VOLVER

Share

Una investigadora de la Universidad de Cádiz descubre 18 nuevas especies de moluscos

Fuente: Universidad de Cádiz


15 de abril de 2014

Leila Carmona, del grupo de Biología Marina y Pesquera, ha revisado desde un punto de vista molecular y morfológico una familia de moluscos gasterópodos marinos, los nudibranquios Aeolididae.

Los moluscos son invertebrados que constituyen uno de los grupos más numerosos del reino animal. Están en todas partes, desde las grandes alturas, a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar, hasta profundidades oceánicas de más de 5.000 metros de profundidad, en las aguas polares o tropicales y suelen ser elementos comunes de los litorales de todo el mundo. Dentro de este grupo animal, se encuentran los nudibranquios caracterizados, entre otras cosas, por no tener concha y poseer una llamativa coloración, lo que alerta a sus depredadores de su toxicidad. Dentro de este grupo, podemos encontrar a su vez a la familia Aeolidiidae.

Esta familia ha sido el centro del estudio de la investigadora de la Universidad de Cádiz, Leila Carmona, un trabajo que se ha basado principalmente en revisar desde un punto de vista molecular y morfológico todas las especies conocidas que la componen. Este grupo de invertebrados “es de los más grandes en cuanto al número de géneros que la forman y, aunque se conoce desde hace muchos años, no se sabía gran cosa de ellos”, como explica la investigadora.

Así, la doctora Carmona comenzó un trabajo que tuvo como primer objetivo recopilar el mayor número posible de estos animales y para ello, junto a uno de sus directores de tesis, el profesor de la UCA Juan Lucas Cervera, solicitó material a museos, institutos de investigación, universidades, asociaciones de buceo o a cualquier particular que conocieran y que vivían en zonas donde podían encontrarse especies concretas de Aeolidiidae. De esta forma, y poco a poco, la Universidad de Cádiz se fue haciendo con una importante colección de estos moluscos, 52 especies, que fueron estudiadas por Leila Carmona.

“Una vez que fuimos adquiriendo las especies, se iniciaron los análisis moleculares. Para ello se extrae su ADN y se les hace una serie de análisis denominados “análisis filogenéticos” que lo que pretendían era determinar el grado de parentesco entre las especies y entre los géneros. Así, poco a poco fuimos obteniendo una serie de resultados y viendo qué géneros eran válidos, cuáles no… para ir delimitando la diferencia entre géneros y qué características determinan a cada uno de ellos”, en palabras de la investigadora. De las 52 especies estudiadas, 18 de ellas son nuevas, es decir, “no eran hasta ahora conocidas para la Ciencia”. Por ello, “en estos momentos me encuentro describiendo estas nuevas especies encontradas”.

Entre las nuevas especies que ha descubierto Leila Carmona hay una especie, Anteaeolidiella indica, que le ha deparado muchas sorpresas. “A priori, era una especie que se suponía por todo el mundo y tras los análisis moleculares hemos visto que realmente no es una única especie, sino ocho distintas. De ellas, hay tres que son nuevas y lo más irónico es que la especie que se describía inicialmente y a la que le corresponde esa denominación no aparece, o al menos nosotros no hemos conseguido encontrarla. Con los datos que tenemos actualmente extraídos de estas especies y con esta descripción original que data del siglo XIX no conseguimos encontrar a ese animal. Así que estamos usando un nombre incorrecto desde el siglo XIX para ocho especies diferentes y ese nombre que usamos no sabemos con exactitud para qué molusco es”, como sentencia la doctora.

Otro caso llamativo es el de la Spurilla onubensis. “A través del trabajo realizado centrado en modernas técnicas de Biología Molecular y Microscopía Electrónica de Barrido, nos dimos cuenta que una serie de ejemplares encontrados en Huelva, se correspondían con una especie nueva para la ciencia a pesar de que llevaban años identificándose como Spurilla neapolitana”.

Todo este trabajo se encuentra recogido en la tesis de Leila Carmona, un estudio tutorizado por el doctor Juan Lucas Cervera; la doctora Marta Pola, de la Universidad Autónoma de Madrid; y el prestigioso investigador Terrence M. Gosliner, de la California Academy of Sciences de San Francisco (EE UU) y realizado dentro de las líneas de investigación recogidas en el Campus de Excelencia Internacional del Mar (CEI.Mar).

Referencia bibliográfica:

Carmona, L., Pola, M., Gosliner, T.M., Cervera, L. (2013). «A Tale That Morphology Fails to Tell: A Molecular Phylogeny of Aeolidiidae (Aeolidida, Nudibranchia, Gastropoda).» Plos One 8(5): e63000. doi:10.1371/journal.pone.0063000

Carmona, L., Lei, B.R., Pola, M., Gosliner, T.M., Valdés, Á., Cervera, J.L. (2014).»Untangling the Spurilla neapolitana (Delle Chiaje, 1841) species complex: a review of the genus Spurilla Bergh, 1864 (Mollusca: Nudibranchia: Aeolidiidae).» Zoological Journal of the Linnean Society 17: 132-154.

Carmona, L., Bhave, V, Salunkhe, R., Pola, M, Gosliner, T.M., Cervera, J.L. Systematic review of Anteaeolidiella (Mollusca, Nudibranchia Aeolidiidae) based on morphological and molecular data with description of three new species. Zoological Journal of the Linnean Society (En prensa).


Share

Últimas publicaciones

El proyecto ‘Ciencia sin Etiquetas’ acerca el conocimiento científico a más de 600 mayores y menores granadinos
Granada | 13 de junio de 2024

Un equipo de investigadores e investigadoras del Instituto de Parasitología y Biomedicina López-Neyra (IPBLN) lidera esta iniciativa que ha explicado conceptos científicos y el origen de las enfermedades a colectivos vulnerables de la ciudad. El proyecto ha contado con la colaboración de la Fundación Descubre y el Ayuntamiento de Granada y con la financiación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, perteneciente al Ministerio de Ciencia e Innovación, y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Sigue leyendo
Las hortalizas de los huertos urbanos andaluces no son peligrosas para la salud
Sevilla | 13 de junio de 2024

A pesar de que algunos de los suelos de estos huertos mostraron contaminación por elementos potencialmente contaminantes, un reciente estudio realizado por la Universidad de Sevilla y el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla (IRNAS), ha concluido que el riesgo potencial para la salud humana es mínimo. Una de las zonas estudiadas que más preocupaba por su toxicidad era el entorno minero de Riotinto, en Huelva.

Sigue leyendo
Alertan de los efectos de la minería y los vertidos tóxicos accidentales en el cinturón pirítico ibérico
Cádiz | 12 de junio de 2024

Un estudio liderado por el Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) ha analizado el papel de la afluencia Atlántica en el transporte y acumulación de sedimentos contaminados por metales pesados ​​desde el golfo de Cádiz hasta el mar de Alborán. La señal de alerta por parte de la comunidad científica llega en un momento de posible reapertura de la mina de Aznalcóllar (Sevilla), 26 años después del devastador vertido tóxico ocurrido en esta explotación.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido