VOLVER

Share

Diseñan un modelo de Sistema de Información Geográfica en 3D para poder ‘explorar’ lo que hay debajo del suelo

Esta metodología se basa en la técnica digital de la ‘Realidad Aumentada’ para crear representaciones virtuales del subsuelo
 

Fuente: Universidad de Jaén


Jaén |
01 de marzo de 2018

Investigadores de la Universidad de Jaén (UJA) elaboran un modelo de Sistema de Información Geográfica (SIG) en 3D para explorar el subsuelo. Esta herramienta permite realizar una representación virtual de lo que hay debajo del suelo y puede aplicarse a diferentes ámbitos, como son el alcantarillado, el cableado eléctrico o incluso al estudio de restos arqueológicos, cómo hará este grupo próximamente, además de cualquier otro campo.

La investigadora Lidia María Ortega.

El sistema que proponen va más allá de la propia Realidad Aumentada, ya que se trata de un verdadero sistema de información, lo que permite agregar datos o actualizar la información en la calle, algo que facilita enormemente  el trabajo de los usuarios, ya sean éstos técnicos de mantenimiento, arqueólogos, electricistas, fontaneros, etc.

Este proyecto de investigación está dirigido por Francisco Ramón Feito y Lidia María Ortega, director y miembro del grupo ‘Gráficos y Geomática’ de la Universidad de Jaén. Según explica Lidia Mª Ortega, esta investigación se ha centrado en el diseño de un modelo de datos sobre el subsuelo de la ciudad de Jaén, contando con datos relativos al alcantarillado y las tuberías facilitados por Aqualia y Somojasa, las dos entidades responsables del suministro de agua en la ciudad de Jaén y en la provincia, respectivamente.

A partir de estos datos el equipo jiennense ha diseñado un modelo digital en tres dimensiones destinado al uso de los técnicos del mantenimiento. La meta, a largo plazo, es que estos técnicos puedan desplazarse hasta al lugar donde se ha producido una avería o incidencia y, a través de un Tablet, visualizar la infraestructura que hay bajo sus pies sin necesidad de cavar. “El diseño en 3D permite que el nivel de abstracción sea menor y que la información sea mucho más precisa”, apunta la experta.

La investigadora explica que la clave de este trabajo no está en la representación visual, sino en el modelo de datos topológico que hay detrás y que está confeccionado como una base de datos espacial para que el usuario, más allá de ver el entramado de tuberías y alcantarillas que hay en el subsuelo, pueda también obtener datos necesarios para realizar su trabajo, como informaciones sobre válvulas, la profundidad a la que está la avería, materiales de construcción o el grosor de las tuberías. En este sentido, Lidia Mª Ortega añade que “el trabajo consiste principalmente en ‘coser’ todos los datos obtenidos para conseguir que el sistema esté perfectamente cohesionado y sea lo más preciso posible”. Igualmente, la experta destaca que esta técnica es aplicable a cualquier campo de trabajo en el que se quiera utilizar.

‘Realidad aumentada’ para visualizar el subsuelo

Esta metodología aprovecha por lo tanto las ventajas de la Realidad Aumentada, una técnica digital que se ha popularizado en los últimos años, a través de juegos como Pokémon Go, y que permite agregar elementos virtuales e información adicional a la realidad a la hora de visualizarla. La investigadora de la UJA recalca que el gran reto es conseguir que las instituciones y las empresas interesadas estén dispuestas a hacer una inversión a largo plazo en este tipo de herramientas, ya que para aprovechar los beneficios de esta tecnología es necesario dedicar tiempo y personas que aprendan a utilizarlas.

Diseño del proyecto de investigación.

Recientemente, este grupo de investigación de la UJA ha obtenido financiación por parte del Ministerio de Educación Cultura y Deporte para desarrollar un modelo de SIG en 4D dentro del ámbito del subsuelo pero para poder utilizarlo también en el estudio de los restos arqueológicos.

La investigadora señala que el sistema 4D incorpora la variable del tiempo, por lo que permitiría no sólo analizar lo que hay bajo el suelo, sino también saber cómo ha ido evolucionado a lo largo de los años. “Cuando un arqueólogo extrae una pieza que está enterrada para investigar ya ha perdido su referencia espacial, algo que es muy valioso en este ámbito de estudio”, indica la experta. De esta manera, esta herramienta podría convertirse también en un instrumento esencial para los arqueólogos del futuro.


Share

Últimas publicaciones

Científicos ciudadanos desarrollarán una plataforma de prevención de noticias falsas
Andalucía | 29 de mayo de 2024

Investigadores de la Universidad de Sevilla y la empresa Civiencia lideran ‘De pantallas a ventanas: un proyecto contra la desinformación digital’ donde están elaborando una guía basada en las aportaciones de grupos vecinales y estudiantes universitarios para que la ciudadanía cuente con pautas claras y sencillas para que actúe frente a los bulos. Esta iniciativa forma parte del proyecto ‘Andalucía + ciencia ciudadana’, impulsado por la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación y coordinado por Fundación Descubre y la Universidad Pablo de Olavide, que pretende potenciar la utilización de este abordaje científico participativo entre distintos agentes de la región.

Sigue leyendo
Aplican la ciencia ciudadana para reducir el tiempo de uso del móvil en jóvenes andaluces
Sevilla | 28 de mayo de 2024

Investigadores de las Universidades de Sevilla, Jaén y Cádiz participan en el proyecto ‘Desconéctate para Conectar: Fomentando un Estilo de Vida Activo y Saludable entre los Jóvenes Andaluces’ que buscará estrategias concretas para incentivar a estudiantes de secundaria, bachillerato y universidad a que cambien sus hábitos de uso de dispositivos móviles por actividades físicas.

Sigue leyendo
Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido