VOLVER

Share

Posible diana terapéutica contra la malaria y el mal de las ‘vacas locas’

Fuente: Universidad de Sevilla


22 de septiembre de 2016
De izq. a dcha., los investigadores de la Universidad de Sevilla Veit Goder, Leticia Lemus y Manuel Muñiz. / US

De izq. a dcha., los investigadores de la Universidad de Sevilla Veit Goder, Leticia Lemus y Manuel Muñiz. / US

Investigadores de la Universidad de Sevilla, en colaboración con la Universidad de Ginebra en Suiza, han descubierto que ciertas proteínas ‘escapan’ del sistema de control de calidad de las células. Los resultados, publicados en The Journal of Cell Biology, muestran cómo estos fallos estructurales en las proteínas pueden provocar enfermedades como la encefalopatía espongiforme bovina, más conocida como ‘el mal de las vacas locas’.

“Hasta ahora se creía que las células generalmente detectaban todas aquellas proteínas que estaban mal plegadas y las destruían mediante un mecanismo conocido como degradación de proteínas asociadas al retículo endoplasmático (RE). Hemos descubierto que, en concreto, una estructura compleja llamada GPI –que se adhiere a determinadas proteínas, como los priones– hace que las proteínas salgan rápidamente del RE, independientemente de su plegamiento. Como consecuencia algunas proteínas mal plegadas son transportadas por error a su destino en la célula donde pueden causar alteraciones», explica Veit Goder, jefe del grupo de investigación y autor de este estudio.

“Esto se produce porque el mecanismo de salida de estas proteínas desde el RE –mediado por el anclaje a GPI– es rápido y no le da tiempo a la célula a detectar la anomalía”, explica Goder, quien añade que “hemos detectado que al menos una parte de estas proteínas que ha salido del RE se deriva a otro orgánulo dentro de la célula, el lisosoma, donde sí se destruye, de modo que quizás estemos ante un nuevo método de control de calidad”.

Tras este descubrimiento, los expertos señalan que uno de los siguientes pasos puede ser investigar posibles fármacos capaces de prevenir que estas proteínas mal plegadas escapen del mecanismo de control de calidad en el RE y provoquen fallos en el sistema inmunológico.

Esta investigación se ha llevado a cabo utilizando la levadura, como organismo modelo, en los laboratorios de la Facultad de Biología, fundamentalmente en el departamento de Genética y de Biología Celular, y en el Centro de Investigación, Tecnología e Innovación de la Universidad de Sevilla (CITIUS).

Referencia bibliográfica:

Natalia Sikorska, Leticia Lemus, Auxiliadora Aguilera-Romero, Javier Manzano-Lopez, Howard Riezman, Manuel Muñiz, and Veit Goder1. Limited ER quality control for GPI-anchored proteins. The Journal of Cell Biology. June 20, 2016 // JCB vol. 213 no. 6 693-704. doi: 10.1083/jcb.201602010.


Share

Últimas publicaciones

El Virgen del Rocío se convierte en el primer hospital español autorizado para usar piel humana artificial
Sevilla | 18 de junio de 2024

Los pacientes, tanto adultos como menores, con una gran superficie de piel quemada se beneficiarán de este tratamiento. Actualmente ya se han fabricado 12 metros cuadrados de piel humana artificial. Esta experiencia consolidada ha posibilitado la aprobación por parte de la Agencia Española del Medicamento del uso de la piel artificial como medicamento para todo tipo de tratamiento.

Sigue leyendo
Científicos encuentran ecuaciones matemáticas para comprender el proceso de formación de los embriones
Sevilla | 18 de junio de 2024

Estos nuevos modelos han sido nombrados por su equipo científico como ‘Sevilletor’ al haber sido creados en Sevilla. Los resultados, publicados en la revista ‘Development’ mejoran las perspectivas del estudio de cómo los cambios en las vías de señalización impulsan diferentes comportamientos autoorganizados que existen en la formación de procesos biológicos.

Sigue leyendo
Investigadores de la UCO descubren el vino más antiguo del mundo en una tumba de Carmona
Córdoba | 18 de junio de 2024

Blanco, con 2000 años de reposo y de origen andaluz, así es el vino más antiguo descubierto. Ha sido descubierto en una urna funeraria de vidrio por un equipo del departamento de Química Orgánica de la Universidad de Córdoba en colaboración con el Ayuntamiento de Carmona. La clave para su identificación la dieron los polifenoles, unos biomarcadores presentes en todos los vinos. 

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido