VOLVER

Share

Gadir-Gades se dividía en Erytheia y Cotinussa con un canal abierto, según el hallazgo arqueológico del edificio Valcárcel

Este trabajo, realizado por un equipo de 25 investigadores de nueve universidades y centros de investigación de de cuatro países diferentes (España, Francia, Italia y Alemania) y liderados por la Universidad de Cádiz con el CNRS (Centre National de la Recherche Scientifique) y la Universidad de Estrasburgo,demuestra que durante la antigüedad había un fondeadero de gran profundidad bajo esta construcción. Representa un cambio de paradigma paleotopográfico.

Fuente: Universidad de Cádiz


Cádiz |
20 de enero de 2020

Los estudios arqueológicos realizados por la Universidad de Cádiz (UCA) en las instalaciones del actual edificio Valcárcel de Cádiz han demostrado la existencia de un activo fondeadero en los terrenos donde se ubica esta construcción (datada en el siglo XVIII), ubicado entre 25 y 50 metros de profundidad bajo el actual nivel del mar, muy fértil desde un punto de vista arqueológico, de cuya interpretación se infiere que este canal natural estuvo abierto entre época fenicia arcaica y al menos el Alto Imperio.

Vista desde la azotea del actual edificio Valcárcel de Cádiz, donde se ha demostrado la existencia durante la antigüedad de un fondeadero de gran profundidad bajo esta construcción.

Por tanto, Gadir-Gades se dividía en al menos dos islas (Erytheia y Cotinussa), no soldadas en la Antigüedad, unidas por este canal con un uso intenso en época fenicio-púnica y romana. En palabras del investigador principal de este hallazgo, Darío Bernal, representa un “cambio de paradigma paleotopográfico”, que confirma parte de investigaciones anteriores (Ponce y Arteaga) sobre hipótesis del canal Bahía – Caleta  y que posibilitarán nuevos conocimientos de la ciudad en época fenicia, púnica, romana, medieval y moderna.

Un equipo de 25 investigadores de nueve universidades y centros de investigación de de cuatro países diferentes (España, Francia, Italia y Alemania), liderados por la Universidad de Cádiz con el CNRS (Centre National de la Recherche Scientifique) y la Universidad de Estrasburgo, han participado en este descubrimiento, de diferentes disciplinas y ámbitos de conocimiento. Estos estudios se enmarcan en los proyectos de investigación del Gobierno de España/FEDER, del Programa Operativo FEDER Andalucía 2014‑2020 y del proyecto SACEIMAR del Campus de Excelencia Internacional Global del Mar (CEI·Mar).

El rector de la UCA, Francisco Piniella, ha agradecido en primer lugar el gran trabajo realizado por un grupo de personas (José Juan Díaz, Macarena Lara y Darío Bernal de la UCA y Ferréol Salomon de Estrasburgo), cuyos trabajos “han ofrecido unos resultados extraordinariamente relevantes y que cambian la perspectiva y el conocimiento arqueológico e histórico que se tenía hasta el momento de la historia de la ciudad de Cádiz, principalmente de la zona del entorno de la playa de La Caleta en donde se asienta el edificio de Valcárcel”. El rector de la UCA ha anunciado que su rigor y excelencia científicos han permitido descubrir “un importante cambio en el conocimiento arqueológico de Gadir/Gades, en concreto, a partir de las revelaciones relacionadas con el estrecho insular canal bahía-Caleta”, debido no solo a la capacitación de su equipo sino también al uso de la tecnología más innovadora y vanguardista en el ámbito de la geoarqueología de profundidad.

Estos estudios, ha recordado, vuelven a poner de relieve “el profundo compromiso de la Universidad de Cádiz con el territorio y con la ciudad. Son un ejemplo de nuestra responsabilidad social corporativa como institución pública”. Por último, ha asegurado, que estos estudios avanzan que “no existen obstáculo arqueológico para la realización del proyecto de Valcárcel como futura sede de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Cádiz”.

El rector de la Universidad de Cádiz, Francisco Piniella y el catedrático de Arqueología de la UCA y coordinador del programa de doctorado en Historia y Arqueología Marítimas, Darío Bernal.

Darío Bernal ha explicado que en la actualidad se encuentran en fase de estudio de las columnas sedimentarias y se ejecutarán en breve nuevos sondeos geotécnicos para verificar la sección completa del canal. Se comenzó con una preceptiva de actividad arqueológica preventiva (autorizada por la Delegación de Fomento, Infraestructuras, Ordenación del Territorio, Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía en Cádiz), una excavación arqueológica, para continuar con estudios de laboratorio y la segunda fase de arqueología y geoarqueología. Es la primera vez, ha confirmado, que se realizan sondeos geotécnicos en Cádiz “de 50 metros de profundidad” y se estudia una secuencia sedimentológica completa (desde la datación al paleoambiente).

En la época moderna, se ha constatado nuevos datos para el conocimiento del hospicio y del urbanismo de Cádiz, de estructuras desconocidas como un muro en la parte trasera no visible. Sin embargo, lo realmente relevante para estos científicos ha sido hallar un fondeadero muy profundo, un “excepcional archivo sedimentario soterrado” de gran riqueza de restos arqueológicos (cerámicas, maderas, animales y plantas) que confirma la navegación por este espacio durante la época fenicia, púnica y romana. Por tanto, “Cádiz fue un archipiélago hasta al menos época romana muy avanzada”, un “cambio radical para el estudio del paisaje cultural de Cádiz” y de “la propuesta tradicional y asentada en la comunidad científica”.

En la actualidad se encuentran en fase de estudio de las columnas sedimentarias y se ejecutarán en breve nuevos sondeos geotécnicos para verificar la sección completa del canal.

Entre sus conclusiones, los investigadores afirman que este registro sedimentario de los sondeos del Valcárcel es “único por su profundidad (50 m. de registro), por su diacronía (tres mil años al menos) y por su contexto (sedimentos marinos en el centro de una ciudad histórica)”, aunque también pueda despertar más de un disgusto al corroborar que la playa de La Caleta “no es fenicia”. Sus posibilidades son múltiples, para estudios medioambientales, paisajísticos, históricos…Incluso para los tsunamis, que también dejaron huella.

Estos resultados cuentan con el reconocimiento científico, puesto que ya se han publicado varios artículos en revistas de excelencia (Archivo Español de Arqueologia y Scientific Drilling) y proponen la posibilidad de albergar en el futuro edificio de un centro de interpretación para compartir con la sociedad los últimos descubrimientos arqueológicos.


Share

Últimas publicaciones

Científicos ciudadanos desarrollarán una plataforma de prevención de noticias falsas
Andalucía | 29 de mayo de 2024

Investigadores de la Universidad de Sevilla y la empresa Civiencia lideran ‘De pantallas a ventanas: un proyecto contra la desinformación digital’ donde están elaborando una guía basada en las aportaciones de grupos vecinales y estudiantes universitarios para que la ciudadanía cuente con pautas claras y sencillas para que actúe frente a los bulos. Esta iniciativa forma parte del proyecto ‘Andalucía + ciencia ciudadana’, impulsado por la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación y coordinado por Fundación Descubre y la Universidad Pablo de Olavide, que pretende potenciar la utilización de este abordaje científico participativo entre distintos agentes de la región.

Sigue leyendo
Aplican la ciencia ciudadana para reducir el tiempo de uso del móvil en jóvenes andaluces
Sevilla | 28 de mayo de 2024

Investigadores de las Universidades de Sevilla, Jaén y Cádiz participan en el proyecto ‘Desconéctate para Conectar: Fomentando un Estilo de Vida Activo y Saludable entre los Jóvenes Andaluces’ que buscará estrategias concretas para incentivar a estudiantes de secundaria, bachillerato y universidad a que cambien sus hábitos de uso de dispositivos móviles por actividades físicas.

Sigue leyendo
Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido