VOLVER

Share

Monitorizarán la incidencia del coronavirus en las aguas residuales de la ciudad de Málaga

Un proyecto conjunto de la Universidad de Málaga y el Ayuntamiento de la capital malagueña servirá para analizar con la técnica PCR la presencia de coronavirus en muestras recogidas en distintos puntos del saneamiento de la capital, como fórmula para medir y anticipar rebrotes. Los resultados obtenidos se incluirán en la Red Andaluza de Vigilancia de Aguas Residuales como «indicador de alerta temprana» de la enfermedad.

Fuente: Universidad de Málaga


Málaga |
20 de enero de 2021

El rector de la Universidad de Málaga, José Ángel Narváez, y el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, han presentado en el Rectorado un convenio de colaboración que permitirá la monitorización de la incidencia de SARS-CoV-2 en aguas residuales de la capital.

Acto de presentación del convenio en el edificio Rectorado.

El proyecto servirá para analizar con la técnica PCR la presencia de coronavirus en muestras recogidas en distintos puntos del saneamiento de la capital, como fórmula para medir y anticipar rebrotes. Los resultados obtenidos se incluirán en la Red Andaluza de Vigilancia de Aguas Residuales como «indicador de alerta temprana» de la enfermedad,

“La Universidad está siempre al servicio de la sociedad», indicó Narváez durante su presentación, en la que explicó cómo el proyecto servirá para obtener «un índice directo y real» de cómo se distribuye la incidencia del coronavirus en los distintos distritos de Málaga. «Este es un modelo de colaboración institucional del que estoy especialmente satisfecho, en el que vamos a compartir personas, recursos, conocimiento, trabajo e incluso su financiación», añadió el rector.

De la Torre destacó la capacidad que tiene la UMA de hacer análisis PCR con «un grupo muy potente», que servirá para complementar «otros estudios que ya venimos haciendo». El alcalde habló además de la oportunidad de utilizar esta estrategia en el futuro «no sólo para esta pandemia; sino para monitorizar otras enfermedades de transmisión existentes y las futuras que puedan llegar», por lo que le pronosticó a estos estudios «un largo recorrido».

La UMA participa en la iniciativa a través del Vicerrectorado de Investigación y Transferencia, que pone a disposición del proyecto a los Servicios Centrales de Apoyo a la Investigación (SCAI) y a personal altamente cualificado, con seis doctores implicados. La universidad aportará un total de 30 mil euros al proyecto.

Objetivos del estudio

Este equipo, dirigido por el director del SCAI, Pedro Cañada, será el encargado de la puesta a punto y validación de los protocolos, establecer estrategias de correlación entre los resultados de los ensayos y el estado epidemiológico en la ciudad, hacer los ensayos de las muestras y elaborar informes de resultados semanales.

Cañada explicó durante el acto cómo desde el inicio de la pandemia la Unidad de Genómica de los Servicios Centrales de Apoyo a la Investigación de la UMA, donde se encuadra el Laboratorio de Ensayos PCR, se puso a disposición de las autoridades sanitarias cediendo equipos y reactivos disponibles para el diagnóstico a los hospitales de Málaga.

Este estudio permitirá medir con la técnica PCR la presencia del patógeno en las redes de saneamiento y elaborar informes semanales.

Asimismo, y contando también con el mecenazgo de UNICAJA, el Vicerrectorado de Investigación puso en marcha un laboratorio específico para el análisis PCR de SARS-Cov-2 en las instalaciones del SCAI, con equipamiento de última generación, y derivó desde otras unidades a personal de alta cualificación. Desde abril de 2020 dicho laboratorio está acreditado por el Ministerio de Sanidad, a través Instituto Carlos III, para hacer pruebas de coronavirus, un hecho que permite ahora acometer este proyecto. «La Universidad de Málaga y EMASA establecieron en septiembre de 2020 su interés en colaborar en este proyecto a través de la Cátedra Ciencias del Litoral Costa del Sol, dirigida por el profesor de la Facultad de Ciencias, Francisco Franco Duro», explicó Pedro Cañada.

Por su parte, el Ayuntamiento de Málaga, a través del Área de Sostenibilidad Ambiental y de la Empresa Municipal de Agua (EMASA), participa en el proyecto con la misma aportación económica, 30 mil euros, y un equipo de cinco técnicos dirigido por la doctora Carmen Assiego de Larriva.

Las muestras de aguas residuales recogidas en diferentes puntos de la red de saneamiento de la ciudad, elegidos estratégicamente, serán aportadas por EMASA semanalmente, con el objeto de que sean representativas de todos los distritos. Desde el inicio de la pandemia, EMASA realiza estas labores de recogida y análisis de muestras de aguas residuales, que son analizadas para la detección de restos Covid-19. A partir de ahora se aportarán a la UMA para que sean estudiadas con nuevos parámetros de investigación.


Share

Últimas publicaciones

Investigadores trabajan en un proyecto para cultivar hortalizas y generar energía eléctrica de forma simultánea
Sevilla | 18 de julio de 2024

Investigadores de la Universidad de Sevilla y la Universidad Politécnica de Madrid trabajan en un proyecto que persigue explorar las posibilidades de cultivar hortalizas al mismo tiempo que se genera energía eléctrica mediante paneles solares. El ahorro de agua o el uso más eficiente del territorio son algunos de los beneficios que espera aportar esta investigación.

Sigue leyendo
Avances en las enfermedades mitocondriales gracias al análisis de nuevas variantes génicas
Sevilla | 17 de julio de 2024

Un estudio del CABD, liderado por el catedrático de la Universidad Pablo de Olavide Carlos Santos Ocaña, identifica nuevas variantes genéticas del gen COQ7 y su relación con la deficiencia de Coenzima Q10 en pacientes pediátricos. La investigación ha distinguido claves genéticas que pueden mejorar diagnóstico y tratamiento de enfermedades mitocondriales.

Sigue leyendo
Un estudio compara el sistema más eficaz para gestionar el consumo de agua en agricultura
Córdoba | 16 de julio de 2024

A partir de un modelo de programación matemática, el estudio realizado por el grupo WEARE de la Universidad de Córdoba, pone de manifiesto que la asignación proporcional de agua, y no el impuesto adicional al recurso, es más eficaz desde el punto de vista de quienes se dedican a la agricultura.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido