VOLVER

Share

UNA EMPRESA MALAGUEÑA DISEÑA UN PROCESO CON NANOPARTÍCULAS QUE MEJORA LOS MATERIALES AERONÁUTICOS


06 de diciembre de 2011

Luis F. Prieto / Programa para la Formación de Monitores en Materia de Divulgación del Conocimiento

La empresa malagueña Yflow se encuentra inmersa en un proyecto que pretende mejorar las prestaciones de los materiales compuestos en las construcciones aeronáuticas. A través de un convenio con AirBus, con una relación que dura más de cinco años, esta firma pone su tecnología al servicio de una mayor resistencia a los impactos y, por tanto, a una garantía más eficaz de la seguridad aeronáutica. 

Para ello, utilizan una tecnología de lo más vanguardista, en la que se ha especializado durante los últimos años y en la que son reconocidos como uno de los máximos exponentes, a nivel mundial, en el ámbito del sector científico industrial. La tecnología consiste, de forma genérica, en la aplicación de campos eléctricos a líquidos, propiciando la elaboración de fibras o partículas de tamaño minúsculo (hasta decenas de nanómetros).

En concreto, en el ámbito de este proyecto, Yflow usa su tecnología para obtener resinas más resistentes y con mejores propiedades eletromagnéticas, logrando un material más adecuado a las nuevas exigencias de las autoridades de seguridad aérea, y un uso de los recursos mucho más optimizado.

 

La nanotecnología sigue ganando enteros en la innovación andaluzaLos materiales compuestos que conforman las construcciones aeronáuticas (hoy día constituyen hasta un 30% y en un futuro llegarán al 50%) constan, principalmente, de fibras de carbono y resinas que logran un grado de resistencia óptimo, pero no suficiente a los nuevos criterios de calidad frente a impactos.

 

Además, una de las principales características de estos materiales es su baja conductividad eléctrica y térmica, lo que obliga a los fabricantes de aeroestructuras a incorporar elementos metálicos, más pesados que los compuestos, para aislar la aviónica y proteger al aeronave frente a rayos.

 

Es crucial, por tanto, para la industria de los composites, conseguir mejorar estos propiedades. Para ello, Yflow hace uso de los tan en boga nanotubos o nanofibras de carbono de buena calidad. La empresa malagueña incorpora esos nanotubos a las resinas, para mejorar su robustez y, al mismo tiempo, sus propiedades electromagnéticas. “El problema está en que, al añadir los nanotubos a las resinas, éstos tienden a unirse en complejas madejas que no acaban de configurar la forma idónea para lograr el objetivo”, comenta David Galán, responsable de Desarrollo de Negocios de la empresa.

 

La intención, a partir de entonces, es dispersar los nanotubos de una forma homogénea por todo el material, logrando dos grandes metas. Por un lado, aumentar la fiabilidad de las resinas; por otro, que sea necesario para ello el uso de menos nanotubos que si se añaden en madejas o conglomerados. “Primero, mediante el uso de ultrasonidos se rompen las madejas de nanotubos, lo que a su vez permite conseguir suspensiones estables. Ahí es donde entra nuestra tecnología.

 

La aplicación de campos eléctricos a estas dispersiones de resinas-nanotubos generan, de forma controlada, capas homogéneas y de muy pequeño espesor. Estas capas están compuestas de microfibras de resina con inclusiones de nanotubos, lo que permite obtener mejores propiedades con menor porcentaje de nanotubos, sin duda una ventaja frente a otras tecnologías”, continuó Galán. 

 

Proyecto Infinitex

Por otra parte, la empresa, perteneciente a Andalucía Biorregión, trabaja en nanofibras destinadas a la confección de telas con microporos que consiguen una elevada impermeabilidad, pero, a su vez, una libre circulación del sudor a través de las mismas. Estos No tejidos, compuestos de nanofibras plásticas, logran mantener al usuario aislado del agua, pero mejora su transpirabilidad, haciendo que el tejido se adapte totalmente a la temperatura corporal y a los movimientos del cuerpo. 

 

El nuevo tejido, que se desarrolla en el marco del proyecto Infinitex, desarrollado por un consorcio con otras empresas y financiado por el Consejo para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI), se obtiene también con la misma tecnología; es decir, mediante el uso de campos eléctricos aplicados, en este caso, a disoluciones poliméricas.

Además de en los campos de los materiales compuestos y nanocompuestos, y del textil, la tecnología, que comúnmente es conocida como electrospinning o electrospray, tiene un amplio abanico de potenciales aplicaciones en sectores emergentes como son la regeneración de tejidos, las pilas de combustible, la producción y el almacenamiento de hidrógeno, los nanosensores y la encapsulación, entre otros.

 

En la actualidad ya existen productos en el mercado con nanofibras fabricadas por esta tecnología, como por ejemplo en sistemas de filtración de aire y líquidos, y en biomedicina.

 

Más información:

FUNDACIÓN DESCUBRE
Departamento de Comunicación
Teléfono: 954 99 51 85 / 954 99 50 99
e-mail: comunicacion@fundaciondescubre.es
Página web: www.fundaciondescubre.es
www.facebook.com/cienciadirecta
twitter:@cienciadirecta

EMPRESA YFLOW
David Galán
Director Proyectos y Gerente Yflow
Teléfono: 952 02 03 70
e-mail: contact@yflow.com


Share

Últimas publicaciones

Desarrollan un bioplástico transparente a partir de residuos de la poda del olivo
Jaén | 17 de mayo de 2024

Un equipo de investigación de la Universidad de Jaén y la Fundación Andaltec ha logrado un nuevo material desde los desechos del olivar con buenas cualidades para el envasado de alimentos. Los resultados ofrecen una mayor rentabilidad a este subproducto que otros usos actuales y potencian la economía circular de la zona.

Sigue leyendo
La exposición ‘Paseo Matemático Al-Ándalus’ de Fundación Descubre llega a Chipiona
Cádiz, Chipiona | 17 de mayo de 2024

La muestra podrá visitarse hasta el 14 de junio en la sala de exposiciones del Castillo.

Sigue leyendo
Diseñan una nueva herramienta para avanzar hacia un uso sostenible del agua
Granada | 17 de mayo de 2024

Investigadores del CSIC lideran el desarrollo de un ‘software’ para evaluar el rendimiento de los aditivos que buscan eliminar las incrustaciones de minerales en los sistemas de tratamiento de agua. La clasificación del impacto generado por estos agentes, que provocan estragos en la gestión del agua, permitirá desarrollar soluciones más sostenibles en diversas industrias.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido