VOLVER

Share

REDD AVANZA PERO NO A GUSTO DE TODOS


10 de diciembre de 2010

Fuente: SINC

Según la Organización Meteorológica Mundial (OMM), el año 2010 ha sido, junto a los años 1998 y 2005, uno de los años más cálidos desde que empezaron los registros climáticos en 1850. La tendencia para los próximos años será similar y los ecosistemas, así como sus habitantes, se verán perjudicados. El posible nuevo acuerdo de Cancún tiene un gran desafío: lograr cambiar la tendencia a la vez que satisfacer a todos.

REDD (Reducción de Emisiones por la Deforestación y la Degradación forestal) ha avanzado de forma favorable, aunque no determinante, en las negociaciones de la XVI Conferencia de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 16). La novedad es que el tema de la deforestación “evitada” se está convirtiendo en una medida de mitigación.

Hasta ahora, los países han dado pasos importantes hacia el establecimiento de un objetivo global a largo plazo de lo que supone la reducción de emisiones de CO2, y hacia un sistema de actuación regional o nacional.

El cómputo a nivel nacional sería el más adecuado para Greenpeace, pero tendría condiciones excepcionales para Colombia, por ejemplo, “que a nivel nacional no puede controlar todo su territorio”, concreta a SINC Aida Vila, responsable de la campaña de Cambio Climático de la ONG.

Sin embargo, y aunque REDD en su conjunto tiene detractores, la controversia se dispara con REDD+, que introduce la versión “mercantilizada” de los bosques. Los mercados de carbono para financiar la reducción de emisiones son vistos por los pueblos indígenas como “una trampa para comprar a las comunidades”, advierte Silvia Ribeiro, directora para América Latina del Grupo ETC (grupo de acción sobre Erosión, Tecnología, y Concentración).

“Los indígenas no quieren que se les relacione con el mercado. Los criterios son muy claros: versan sobre la conservación de la biodiversidad y de las condiciones de vida de las poblaciones indígenas”, señala Vila.

Malas prácticas, malas experiencias

Los grupos que se oponen a REDD, y que en el caso de Bolivia cuentan con el apoyo del gobierno, se basan en malas praxis pasadas para argumentar su oposición.

«Nosotros ya sabemos que los esquemas de compensación como REDD no van a proteger ni los bosques ni los derechos de los pueblos indígenas. Si vamos a salvar el clima, necesitamos enfocarnos en soluciones reales que aseguren que los bosques queden en pie y los derechos de los pueblos sean respetados», declara Tom Goldtooth, miembro de la Red Indígena Ambientalista.

Según Ribeiro, la mayoría de los pueblos indígenas están en contra de REDD porque “es una forma de privatizar los bosques y de favorecer a los que talan”. Las comunidades temen que su territorio quede alienado por las empresas privadas y que al final se desforeste más. “En México y Ecuador ya existen pre-experiencias del pago por servicios ambientales. Realmente no compensa”, manifiesta a SINC Ribeiro.

La gestión de REDD parece ser el principal reto. Existen problemas con las fronteras de los bosques porque “son territorios poco claros” y porque “hay maneras poco claras de apoyar a las comunidades a nivel local”, alerta a SINC Constance McDermott, investigadora en el Instituto de Cambio del Medio Ambiente y el Centro para Bosques Tropicales de la Universidad de Oxford (Reino Unido).

Para la investigadora, “hasta que estas cuestiones básicas no se resuelvan, será muy difícil invertir más dinero a la causa y beneficiar a las personas más directamente afectadas”.

La Unión Europea ha mostrado también su apoyo a estas comunidades con una nueva postura “que tiene que ser una salvaguardia para los indígenas respecto a sus intereses. No tenemos que violar sus derechos”, declara John Leine, representante del Parlamento Europeo.

Pero ante la insatisfacción generada, las comunidades de indígenas bolivianos han presentado la primera Ley de la Madre Tierra, que recoge los derechos de la Tierra a existir, a un aire limpio y un agua pura, y a no ser contaminada, ni genéticamente modificada.


Share

Últimas publicaciones

Aplican la ciencia ciudadana para reducir el tiempo de uso del móvil en jóvenes andaluces
Sevilla | 28 de mayo de 2024

Investigadores de las Universidades de Sevilla, Jaén y Cádiz participan en el proyecto ‘Desconéctate para Conectar: Fomentando un Estilo de Vida Activo y Saludable entre los Jóvenes Andaluces’ que buscará estrategias concretas para incentivar a estudiantes de secundaria, bachillerato y universidad a que cambien sus hábitos de uso de dispositivos móviles por actividades físicas.

Sigue leyendo
Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo
Un estudio del CSIC revela que zorzales, codornices y pinzones son las especies de aves más propensas a tener garrapatas
Sevilla | 27 de mayo de 2024

Un nuevo estudio liderado por la Estación Biológica de Doñana – CSIC ha analizado la prevalencia de garrapatas en más de 600.000 aves capturadas a lo largo de 17 años. Los resultados podrán ayudar a identificar en qué especies se deberían focalizar los esfuerzos de vigilancia de enfermedades zoonóticas. Los resultados de este trabajo se han publicado en la revista One Health.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido