VOLVER

Share

Detectado un tercer planeta alrededor de nuestra estrella más cercana

Había evidencias de dos planetas girando en torno a Próxima Centauri, la estrella más próxima al Sol, pero ahora se ha descubierto otro más: Próxima d. Con solo una cuarta parte de la masa de la Tierra, es uno de los exoplanetas más ligeros jamás detectado.

Fuente: Agencia SINC


España |
11 de febrero de 2022

Situada a poco más de cuatro años luz de distancia, Próxima Centauri es la estrella más cercana a nuestro sistema solar. Ahora se acaba de descubrir que tiene un exoplaneta, bautizado como Próxima d, orbitando a su alrededor a unos cuatro millones de kilómetros, es decir, menos de una décima parte de la distancia que separa Mercurio del Sol.

Se localiza entre su estrella anfitriona y la zona habitable, el área alrededor de una estrella en la que puede existir agua líquida sobre la superficie de un planeta, y tarda solo cinco días en completar una órbita. Está acompañado por otros dos planetas más: Próxima b con una masa comparable a la de la Tierra, un año planetario de 11 días y situado en la zona habitable; y Próxima c, en una órbita de casi cinco años.

Representación artística de Próxima d orbitando la estrella enana roja Próxima Centauri. Al fondo, otros dos planetas: Próxima b y Próxima c. / ESO/L. Calçada

“El descubrimiento muestra que nuestro vecino estelar más cercano parece estar rodeado de nuevos mundos interesantes a nuestro alcance con los cuales poder llevar a cabo más estudios y exploraciones en el futuro”, explica João Faria, investigador del Instituto de Astrofísica y Ciencias del Espacio de Portugal y autor principal del estudio, publicado hoy en la revista Astronomy & Astrophysics.

Próxima d es un planeta rocoso que apenas tiene la cuarta parte de la masa de nuestra Tierra. De hecho, es uno de los exoplanetas más pequeños conocidos hasta la fecha, lo que ha complicado su detección.

Con la ayuda de ESPRESSO

Para descubrirlo se ha empleado el espectrógrafo de alta precisión ESPRESSO (Echelle SPectrograph for Rocky Exoplanets and Stable Spectroscopic Observations), instalado en el telescopio VLT que tiene el Observatorio Europeo Austral (ESO) en Chile.

En una primera campaña, el equipo caracterizó en detalle Próxima b y encontraron indicios de la presencia de Próxima d. “La confirmación de una señal tan débil era una oportunidad que no podíamos dejar escapar”, apunta el coautor Alejandro Suárez Mascareño, del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC).

Una segunda campaña con el espectrógrafo ha permitido confirmar la presencia de Próxima d y medir su masa con precisión. «Es el planeta de tipo terrestre más ligero que hemos sido capaces de detectar con ESPRESSO», afirma el coautor Hugo Tabernero Guzmán, investigador del Centro de Astrobiología (CAB, CSIC-INTA) que ha participado en este trabajo.

“Por lo pequeño que es, la detección de Próxima d ha supuesto un reto científico y tecnológico, ya que las señales de los tres planetas se mezclan con la señal de la actividad estelar”, añade otros de los autores del CAB, Jorge Lillo-Box.

Finalmente, María Rosa Zapatero Osorio, también coautora del CAB, asegura que “Próxima contiene un sistema planetario muy rico, con al menos dos planetas rocosos, uno de ellos en la zona de habitabilidad. Seguramente tendrá más, pero serán necesarias más campañas de observación para poder reconocerlos”.

Técnica de la velocidad radial

Próxima d es el exoplaneta más ligero jamás medido utilizando la técnica de velocidad radial, que funciona detectando pequeños bamboleos en el movimiento de una estrella creados por la atracción gravitatoria de un planeta en órbita.

El efecto de la gravedad de Próxima d es tan pequeño que solo provoca que Próxima Centauri se mueva hacia adelante y hacia atrás a unos 40 centímetros por segundo (1,44 kilómetros por hora).

“Este logro es extremadamente importante”, afirma Pedro Figueira, científico del instrumento ESPRESSO de ESO en Chile, ”ya que demuestra que la técnica de velocidad radial tiene el potencial de revelar la presencia de una población de planetas ligeros, como el nuestro, que se espera que sean los más abundantes en nuestra galaxia y que potencialmente pueden albergar vida tal y como la conocemos”.

La búsqueda de otros mundos por parte de ESPRESSO se complementará con el Telescopio Extremadamente Grande (ELT) de ESO, actualmente en construcción en el desierto de Atacama, que será crucial para descubrir y estudiar muchos más planetas alrededor de estrellas cercanas.

Referencia bibliográfica:

João Faria et al. “A candidate short-period sub-Earth orbiting Proxima Centauri”. Astronomy & Astrophysics, 2022.


Share

Últimas publicaciones

Científicos ciudadanos desarrollarán una plataforma de prevención de noticias falsas
Andalucía | 29 de mayo de 2024

Investigadores de la Universidad de Sevilla y la empresa Civiencia lideran ‘De pantallas a ventanas: un proyecto contra la desinformación digital’ donde están elaborando una guía basada en las aportaciones de grupos vecinales y estudiantes universitarios para que la ciudadanía cuente con pautas claras y sencillas para que actúe frente a los bulos. Esta iniciativa forma parte del proyecto ‘Andalucía + ciencia ciudadana’, impulsado por la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación y coordinado por Fundación Descubre y la Universidad Pablo de Olavide, que pretende potenciar la utilización de este abordaje científico participativo entre distintos agentes de la región.

Sigue leyendo
Aplican la ciencia ciudadana para reducir el tiempo de uso del móvil en jóvenes andaluces
Sevilla | 28 de mayo de 2024

Investigadores de las Universidades de Sevilla, Jaén y Cádiz participan en el proyecto ‘Desconéctate para Conectar: Fomentando un Estilo de Vida Activo y Saludable entre los Jóvenes Andaluces’ que buscará estrategias concretas para incentivar a estudiantes de secundaria, bachillerato y universidad a que cambien sus hábitos de uso de dispositivos móviles por actividades físicas.

Sigue leyendo
Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido