VOLVER

Share

LAS MICROALGAS, UN ARMA DIMINUTA PARA LUCHAR CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO


07 de enero de 2011

Fuente:  Efe

 

Las microalgas marinas se han convertido, por su capacidad para retirar CO2 de la atmósfera, en un arma para luchar contra el cambio climático, una aplicación que, entre otras, como la acuicultura o la farmacia, se investiga en el Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía (ICMAN-CSIC).

 

Las microalgas marinas se han convertido, por su capacidad para retirar CO2 de la atmósfera, en un arma para luchar contra el cambio climático, una aplicación que, entre otras, como la acuicultura o la farmacia, se investiga en el Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía (ICMAN-CSIC).

Este centro, ubicado en el campus de Puerto Real (Cádiz) acoge la mayor colección de España de microalgas, con más de 300 cepas, tanto autóctonas como foráneas, según ha explicado a Efe su directora, Maricarmen Sarasquete.

Las microalgas son fundamentales en el estudio del cambio climático, ya que son un elemento amortiguador de la acumulación del CO2 atmosférico.

Por delante de España, las mayores colecciones de microalgas marinas son las del Reino Unido, Alemania, Francia y República Checa, según Luis Lubián, uno de los investigadores del centro en donde trabaja una treintena de científicos.

Las microalgas son microorganismos aislados del fitoplancton (primer eslabón de la cadena trófica), que generalmente se conservan en cultivo, y se utilizan para estudios en laboratorio o aplicaciones biotecnológicas de provecho para el hombre.

Como cualquier organismo fotosintético, las microalgas retiran CO2 de la atmósfera produciendo oxígeno, lo que tiene grandes aplicaciones en la investigación para la protección del medioambiente y la búsqueda de nuevas formas de energía como el biodiesel.

También tiene aplicaciones en medicina, cosmética y alimentación, entre otros muchos ámbitos, ha añadido por su parte, la investigadora Ana García, quien realiza en el ICMAN una tesis doctoral sobre la aplicación de las microalgas para el cambio climático.

Su investigación se basa en un fotobiorreactor para crear la mayor biomasa posible a partir de microalgas de varias cepas en distintas condiciones de luz para que incorporen la cantidad máxima de CO2.

La ventaja de las microalgas es su gran capacidad de generación de biomasa, algo que no sucede con las plantas terrestres que pueden tardar muchos años en crecer.

Alrededor de una semana es el tiempo aproximado para que las microalgas cultivadas en el laboratorio se conviertan en sustento para los organismos ubicados en el peldaño siguiente de la cadena trófica, el zooplancton.

Anteriormente a ese proceso, las microalgas tienen que haber sido aisladas y liberadas de los contaminantes adheridos, procedentes del espacio de agua salada o dulce de donde fueron extraídas.

El cultivo en laboratorio del fitoplancton como sustento del zooplancton abre importantes vías también en la investigación para la búsqueda de soluciones al problema de la sobrepesca en el mundo.

Con ese objetivo, el ICMAN, un centro pionero a nivel mundial en reproducción artificial y cultivo de peces», desarrolla en sus instalaciones experimentos para simular las condiciones del océano, según ha explicado Maricarmen Sarasquete.

Así por ejemplo, en el caso de la dorada, los científicos del ICMAN son capaces de recrear las condiciones de luz que influyen en la reproducción de este pez, que prolifera en invierno, y gracias a su tecnología es posible disponer de ejemplares de este animal durante todo el año.

Estas técnicas garantizan una seguridad absoluta en el consumo de estos animales, dado que son obligatorios los controles exhaustivos por ley, ha precisado la directora del centro, que estima que hoy en día entre el 60 y el 70 por ciento del pescado que se consume procede de acuicultura.

Según Sarasquete, «la legislación europea en acuicultura es tan exigente o más que en ganadería. Existe una legislación muy rigurosa. Los piensos están muy optimizados y el producto cultivado es de calidad excepcional».

En el caso del lenguado, también se ha conseguido la reproducción artificial, pero aún no se sabe controlar el proceso durante todo el año; el factor limitador de su reproducción también es la temperatura.

Según la directora del ICMAN, en los últimos años se ha duplicado en España la cifra de doradas cultivadas con técnicas de acuicultura, que han pasado de 12.000 toneladas en 2003 a 25.000 toneladas en 2009.

Aunque España dispone de una tecnología muy avanzada en este ámbito, se enfrenta a la competencia de países con mano de obra más barata, como Grecia, y al reto de diversificar las especies para ofrecerlas a los consumidores.


Share

Últimas publicaciones

Científicos ciudadanos desarrollarán una plataforma de prevención de noticias falsas
Andalucía | 29 de mayo de 2024

Investigadores de la Universidad de Sevilla y la empresa Civiencia lideran ‘De pantallas a ventanas: un proyecto contra la desinformación digital’ donde están elaborando una guía basada en las aportaciones de grupos vecinales y estudiantes universitarios para que la ciudadanía cuente con pautas claras y sencillas para que actúe frente a los bulos. Esta iniciativa forma parte del proyecto ‘Andalucía + ciencia ciudadana’, impulsado por la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación y coordinado por Fundación Descubre y la Universidad Pablo de Olavide, que pretende potenciar la utilización de este abordaje científico participativo entre distintos agentes de la región.

Sigue leyendo
Aplican la ciencia ciudadana para reducir el tiempo de uso del móvil en jóvenes andaluces
Sevilla | 28 de mayo de 2024

Investigadores de las Universidades de Sevilla, Jaén y Cádiz participan en el proyecto ‘Desconéctate para Conectar: Fomentando un Estilo de Vida Activo y Saludable entre los Jóvenes Andaluces’ que buscará estrategias concretas para incentivar a estudiantes de secundaria, bachillerato y universidad a que cambien sus hábitos de uso de dispositivos móviles por actividades físicas.

Sigue leyendo
Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido