VOLVER

Share

Analizan joyas de oro de los prestigiosos orfebres italianos Castellani

Expertos de la Universidad de Sevilla han comprobado la presencia de cadmio, un metal añadido a las soldaduras de oro a partir del siglo XIX y utilizado a menudo para los estudios de autenticidad. Para ello, han utilizado un detector de rayos X con el uso de un fino filtro de zinc y han analizado las intensidades relativas de las líneas de rayos X del oro, gracias al cual ha sido posible comprobar de forma no invasiva la presencia de enriquecimientos superficiales en oro, utilizados en el pasado para conferir a los objetos recién producidos una patina que simulara el oro antiguo, además, obviamente, de ahorrar en el porcentaje de oro empleado en la producción de las joyas.


Sevilla |
26 de julio de 2022

Un estudio llevado a cabo en colaboración entre la Universidad de Sevilla y el departamento de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Florencia, analiza una selección de joyas de oro de los prestigiosos orfebres Castellani, una de las familias de orfebres más importantes de la Europa del siglo XIX.

Otra de las joyas localizadas.

En concreto, los objetos estudiados pertenecen a la colección del Museo Nacional Etrusco de Villa Giulia en Roma y es de gran interés tanto por reflejar los grandes avances tecnológicos de este periodo como por la expansión sin precedentes de falsificaciones de antigüedades. Así, el artículo publicado en la revista Scientific Report de Nature como resultado de la tesis doctoral de la investigadora Rosarosa Manca de la Universitá degli Studi di Firenze, presenta el análisis composicional de las joyas de oro de los Castellani.

Este trabajo aporta dos grandes novedades metodológicas: la utilización de un segundo detector de rayos X con el uso de un fino filtro de zinc para comprobar la posible presencia de bajas cantidades de cadmio, un metal añadido a las soldaduras de oro a partir del siglo XIX y utilizado a menudo para los estudios de autenticidad. Y el análisis de las intensidades relativas de las líneas de rayos X del oro, gracias al cual ha sido posible comprobar de forma no invasiva la presencia de enriquecimientos superficiales en oro, utilizados en el pasado para conferir a los objetos recién producidos una patina que simulara el oro antiguo, además, obviamente, de ahorrar en el porcentaje de oro empleado en la producción de las joyas.

La colección de joyas Castellani del Museo de Villa Giulia en Roma es la única que pasó directamente del taller de los orfebres a un museo público sin ser manipulada por otros, y ofrece la gama más amplia posible de joyas producidas por ellos. La colección fue reunida por Augusto Castellani entre las décadas de 1870 y 1880, sin embargo, se desconoce la fecha de producción de cada una de las joyas individuales.

Catálogo de joyas.

Fueron seleccionadas un total de 43 joyas de oro para el análisis y posterior estudio siguiendo criterios estilísticos y tecnológicos, con el fin de cubrir la gama más amplia posible de artefactos. En concreto, la selección se basó en la presencia de: la marca Castellani ‘CC’; las decoraciones hechas con granulado (una técnica muy sofisticada copiada directamente a partir de modelos antiguos); piedras preciosas y/o esmaltes. Por último, las piezas seleccionadas incluyen joyas excepcionales realizadas en un solo ejemplar (ya que a menudo estos orfebres producían joyas para la realeza o para personajes importantes), joyas comerciales reproducidas en muchos ejemplos, joyas copiadas de un prototipo antiguo conocido, modelos para mostrar a los clientes, y grupos de joyas con características estilísticas similares.

“La detección de cadmio en una joya podría usarse como prueba de falsificación en estudios de autenticidad ya que es un material moderno que se ha encontrado en objetos falsos. Esto es relevante también porque no se puede excluir que los Castellani, al igual que muchos otros artistas que producían replicas, hayan estado involucrados en la producción de falsificaciones. Sin embargo, la detección de cadmio presenta algunos problemas técnicos, ya que los picos característicos de este elemento químico pueden quedar ocultos por otros picos que interfieren en los análisis. En el marco de este estudio, se incorporó al equipo de medida un segundo detector de rayos X con filtro para evitar ocultar la línea característica principal del cadmio”, explica la investigadora Simona Scrivano de la Universidad de Sevilla.

La orfebrería europea del siglo XIX

Los Castellani fueron una familia de influyentes orfebres, coleccionistas y anticuarios de Roma. La actividad de los orfebres Castellani – Fortunato Pio (1794–1865) y sus hijos Alessandro (1823–1883) y Augusto (1829–1914) – data de 1814 a 1930, con su apogeo entre las décadas de 1850 y 1880. Dedicaron gran parte de su actividad a investigar joyas arqueológicas principalmente etruscas, gracias al descubrimiento y estudio en aquellos años de varias tumbas etruscas de grandísima relevancia que le permitió estudiar de primera mano las antiguas técnicas de producción. Realizaron joyas notables inspiradas en modelos arqueológicos (etruscos, griegos y romanos, pero también medievales y renacentistas), introduciendo así la moda de la “joyería arqueológica” en la Europa del siglo XIX.

“Este tipo de orfebrería tiene su máximo exponente con los Castelani pero sin embargo no hay muchos otros orfebres capaces de reproducir y vender buenas copias de objetos antiguos. Algunos ejemplos los encontramos en Francia y en Inglaterra, pero en España este tipo de orfebrería no tuvo lugar. Podemos considerarlo, de alguna manera, un estilo de producción muy exclusiva”, añade la experta.

Referencia bibliográfica:

Rosarosa Manca, Simona Scrivano, Chiara Manfriani, Francisco J. Ager Vàzquez, Inés Ortega Feliu, Marco Ferretti, Miguel Angel Respaldiza y Marco Benvenuti Characterization of Castellani nineteenth-century gold jewellery by in situ micro-XRF spectroscopy. Scientific Reports 12:7813 (2022)


Share

Últimas publicaciones

Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo
Un estudio del CSIC revela que zorzales, codornices y pinzones son las especies de aves más propensas a tener garrapatas
Sevilla | 27 de mayo de 2024

Un nuevo estudio liderado por la Estación Biológica de Doñana – CSIC ha analizado la prevalencia de garrapatas en más de 600.000 aves capturadas a lo largo de 17 años. Los resultados podrán ayudar a identificar en qué especies se deberían focalizar los esfuerzos de vigilancia de enfermedades zoonóticas. Los resultados de este trabajo se han publicado en la revista One Health.

Sigue leyendo
Una nueva investigación liderada por la Universidad de Córdoba desvela que las cianobacterias marinas se comunican
Córdoba | 27 de mayo de 2024

La revista Science Advances acaba de publicar una investigación que da un giro a la forma de entender la cianobacterias, indispensables para el sustento de la vida. El estudio evidencia que estos organismos no operan de forma aislada, sino que interaccionan físicamente a través de unos nanotubos que actúan como puente de intercambio entre células.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido