VOLVER

Share

Ladrillos más económicos y resistentes


21 de diciembre de 2016
El investigador, Manuel Contreras, durante los ensayos

El investigador, Manuel Contreras, durante los ensayos

Investigadores del departamento de Física aplicada de la Universidad de Huelva y de las Universidades Estatal Paulista y del Oeste Paulista de Brasil han conseguido nuevos materiales para la elaboración de ladrillos más resistentes a partir de una materia prima con muy bajo coste. El material se extrae directamente de las plantas de gestión de residuos de construcción sin necesitar apenas tratamiento y evita tener que invertir en material de relleno (gravas y arenas), o en cementadores (cemento o cal) para la fabricación de los nuevos bloques.

Actualmente, las exigencias de las normativas europeas y americanas fijan en 6 y 4 megapascales respectivamente, los mínimos que debe cumplir cualquier material que se utilice en construcción. El megapascal es la medida que utilizan para conocer la capacidad de carga para un ladrillo de pared. Sin embargo, los nuevos bloques ideados por los expertos consiguen una resistencia de más de 7 megapascales.

Además de su alta resistencia y menor coste, otra ventaja añadida es que aumenta la cantidad de materiales aprovechables en las plantas de gestión de residuos de la construcción. Hoy día, los materiales derivados del reciclado de tamaño inferior a 4,8 milímetros son desestimados para su uso, pero con la nueva técnica que plantean los expertos de Huelva se utiliza todo el material obtenido tras el proceso al no poner ningún tipo de limitación al tamaño de las partículas de las materias primas reutilizadas.

Uno de los tipos de bloque desarrollados durante la investigación

Uno de los tipos de bloque desarrollados durante la investigación

“En el estudio, centrado en el caso de Brasil, hemos determinado que la nueva técnica que proponemos para la fabricación de bloques para la construcción, puede suponer una solución efectiva e inmediata, especialmente en países donde no se recicla o donde es demasiado caro edificar, bien por la falta de material, bien por el encarecimiento en el transporte de materiales”, explica a la Fundación Descubre el investigador principal del proyecto Manuel Contreras, de la Universidad de Huelva.

Las conclusiones del estudio, plasmadas en el artículo ‘Recycling of construction and demolition waste for producing new construction material (Brazil case-study)’ publicado en la revista Construction and Building Materials, demuestran, precisamente, que los nuevos bloques podrían fabricarse sin necesidad de ninguna inversión previa, ahorrando en los costes de realización. Por ello, se proponen como una alternativa válida en países en vías de desarrollo en los que el acceso a la materia prima resulta más difícil.

Reciclar para ahorrar

El procedimiento que siguen los expertos, una vez obtenida la materia prima, es similar al de la fabricación de cualquier tipo de bloque, por lo que no es necesaria ninguna inversión en la industria ladrillera. Al igual que con otros materiales, se mezcla con agua y cal o cemento, procedentes también de otras industrias en las que se obtienen estas materias como producto de residuo. Tras la molturación, se homogeniza y se prensa en los moldes, utilizando la misma maquinaria. De hecho, los experimentos se han desarrollado en prensas con un rendimiento inferior al 30% con respecto a las que suelen usarse en Europa o América en la fabricación de ladrillos.

Proceso de medición y montaje de los ladrillos con el material reciclado

Proceso de medición y montaje de los ladrillos con el material reciclado

Otro aspecto que han tenido en cuenta los investigadores durante el estudio son las ventajas de su aplicación en los países como España, en los que la normativa con respecto al tratamiento de residuos industriales procedentes de la construcción es clara. En ellos, es de obligado cumplimiento apilar en cubas todos los restos de demolición y de construcción. Una vez transportadas a las plantas de reciclaje, se separan todos los elementos metálicos de los que no lo son. Mientras los primeros son reciclados como chatarra, estos últimos son triturados para utilizarlos como material de relleno, como mortero o para hacer hormigón para su aplicación en carreteras, por ejemplo.

Sin embargo, un 40% de la masa total obtenida supera los 4,8 mm, por lo que hay mucha cantidad de residuo que no se recicla. La nueva técnica permite reutilizar el 100% de los restos de demolición.
Su implantación en otros países en vías de desarrollo, en los que los procedimientos de reciclaje y de fabricación no están tan desarrollados, favorecerá la aplicación y el cumplimiento de la normativa internacional en gestión de residuos sólidos, al mismo tiempo que plantea una solución viable al problema del acceso a la materia prima de construcción.

Materiales de derribo

Materiales de derribo

Precisamente, los investigadores han desarrollado sus experimentos en Brasil donde, debido a su gran extensión, problemas de comunicación e incluso la escasez de algunos tipos de materias primas, hace complicada la producción de bloques por los costes añadidos del transporte de materiales. Tanto para la población local como para las empresas, el tratamiento de los restos de demolición suponen una doble ventaja. Por un lado, ahorra en los costes de materiales y por otro, se reducirían los vertederos incontrolados que proliferan por todo el país, y que suponen un conflicto medioambiental de índole nacional.

“El hecho de que la población pueda ver en la gestión de este tipo de residuos una posibilidad de ingresos extras, puede provocar el fin de estas prácticas habituales y que las industrias ladrilleras cuenten con un material de menor coste que el que supone la adquisición de cemento u hormigón, lo que supondría también un ahorro para las edificadoras”, añade el experto, que ha liderado el estudio financiado por la Consejería de Economía y Conocimiento de la Junta de Andalucía.

Referencias:

Manuel Contreras Llanes, Silvio Rainho Teixeira, Murilo Lucas : ‘Recycling of construction and demolition waste for producing new construction material (Brazil case-study)’, Construction and Building Materials.

Imágenes:

El investigador, Manuel Contreras, durante los ensayos

https://www.flickr.com/photos/fundaciondescubre/31779490895/in/dateposted-public/

Uno de los tipos de bloque desarrollados durante la investigación

https://www.flickr.com/photos/fundaciondescubre/31779477395/in/dateposted-public/

Proceso de medición y montaje de los ladrillos con el material reciclado

https://www.flickr.com/photos/fundaciondescubre/31663108951/in/dateposted-public/

Materiales de derribo

https://www.flickr.com/photos/fundaciondescubre/30938144414/in/dateposted-public/

https://www.flickr.com/photos/fundaciondescubre/31663109431/in/dateposted-public/

 

Más información:
FUNDACIÓN DESCUBRE
Departamento de Comunicación
Teléfono: 954239422
e-mail: comunicacion@fundaciondescubre.es

Fuente: Remedios Valseca / Fundación Descubre


Share

Últimas publicaciones

Más de 250 personas colaboran con científicos para recuperar especies depredadoras de plagas en Almería
Almería | 21 de febrero de 2018

Enmarcado en el proyecto ‘Echa a volar’ del programa de ciencia ciudadana ‘Andalucía, mejor con ciencia’, alumnado, docentes, la asociación Serbal, científicos, la Universidad de Almería, la Estación Experimental de Zonas Áridas (CSIC) y Fundación Descubre han logrado fabricar nidos con materiales reciclados para que estas especies, la mayoría aves migratorias, se instalen en torretas y otras construcciones almerienses y con su presencia reduzcan daños ambientales. La iniciativa se extenderá a otras localidades de la provincia.

Aplican un bioplástico obtenido de la piel del tomate para recubrir el interior de latas de bebidas y conservas
Málaga | 20 de febrero de 2018

Investigadores del Instituto de Hortifruticultura Subtropical y Mediterránea, centro mixto de la Universidad de Málaga y CSIC, del Instituto ‘Ciencias Materiales de Sevilla’ (CSIC-US) y del Instituto Italiano de Tecnología han optimizado el proceso químico que permite que este film se adhiera mejor a la celulosa. Para ello, han ensayado sobre pequeños trozos de latón lacado, mismo componente que se encuentra dentro de estos recipientes.

Más de 600 personas apuestan por el reciclaje y aprenden a convertir desechos en compost
Granada | 15 de febrero de 2018

Bajo el título de ‘¡Apuesto por el compost!’, la iniciativa de ciencia ciudadana pretende fomentar la reutilización de residuos para que escolares y sus familias aprovechen los restos de frutas o verduras que ahora, gracias al asesoramiento científico, transforman en abono y otros aportes para mejorar el suelo, en el marco del programa ‘Andalucía, mejor con ciencia’.

Descárgate nuestro kit de comunicación

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando la navegación aceptas su uso. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close