de los movimientos de fallas a partir de estudios sísmicos, geológicos, geofísicos y geodésicos. En este contexto, la cuantificación de los peligros sísmicos y la realización de construcciones sismorresistentes es el principal reto para paliar sus efectos”, concluye Galindo Zaldívar.

Referencia: 

Chalouan, A., Gil, A. J., Chabli, A., Bargach, K., Liemlahi, H., El Kadiri, K., … & Galindo-Zaldívar, J. (2023). cGPS Record of Active Extension in Moroccan Meseta and Shortening in Atlasic Chains under the Eurasia-Nubia Convergence. Sensors, 23(10), 4846.


Share

Últimas publicaciones

Matemáticas y astronomía en la agenda de Ciencia al Fresquito 365
Andalucía | 22 de julio de 2024

La exposición Paseo Matemático Al-Ándalus puede visitarse en Arjona (Jaén). Ciencia al Fresquito 365 reunirá esta semana siete actividades en municipios de Cádiz, Sevilla y Granada.

Sigue leyendo
Confirman que el cultivo de una leguminosa junto a las vides mejora el aroma del vino
Sevilla | 21 de julio de 2024

Un equipo de investigación de la Universidad de Sevilla, la Universidad Pablo de Olavide e IFAPA ‘Rancho de la Merced’ ha confirmado que el uso de cubierta vegetal temporal junto con la climatología, influyen en las cualidades aromáticas de los caldos. Los resultados del estudio contribuyen a la gestión de estos cultivos y a la creación de productos más cercanos a los gustos del mercado.

Sigue leyendo
La Fundación Descubre reúne a 114 promotores de toda España en el Registro Nacional de Turismo Científico tras la cuarta convocatoria
España | 19 de julio de 2024

La entidad andaluza, que coordina el proyecto Turismo Científico, incorpora a la iniciativa 15 nuevos promotores de Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla y León Extremadura y Comunidad de Madrid. La suma de estos agentes de divulgación científica, tanto del ámbito público como empresas privadas, les permitirá tener más visibilidad, establecer alianzas, compartir buenas prácticas y acceder a formación en su área.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido