VOLVER

Share

Estudian con ratas nuevos datos sobre las razones fisiológicas que impulsan a los jóvenes a beber compulsivamente

Investigadores de la Universidad de Granada han diseñado un nuevo modelo animal en el que, tras un ‘atracón’ de comida, a las ratas les apetece beber grandes cantidades de alcohol en vez de agua, algo que no pasa cuando comen poco. Su trabajo supone un importante paso para el desarrollo de nuevos fármacos para el tratamiento de las adicciones, y profundiza en el entendimiento de los mecanismos concretos mediante los cuales se desarrolla una adicción.

Fuente: Universidad de Granada


Granada |
15 de junio de 2022

Una investigación internacional liderada por la Universidad de Granada (UGR) ha utilizado un modelo de ratas para aportar nuevos datos sobre las razones que impulsan a los jóvenes a beber alcohol de manera compulsiva y los mecanismos fisiológicos que provocan la adicción al alcohol.

Este trabajo, publicado en la prestigiosa revista Addiction Biology, supone un importante paso para la creación de nuevos fármacos para el tratamiento de las adicciones, y profundiza en el entendimiento de los mecanismos concretos mediante los cuales se desarrolla una adicción.

Los investigadores que han llevado a cabo este trabajo. De izquierda a derecha: Antonio Pla, Leandro Ruiz, Ignacio Morón, Ana Vázquez, Cruz Miguel Cendán y Olga López.

Se sabe que el consumo de alcohol está ampliamente arraigado en la sociedad y supone uno de los principales factores que amenazan la salud de la población en la actualidad. El último informe sobre la situación mundial del alcohol y la salud, publicado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2018, revela que el 40% de la población mundial bebe alcohol con regularidad y, además, el 7,2% de las muertes prematuras a nivel mundial se pueden atribuir al consumo de alcohol.

Esta preocupante realidad pone de manifiesto la necesidad de esclarecer los distintos factores que llevan a las personas a consumir alcohol, especialmente, de aquellas formas de consumo particularmente perniciosas, como son el consumo en atracón (o tipo ‘binge’) que acontece durante el botellón.

En este escenario, los modelos animales de consumo voluntario de alcohol son una potente, y a día de hoy imprescindible, herramienta para ayudarnos a entender desde un enfoque neurobiológico y farmacológico cuales son los mecanismos que subyacen a la conducta de consumo de alcohol en sus diferentes formas.

Los investigadores de la Universidad de Granada, en colaboración con el Instituto de Investigaciones Médicas Mercedes y Martín Ferreyra (Córdoba, Argentina), han desarrollado un nuevo modelo de consumo en ratas a las que, tras un atracón de comida, les apetece beber grandes cantidades de alcohol en lugar de agua, algo que no ocurre cuando comen poco.

Así, el modelo diseñado en la UGR induce al consumo voluntario en atracón de grandes cantidades de alcohol tras la ingesta (también en atracón) de un alimento altamente apetecible.

Más concretamente, a lo largo de un total de diez días, los animales fueron expuestos durante tres minutos a la presencia de una alta cantidad de bolitas comestibles azucaradas para después enfrentarse a una prueba de libre elección, donde disponían de dos botellas para beber: una rellena con agua y otra con una solución de alcohol.

“Según van pasando los días del procedimiento, vemos cómo el consumo de bolitas azucaradas aumenta progresivamente, lo cual lleva de la mano un aumento en el consumo de la solución de alcohol, llegándose a alcanzar picos de consumo de hasta 6,3 gramos de alcohol por kilo de peso, mientras que las ratas apenas beben agua”, apunta uno de los responsables de los estudios en la UGR, el profesor Cruz Miguel Cendán.

Solo después de un atracón

“En el caso de que ofrezcamos a las ratas sólo una pequeña cantidad de bolitas azucaradas, no se promueve el posterior consumo libre de alcohol, con lo que podemos asumir que el consumo voluntario de altas cantidades de solución de alcohol sólo se da tras el atracón de una comida muy apetecible”, indica el investigador.

“Este consumo libre de solución de alcohol resiste la adulteración con quinina hasta 0.1g/L (una sustancia que altera el sabor de la solución, volviéndola aversiva) y puede ser bloqueado mediante la previa administración de naltrexona (un fármaco antagonista opioide). Mediante dichos ensayos podemos comprobar en primer lugar que el consumo de la sustancia se ha vuelto compulsivo, puesto que se sigue consumiendo a pesar del sabor aversivo; y, en segundo lugar, que está mediado por el sistema opioide, el cual es una diana terapéutica clásica para el tratamiento de las adicciones”, explica Cendán.

Como conclusión a los resultados del presente estudio, otro de los autores, el profesor de la UGR Ignacio Morón, destaca la importancia de la creación de nuevos modelos de experimentación de consumo de sustancias de abuso y señala que “gracias a modelos como el desarrollado por nuestro equipo, que recrean ciertas facetas del consumo en humanos, es posible avanzar en la creación de nuevos fármacos para el tratamiento de las adicciones y entender mejor los mecanismos fisiológicos concretos mediante los cuales se desarrolla una adicción”

Referencia bibliográfica:

Ruiz‐Leyva, L., Vázquez‐Ágredos, A., Jiménez‐García, A. M., López‐Guarnido, O., Pla, A., Pautassi, R. M., Morón I & Cendán, C. M. (2022). From binge eating to binge drinking: A new and robust paradigm for assessing binge ethanol self‐administration in male rats. Addiction Biology, 27(2), e13153.


Share

Últimas publicaciones

Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo
Un estudio del CSIC revela que zorzales, codornices y pinzones son las especies de aves más propensas a tener garrapatas
Sevilla | 27 de mayo de 2024

Un nuevo estudio liderado por la Estación Biológica de Doñana – CSIC ha analizado la prevalencia de garrapatas en más de 600.000 aves capturadas a lo largo de 17 años. Los resultados podrán ayudar a identificar en qué especies se deberían focalizar los esfuerzos de vigilancia de enfermedades zoonóticas. Los resultados de este trabajo se han publicado en la revista One Health.

Sigue leyendo
Una nueva investigación liderada por la Universidad de Córdoba desvela que las cianobacterias marinas se comunican
Córdoba | 27 de mayo de 2024

La revista Science Advances acaba de publicar una investigación que da un giro a la forma de entender la cianobacterias, indispensables para el sustento de la vida. El estudio evidencia que estos organismos no operan de forma aislada, sino que interaccionan físicamente a través de unos nanotubos que actúan como puente de intercambio entre células.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido