VOLVER

Share

Utilizan compuestos bioactivos presentes en el cacao para desarrollar fármacos efectivos frente a enfermedades esqueléticas

Un equipo internacional de investigadores, liderado por la Universidad de Granada, ha logrado aislar un compuesto con actividad frente a la acondroplasia, un trastorno genético en el crecimiento óseo. Esta enfermedad rara, que afecta a 1 de cada 25.000 recién nacidos y para la que no existe en la actualidad ningún tratamiento efectivo, provoca un desarrollo anormal de los huesos y es la principal causa de enanismo.

Fuente: Universidad de Granada


Granada |
20 de marzo de 2019

Un equipo internacional de investigadores, liderado por la Universidad de Granada (UGR), ha logrado aislar un compuesto con actividad frente a la acondroplasia (un trastorno en el crecimiento óseo que provoca un desarrollo anormal de los huesos) a partir de compuestos bioactivos presentes en el cacao.

Semillas de cacao.

La acondroplasia es una displasia ósea ocasionada por un trastorno genético y la principal causa de enanismo. Se trata de una enfermedad rara que afecta a 1 de cada 25.000 recién nacidos, y en la actualidad no existe ningún tratamiento efectivo frente a ella.

Los investigadores de la UGR señalan que los compuestos, principalmente fenólicos, que se encuentran contenidos en el fruto del árbol del cacao (Theobroma cacao) confieren a esta matriz una serie de efectos beneficiosos para la salud. Es por ello que numerosos estudios han dirigido en los últimos años sus esfuerzos en estudiar su composición y bioactividad en distintas patologías.

Así, los científicos de la UGR, en colaboración con otros grupos de París, Túnez y Almería, han centrado su trabajo en la purificación de los compuestos fenólicos presentes en extractos de cacao, y en comprobar su toxicidad a nivel celular para poder utilizarlos en el desarrollo de fármacos, nutracéuticos y/o alimentos funcionales.

“Con la finalidad de obtener distintas fracciones de compuestos con mayor o menor pureza, hemos utilizado distintas técnicas, como la extracción en fase sólida, la separación por membranas de micro, ultra y nanofiltración, la cromatografía líquida semi-preparativa y la combinación de alguna de ellas”, explica la autora principal de este trabajo, María de la Luz Cádiz Gurrea, del departamento de Química Analítica de la UGR y el Centro de Investigación y Desarrollo del Alimento Funcional (CIDAF). Además, todas las muestras obtenidas se analizaron mediante cromatografía de líquidos de alta resolución acoplada a espectrometría de masas con analizador tiempo de vuelo.

Un efecto beneficioso

En líneas generales, los resultados revelaron que las fracciones resultantes no mostraron toxicidad excepto altas concentraciones de las fracciones más puras, lo que podría ser debido al gran potencial bioactivo de esos compuestos individuales.

La autora principal de este trabajo, María de la Luz Cádiz Gurrea, del departamento de Química Analítica de la UGR y el Centro de Investigación y Desarrollo del Alimento Funcional (CIDAF).

Estos resultados sugieren que dichos compuestos bioactivos del cacao podrían ejercer un efecto beneficioso a bajas concentraciones, pudiendo incorporarse fácilmente a distintos productos.

Más concretamente, podrían incorporarse en un formulado farmacéutico que actúe directamente a nivel de hueso en pacientes con acondroplasia desde pequeños sin efectos secundarios a corto o largo plazo.

Este trabajo ha sentado las bases de la aplicación de estos compuestos aislados en patologías esqueléticas raras, cuyos resultados preliminares han sido incluidos en el proyecto de investigación “Desarrollo de nuevos fármacos para condrodisplasias a partir de extractos de Theobroma cacao con bioactividad in vitro demostrada – THEOFARMABONE” presentado en la convocatoria con resolución de 10 de octubre de 2018, de la Secretaría General de Universidades, Investigación y Tecnología, para la concesión de ayudas a proyectos de I+D+i, en régimen de concurrencia competitiva, destinadas a las universidades y entidades públicas de investigación calificadas como Agentes del Sistema Andaluz del Conocimiento, en el ámbito del Plan Andaluz de Investigación, Desarrollo e Innovación (PAIDI 2020).

En este proyecto se han reunido grupos de investigación de la Universidad de Granada, AGR274 Bioactive Ingredients (especialistas en la obtención y análisis de compuestos biaoctivos); de la Universidad Complutense de Madrid (especialistas en la vehiculización de fármacos en hueso) y del INSERM – Instituto Imagine de Paris (especialistas en enfermedades esqueléticas raras), liderados por Antonio Segura Carretero, María Vallet Regí y Laurence Legeai Mallet, respectivamente.


Share

Últimas publicaciones

El proyecto ‘Ciencia sin Etiquetas’ acerca el conocimiento científico a más de 600 mayores y menores granadinos
Granada | 13 de junio de 2024

Un equipo de investigadores e investigadoras del Instituto de Parasitología y Biomedicina López-Neyra (IPBLN) lidera esta iniciativa que ha explicado conceptos científicos y el origen de las enfermedades a colectivos vulnerables de la ciudad. El proyecto ha contado con la colaboración de la Fundación Descubre y el Ayuntamiento de Granada y con la financiación de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología, perteneciente al Ministerio de Ciencia e Innovación, y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Sigue leyendo
Las hortalizas de los huertos urbanos andaluces no son peligrosas para la salud
Sevilla | 13 de junio de 2024

A pesar de que algunos de los suelos de estos huertos mostraron contaminación por elementos potencialmente contaminantes, un reciente estudio realizado por la Universidad de Sevilla y el Instituto de Recursos Naturales y Agrobiología de Sevilla (IRNAS), ha concluido que el riesgo potencial para la salud humana es mínimo. Una de las zonas estudiadas que más preocupaba por su toxicidad era el entorno minero de Riotinto, en Huelva.

Sigue leyendo
Alertan de los efectos de la minería y los vertidos tóxicos accidentales en el cinturón pirítico ibérico
Cádiz | 12 de junio de 2024

Un estudio liderado por el Instituto de Ciencias del Mar (ICM-CSIC) ha analizado el papel de la afluencia Atlántica en el transporte y acumulación de sedimentos contaminados por metales pesados ​​desde el golfo de Cádiz hasta el mar de Alborán. La señal de alerta por parte de la comunidad científica llega en un momento de posible reapertura de la mina de Aznalcóllar (Sevilla), 26 años después del devastador vertido tóxico ocurrido en esta explotación.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido