VOLVER

Share

Investigadores de las universidades de Granada y Pablo de Olavide crean nuevos materiales porosos para mejorar la captura de gases contaminantes

Fuente: Universidad Pablo de Olavide


03 de marzo de 2017

gases1WLas emisiones generalizadas de gases tóxicos procedentes de la combustión de carburantes fósiles representan importantes riesgos para la salud de las personas a escala mundial. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) apunta que la mala calidad del aire es directamente responsable de un octavo de las muertes totales globales. Por lo tanto, el desarrollo de tecnologías eficientes para capturar gases tóxicos de fuentes estáticas (plantas eléctricas) y móviles (vehículos) es un proyecto crítico para la sostenibilidad ambiental.

La investigación llevada a cabo gracias a la colaboración entre la Universidad Pablo de Olavide y la Universidad de Granada, demuestra que la modificación de sólidos porosos sintéticos de tipo red metalorgánica porosa, mediante la creación de defectos cristalinos, da lugar a una mejora significativa en la captura de gases contaminantes procedentes de la combustión de carburantes fósiles. En concreto, el personal investigador de estas universidades ha estudiado la captura de dióxido de azufre en redes defectuosas de pirazolatos de níquel intercambiadas con iones bario como consecuencia de interacciones específicas entre las moléculas de gas contaminantes y los defectos cristalinos.

La imgases2Wportancia de la conclusión de este estudio radica en que la eliminación de dióxido de azufre en las emisiones de centrales térmicas consigue disminuir  problemas medioambientales como la lluvia ácida.

Esta investigación se ha llevado a cabo en el marco de varios proyectos (Marie Curie, Consejo Europeo de Investigación, ERC-Grant y MINECO Retos y Excelencia) que cuentan con la participación del personal de ambas universidades. Jorge A. Rodríguez Navarro, L. Marleny Rodríguez-Albelo y Elena López-Maya trabajan en el Departamento de Química Inorgánica de la Universidad de Granada. Por parte de la Universidad Pablo de Olavide, la profesora Sofía Calero dirige el Grupo de Materiales Nanoestructurados para Aplicaciones Tecnológicas del Departamento de Física, Química y Sistemas Naturales. En el mismo se estudia el uso de simulaciones moleculares para el desarrollo de nuevos materiales multifuncionales para aplicaciones en la ciencia básica y en la tecnología. En esta investigación, ha trabajado con Said Hamad y Rabdel Ruiz-Salvador.

L.M. Rodríguez-Albelo, E. López-Maya, S. Hamad, R. Ruiz-Salvador, S. Calero and J.A.R. Navarro, Selective sulfur dioxide adsorption on cristal defect sites on an isoreticular Metal Organic Framework series, Nature Communications 8, Article number: 14457 (2017) doi:10.1038/ncomms14457.

www.nature.com/articles/ncomms14457


Share

Últimas publicaciones

El Virgen del Rocío se convierte en el primer hospital español autorizado para usar piel humana artificial
Sevilla | 18 de junio de 2024

Los pacientes, tanto adultos como menores, con una gran superficie de piel quemada se beneficiarán de este tratamiento. Actualmente ya se han fabricado 12 metros cuadrados de piel humana artificial. Esta experiencia consolidada ha posibilitado la aprobación por parte de la Agencia Española del Medicamento del uso de la piel artificial como medicamento para todo tipo de tratamiento.

Sigue leyendo
Científicos encuentran ecuaciones matemáticas para comprender el proceso de formación de los embriones
Sevilla | 18 de junio de 2024

Estos nuevos modelos han sido nombrados por su equipo científico como ‘Sevilletor’ al haber sido creados en Sevilla. Los resultados, publicados en la revista ‘Development’ mejoran las perspectivas del estudio de cómo los cambios en las vías de señalización impulsan diferentes comportamientos autoorganizados que existen en la formación de procesos biológicos.

Sigue leyendo
Investigadores de la UCO descubren el vino más antiguo del mundo en una tumba de Carmona
Córdoba | 18 de junio de 2024

Blanco, con 2000 años de reposo y de origen andaluz, así es el vino más antiguo descubierto. Ha sido descubierto en una urna funeraria de vidrio por un equipo del departamento de Química Orgánica de la Universidad de Córdoba en colaboración con el Ayuntamiento de Carmona. La clave para su identificación la dieron los polifenoles, unos biomarcadores presentes en todos los vinos. 

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido