VOLVER

Share

Alberto Torrejón Valenzuela. Joven investigador de la Universidad de Sevilla

“Hace 10 años asistí como alumno a un Café con Ciencia y ahora participo para contar a los estudiantes qué es ser investigador”

Nacido en Los Barrios (Cádiz), este joven experto en Matemáticas y Estadística por la Universidad de Sevilla representa a la perfección una evidencia científica: la participación de estudiantes en actividades de divulgación científica les motiva a interesarse por la ciencia, y en este caso concreto, a dedicarse a ella. Este es el objetivo de proyectos como Café con Ciencia, iniciativa que Fundación Descubre puso en marcha hace más de una década y que organiza cada año en toda Andalucía de la mano de universidades y centros de investigación y divulgación científica.


Sevilla |
06 de junio de 2024

De niño, Alberto no tenía claro qué quería ser cuando fuera mayor. Conforme crecía e iba avanzando en sus estudios, por su cabeza rondaban muchas opciones, pero ninguna de forma rotunda. Su curiosidad por obtener respuestas y su interés por el mundo que le rodeaba le hacían pensar que quizá pudiera formarse para algún día llegar a ser arquitecto. Al mismo tiempo, también se planteaba dedicarse al periodismo y contar a los demás todo lo que veía a su alrededor. 

El punto de inflexión llegaría en su etapa de instituto, mientras cursaba 1º de Bachillerato. Fue ese año cuando en su centro, el IES ‘Sierra Luna’, le propusieron participar en una actividad extraacadémica, fuera de su localidad. En concreto, a más de 100 kilómetros de distancia de su casa. Aquel día, en pleno casco antiguo de Cádiz, en el Aulario ‘La Bomba’, la Fundación Descubre y la Universidad de Cádiz organizaban un Café con Ciencia, de los primeros que se celebraron nada más se puso en marcha esta iniciativa de divulgación para despertar vocaciones científicas entre los más jóvenes.

Café con Ciencia durante la 22º edición de la Feria de la Ciencia de Sevilla.

Uno de esos cafés los impartió José Piñero, entonces un joven doctorando en Física de la Universidad de Cádiz, que, a punto de leer su tesis doctoral, llevó como material de apoyo a su charla dos cosas que Alberto recuerda perfectamente: la recién presentada tesis de una compañera de departamento y un objeto con forma de piedra que nadie sabía para qué servía.

Después de contarles quién era, cómo era su día a día y alguna curiosidad más sobre su vida mientras desayunaban, Alberto recuerda que Piñero sacó de su bolsillo la piedra y la hizo girar sobre la mesa en la que tomaban café. “Giraba y giraba y como consecuencia del rozamiento y otros parámetros físicos, la piedra iba frenando. Cuando paró por completo, la puso a girar en el sentido contrario, pero esta vez no se paraba. Entonces, Piñero nos preguntó si queríamos entender por qué sucedía aquello. Su respuesta fue que nos esperaba allí (en la Universidad) en unos años”, relata Torrejón. 

Aquella mañana, en la cabeza de Alberto despertaron nuevas inquietudes que hasta entonces no había tenido: entre ellas, decantarse por las Matemáticas. 

Y así, dos años después de aquel Café con Ciencia que le cambió el rumbo, se mudó de Los Barrios a Sevilla, donde comenzó a estudiar el Grado en esta disciplina científica. Continuó su formación con un Máster Universitario en Matemáticas y un Doctorado en Matemáticas, en la rama de Estadística e Investigación Operativa, ambos también en la Universidad de Sevilla. 

Mismo formato, diferentes roles 

Durante todo este tiempo, Alberto no ha olvidado su paso por ese Café y este año ha vuelto a revivir la experiencia, aunque en esta ocasión lo ha hecho desde la otra parte, como ponente. “A lo largo de este curso he tenido la suerte de participar en mi primer ‘Café con Ciencia’ como ponente, algo que nunca había imaginado. Cuando me ofrecieron participar, no me lo pensé. Yo ya conocía ‘Café con Ciencia’ porque hace 10 años también tuve el privilegio de poder asistir como alumno y sabía en qué consistía… ahora soy yo quien cuenta a los estudiantes qué es ser investigador en la Universidad”, reconoce Torrejón.

Una experiencia que califica como muy gratificante y la vez una gran responsabilidad. “Mientras hablaba con los estudiantes que vinieron al primer Café veía en ellos a muchos Albertos de hace 10 años. Espero que aprendieran y disfrutaran mucho. Yo lo hice y pude ponerme durante una hora en la piel de lo que sentiría Piñero en ese café en el que yo fui el alumno. Una vez más, ha sido una vivencia inolvidable que me hecho recargar pilas y proponerme nuevas metas que alcanzar”, asegura. 

Un momento del Café con Ciencia en el que Alberto Torrejón participó como investigador.

En estos diez años desde aquel Café con Ciencia como estudiante, Alberto estudió Matemáticas, lo tenía claro. Al terminar, buscó trabajo en la empresa privada y si bien aprendió mucho de lo que hoy sabe, no veía que ese fuera su sitio. “Siempre me ha gustado resolver problemas, responder preguntas y por eso decidí volver a la Universidad para dedicarme de lleno a la investigación”, cuenta. 

Y entre algoritmos y datos, Alberto trabaja como investigador en la Universidad de Sevilla desde hace tres años. “Me dedico a formular y resolver problemas combinatorios complejos que tienen aplicaciones en diversos campos, como la logística, el transporte, la localización de recursos, la construcción de algoritmos justos, el análisis de datos, etc.”, detalla.

Apasionado de las matemáticas y la estadística, Alberto es un ejemplo con nombre y apellidos que demuestra cómo las actividades de divulgación científica pueden contribuir a despertar vocaciones científicas entre los jóvenes. En su caso, una dosis de cafeína acompañada de una piedra giratoria influyeron en que hoy día se dedica a investigar en el área de las matemáticas. 

Porque siempre hay tiempo para un café, y si es con ciencia, sabe mejor y se aprende mucho más.


Share

Últimas publicaciones

El proyecto ‘Ciencia sin Etiquetas’ acerca el conocimiento científico a más de 600 mayores y menores granadinos
Granada | 13 de junio de 2024

Un equipo de investigadores e investigadoras del Instituto de Parasitología y Biomedicina López-Neyra (IPBLN) lidera esta iniciativa que ha explicado conceptos científicos y el origen de las enfermedades a colectivos vulnerables de la ciudad. El proyecto ha contado con la colaboración de la Fundación Descubre y el Ayuntamiento de Granada y con la financiación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, perteneciente al Ministerio de Ciencia e Innovación, y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Sigue leyendo
Las hortalizas de los huertos urbanos andaluces no son peligrosas para la salud
Sevilla | 13 de junio de 2024

A pesar de que algunos de los suelos de estos huertos mostraron contaminación por elementos potencialmente contaminantes, un reciente estudio realizado por la Universidad de Sevilla y el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla (IRNAS), ha concluido que el riesgo potencial para la salud humana es mínimo. Una de las zonas estudiadas que más preocupaba por su toxicidad era el entorno minero de Riotinto, en Huelva.

Sigue leyendo
Alertan de los efectos de la minería y los vertidos tóxicos accidentales en el cinturón pirítico ibérico
Cádiz | 12 de junio de 2024

Un estudio liderado por el Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) ha analizado el papel de la afluencia Atlántica en el transporte y acumulación de sedimentos contaminados por metales pesados ​​desde el golfo de Cádiz hasta el mar de Alborán. La señal de alerta por parte de la comunidad científica llega en un momento de posible reapertura de la mina de Aznalcóllar (Sevilla), 26 años después del devastador vertido tóxico ocurrido en esta explotación.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido