VOLVER

Share

Diseñan un software para el reconocimiento automático de desperfectos en pista aeroportuarias

El diseño de este sistema de detección y clasificación de desperfectos, realizado por la Universidad Pablo de Olavide, hace uso de un robot aéreo específicamente diseñado para esta tarea, equipado con una cámara de alta resolución, sistemas de vuelos automáticos y un sistema de iluminación artificial para vuelos nocturnos. Este dron ha sido diseñado, desarrollado y construido por la empresa Flying Robotic Solutions S.L.

Fuente: Universidad Pablo de Olavide


Sevilla |
05 de marzo de 2021

El grupo de investigación Data Science & Big Data Lab de la Universidad Pablo de Olavide está diseñando un software que permite reconocer de manera automática desperfectos en pistas de aeropuertos. Esta herramienta será empleada en una solución integral denominada ‘Airport Pavement Inspection by Aerial Robotic System’, propiedad de Soologic Technological Solutions S.L, empresa con una dilatada experiencia en este sector.

En la fila de arriba, de izquierda a derecha, Manuel Jesús Jiménez Navarro (UPO), David Blanco de Córdova Muñoz (Soologic) y Sergio Ruiz Miranda (Soologic); en la fila de abajo, de izquierda a derecha, Alicia Troncoso Lora (UPO), Antonio Jesús Cabrera Tordera (Soologic) y Francisco Martínez Álvarez (UPO).

El diseño de este sistema de detección y clasificación de desperfectos de pavimentos aeroportuarios hace uso de un robot aéreo específicamente diseñado para esta tarea, equipado con una cámara de alta resolución, sistemas de vuelos automáticos y un sistema de iluminación artificial para vuelos nocturnos. Este dron ha sido diseñado, desarrollado y construido por la empresa Flying Robotic Solutions S.L.

«El robot aéreo realiza vuelos por las zonas en las que un desperfecto puede conllevar problemas de seguridad, tanto en el despegue como en el aterrizaje de un avión. Posteriormente, las imágenes son procesadas mediante un módulo que tiene incorporado inteligencia artificial y que es capaz de detectar qué zonas tienen, en efecto, algún tipo de desperfecto», explica Francisco Martínez Álvarez, profesor de la Escuela Politécnica Superior de la UPO e investigador principal del proyecto.

Las técnicas fundamentales que se utilizan en este módulo son aprendizaje profundo (deep learning) y transferencia de conocimiento (transfer learning). El algoritmo de deep learning es capaz de aprender de otras imágenes previamente clasificadas, de modo que, tras recibir una nueva imagen, es capaz de determinar con gran precisión a qué tipo de desperfecto se parece más. Además, como el tiempo de vuelo dentro de un aeropuerto está limitado debido al gran tráfico existente, en muchas ocasiones no se disponen de suficientes imágenes para poder aprender, por lo que este grupo de investigación ha optado por incorporar otras fuentes de imágenes para alimentar al sistema y permitirle aprender por otras vías: es lo que se conoce como transfer learning.

La posibilidad de realizar los vuelos de reconocimiento en cualquier momento del día o de la noche, sin necesidad de que un operario recorra las pistas, evitando así los problemas de seguridad asociados a este tipo de inspecciones, es uno de los principales beneficios del uso de estas técnicas, así como el poder disponer de un sistema capaz de clasificar con una precisión muy alta y que, además, permita ir mejorando su rendimiento conforme se van tomando más imágenes.

Además, otra ventaja indiscutible de este proyecto es la informatización que todo el proceso lleva aparejado ya que, como resultado final, se visualiza la pista de aterrizaje bajo estudio con las zonas que requieren atención marcadas.

El grupo de investigación Data Science & Big Data Lab tiene una amplia experiencia en proyectos y publicaciones relacionadas con machine learning. Además del citado investigador principal, participan en este proyecto Alicia Troncoso Lora, Federico Divina, Miguel García Torres, Gualberto Asencio Cortés, David Gutiérrez Avilés, José F. Torres Maldonado, Manuel Jesús Jiménez Navarro y Laura Melgar García.

El contrato entre la UPO y Soologic Technological Solutions S.L se ha firmado al amparo del artículo 83 de la Ley Orgánica de Universidades (LOU) bajo la gestión de la Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) de la Universidad Pablo de Olavide, que faculta a los grupos de Investigación reconocidos por la universidad, a los Departamentos, y a su profesorado a celebrar contratos con personas, universidades o entidades públicas y privadas para la realización de trabajos de carácter científico, técnico o artístico, así como para el desarrollo de enseñanzas de especialización o actividades específicas de formación.


Share

Últimas publicaciones

Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo
Un estudio del CSIC revela que zorzales, codornices y pinzones son las especies de aves más propensas a tener garrapatas
Sevilla | 27 de mayo de 2024

Un nuevo estudio liderado por la Estación Biológica de Doñana – CSIC ha analizado la prevalencia de garrapatas en más de 600.000 aves capturadas a lo largo de 17 años. Los resultados podrán ayudar a identificar en qué especies se deberían focalizar los esfuerzos de vigilancia de enfermedades zoonóticas. Los resultados de este trabajo se han publicado en la revista One Health.

Sigue leyendo
Una nueva investigación liderada por la Universidad de Córdoba desvela que las cianobacterias marinas se comunican
Córdoba | 27 de mayo de 2024

La revista Science Advances acaba de publicar una investigación que da un giro a la forma de entender la cianobacterias, indispensables para el sustento de la vida. El estudio evidencia que estos organismos no operan de forma aislada, sino que interaccionan físicamente a través de unos nanotubos que actúan como puente de intercambio entre células.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido