VOLVER

Share

Evalúan los efectos de la contaminación en microorganismos acuáticos

Contaminantes como microplásticos, compuestos farmacéuticos o productos de cuidado personal, entre otros, alteran la composición de los microorganismos presentes en sedimentos, aguas y en la coquina de fango. Así lo están comprobando el equipo de la Universidad de Córdoba y del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía (ICMAN) con el proyecto ENVIROMICROB, con el que pretenden evaluar, a largo plazo, los efectos biológicos de los contaminantes en los microorganismos presentes en dos comunidades: los sedimentos y aguas.

Fuente: Universidad de Córdoba


Cádiz, Córdoba |
25 de enero de 2023

Las bacterias, arqueobacterias, algas, hongos y virus son microorganismos que habitan en los océanos y mares. A pesar de su minúsculo tamaño, tienen un papel esencial en el equilibrio de los ecosistemas y del planeta al realizar funciones fundamentales para los ciclos del nitrógeno, del carbono o del fósforo, por ejemplo, y al constituir el primer eslabón de la cadena alimentaria. Ese papel principal, sin embargo, puede verse amenazado o suponer un peligro cuando entran en juego los contaminantes que llegan al Medio Ambiente. Estos contaminantes son cada vez más diversos. A los ya tradicionales hidrocarburos o metales se han sumado los más emergentes como microplásticos, compuestos farmacéuticos o productos de cuidado personal. Todos ellos son contaminantes que afectan en primer lugar a los microorganismos alterando la presencia o ausencia y abundancia de los mismos.

Así lo están comprobando el equipo de la Universidad de Córdoba y del Instituto de Ciencias Marinas de Andalucía (ICMAN) con el proyecto ENVIROMICROB, con el que pretenden evaluar, a largo plazo, los efectos biológicos de los contaminantes en los microorganismos presentes en dos comunidades: los sedimentos y aguas, por un lado, y la coquina de fango (Scrobicularia plana) procedente de zonas del litoral andaluz, por otro lado. De esta forma se estudia la parte no viva (abiótica) y la viva (biótica).

Marina Barbudo Lunar, José Alhama Carmona y Carmen Michán

Marina Barbudo Lunar, José Alhama Carmona y Carmen Michán, del equipo de investigación de la UCO.

Según la investigación, la contaminación disminuye la diversidad microbiana de las dos comunidades estudiadas. Por ejemplo, la exposición a los fármacos altera la biodiversidad bacteriana de la glándula digestiva de la coquina afectando a su capacidad de degradar los contaminantes a los que está expuesta. El empleo de la técnica MALDI Imaging ha apuntado en la misma dirección. Gracias a esa técnica, el equipo ha conseguido obtener una imagen de coquinas procedentes de zonas relacionadas con mayores niveles de contaminación en las que se observan cambios moleculares en algunos de sus órganos, como el pie o la glándula digestiva.
De esta forma, la exposición a los contaminantes cambia la composición, pero también la función de los microorganismos. A esto hay que añadir los procesos de biomagnificación y bioacumulación, esto es, que los contaminantes que los microorganismos no pueden degradar se van acumulando a lo largo del tiempo y se incrementan en la medida en que se sube en la cadena alimentaria.

Dado que dentro de esa cadena los contaminantes dañan en primer lugar a los microorganismos, su estudio es clave para poder tomar medidas y actuar. “Antes de afectarte a ti, un contaminante va a afectar a las cadenas tróficas inferiores. Si coges una muestra de campo y ves que los microorganismo están afectados, ya puedes ver que está pasando algo y puedes actuar antes de que afecte a los organismos superiores”, explica Carmen Michán, investigadora de la UCO en el grupo «Biología molecular de los mecanismos de respuesta a estrés». Así, el proyecto emplea los sedimentos, aguas y la coquina como centinelas que pueden ayudar a tomar las medidas necesarias para alcanzar el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 14 establecido por la ONU para reducir la contaminación en los océanos.

El proyecto “El microbioma ambiental: una herramienta para evaluar el impacto de los contaminantes clásicos y emergentes en áreas costeras (ENVIROMICROB)”, que cuenta con la colaboración del Servicio Central de Apoyo de la Investigación (SCAI) de la UCO, está financiado por el programa estatal “Proyectos I+D+i” de 2019 del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.


Share

Últimas publicaciones

Científicos ciudadanos desarrollarán una plataforma de prevención de noticias falsas
Andalucía | 29 de mayo de 2024

Investigadores de la Universidad de Sevilla y la empresa Civiencia lideran ‘De pantallas a ventanas: un proyecto contra la desinformación digital’ donde están elaborando una guía basada en las aportaciones de grupos vecinales y estudiantes universitarios para que la ciudadanía cuente con pautas claras y sencillas para que actúe frente a los bulos. Esta iniciativa forma parte del proyecto ‘Andalucía + ciencia ciudadana’, impulsado por la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación y coordinado por Fundación Descubre y la Universidad Pablo de Olavide, que pretende potenciar la utilización de este abordaje científico participativo entre distintos agentes de la región.

Sigue leyendo
Aplican la ciencia ciudadana para reducir el tiempo de uso del móvil en jóvenes andaluces
Sevilla | 28 de mayo de 2024

Investigadores de las Universidades de Sevilla, Jaén y Cádiz participan en el proyecto ‘Desconéctate para Conectar: Fomentando un Estilo de Vida Activo y Saludable entre los Jóvenes Andaluces’ que buscará estrategias concretas para incentivar a estudiantes de secundaria, bachillerato y universidad a que cambien sus hábitos de uso de dispositivos móviles por actividades físicas.

Sigue leyendo
Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido