VOLVER

Share

Prueban la eficacia de una tecnología no invasiva para analizar la calidad de las hortalizas tanto en campo como en la industria

Un equipo de la Universidad de Córdoba propone la utilización de una tecnología no invasiva denominada NIRS, Espectroscopia de Reflectancia en el Infrarrojo Cercano, que presenta unas características óptimas para dar respuesta a las necesidades actuales de control de calidad del sector agroalimentario. Es rápida, precisa, no contaminante, de bajo coste y no destructiva. También se emplea en el ámbito químico, farmacéutico o, incluso, en biomedicina. 

Fuente: Universidad de Córdoba


Córdoba |
01 de octubre de 2020

Los consumidores siempre buscan la mejor calidad en los productos, sobre todo en los frescos como las hortalizas. Pero, ¿cómo se mide en la actualidad la calidad de unas espinacas frescas antes de que lleguen a los mercados? Los métodos más utilizados para analizar la calidad de las hortalizas son lentos, caros y destructivos. Requieren la selección de varias muestras procedentes de un mismo lote, que se analizan posteriormente en un laboratorio. Para realizar los distintos análisis, es necesario destruir el producto, por lo que no puede aplicarse a una producción completa.

Esta técnica se basa en la interacción de la luz con el producto para obtener información sobre su composición físico-química, su estructura o incluso parámetros relacionados con sus características sensoriales.

Un equipo de la Universidad de Córdoba ha querido poner solución a esta problemática proponiendo la utilización de una tecnología no invasiva: la Espectroscopia de Reflectancia en el Infrarrojo Cercano, o abreviada, la tecnología NIRS. Aunque su uso se extiende en muchos ámbitos, como el agrolimentario, también se emplea en el ámbito químico, farmacéutico o, incluso, en biomedicina.

“Esta técnica se basa en la interacción de la luz con el producto para obtener información sobre su composición físico-química, su estructura o incluso parámetros relacionados con sus características sensoriales”, explica la investigadora Dolores Pérez Marín, que junto a María Teresa Sánchez dirige la línea de trabajo que estudia la utilización de sensores NIRS aplicados a frutas y hortalizas. En esta línea de trabajo colaboran desde hace años los grupos PAIDI AGR-128 y el AGR-193. En concreto, este estudio ha sido desarrollado en el marco de la tesis doctoral de Irina Torres Rodríguez, en colaboración con el sector industrial.

El objetivo del estudio ha sido el desarrollo de modelos de predicción de parámetros relacionados con la calidad y la seguridad alimentaria de las espinacas, mediante el uso de un micro-instrumento NIRS portátil, de tamaño muy reducido, que permite analizar el producto directamente en campo, así como en los puntos de recepción y procesado del producto en la industria. “Los resultados han sido muy positivos”, afirma Dolores Pérez Marín. “Demuestran la capacidad de esta tecnología para el análisis de hortalizas directamente en campo o en la industria, tanto para determinación de características relacionadas con la calidad como con la seguridad alimentaria”.

Respecto a la calidad, se han estudiado el contenido en sólidos solubles del producto, que permite planificar la fecha óptima de cosecha cuando se detecta que se ha alcanzado el nivel adecuado. Por otro lado, también se ha analizado el contenido en nitratos, lo cual permite establecer las dosis de abonado apropiadas para el cultivo y es de gran interés para la seguridad alimentaria del producto, ya que existe una normativa europea que establece el contenido máximo de nitratos presentes en hortalizas en función de si su destino es la alimentación infantil, el consumo en fresco o el procesado industrial.

Lola Pérez Marín, Irina Torres y María Teresa Sánchez, investigadoras del estudio.

El estudio concluye, por tanto, que la Espectroscopia NIRS presenta unas características óptimas para dar respuesta a las necesidades actuales de control de calidad del sector agroalimentario. Es rápida, precisa, no contaminante, de bajo coste y no destructiva. “De hecho, este conocimiento está siendo objeto de gran interés por parte del sector y existe ya una empresa que está utilizando esta tecnología transferida por la UCO”, comenta la investigadora.

El equipo sigue avanzando en el uso de nuevos instrumentos y aplicaciones en otros productos alimentarios. El uso de la tecnología NIRS en el sector agroalimentario es un tema muy novedoso que puede revolucionar los sistemas de control de calidad. En concreto su utilización como método no dirigido, aproximación en la que no se busca un compuesto concreto, como en los análisis de laboratorio tradicionales, sino que se busca si el producto es distinto a los estándares establecidos, permitiría sin duda adelantarse a crisis alimentarias futuras.

Referencia bibliográfica: Irina Torres, María Teresa Sánchez, Dolores Pérez Marín. Integrated soluble solid and nitrate content assessment of spinach plants using portable NIRS sensors along the supply chain. Postharvest Biology and Technology. https://doi.org/10.1016/j.postharvbio.2020.111273


Share

Últimas publicaciones

Aplican algoritmos bioinspirados para ubicar las estaciones de bicicletas en la ciudad
Málaga | 28 de octubre de 2020

Un equipo investigador de la Universidad de Málaga ha diseñado un sistema basado en inteligencia artificial para que la red de aparcamientos de bicicletas se distribuya de forma óptima por los barrios, con el resultado de un mapa guía al servicio de los gestores de estos núcleos urbanos.

Sigue leyendo
Un modelo matemático facilita la gestión de inventarios en la cadena de suministro de alimentos
Córdoba | 28 de octubre de 2020

Una investigación del proyecto Diverfarming, en el que participa la Universidad de Córdoba, integra los recursos de transporte y la gestión de inventarios en un modelo que busca la eficiencia económica y evitar el desabastecimiento.

Sigue leyendo
El desierto de Atacama era mucho más húmedo hace cien mil años
Sevilla | 28 de octubre de 2020

La acumulación de sedimentos en este entorno ofrece un archivo cronológico de millones de años que permite estudiar mejor la evolución de la tierra. Es el trabajo realizado por el Centro de Investigación, Tecnología e Innovación de la Universidad de Sevilla (CITIUS), donde trata de entender la evolución del paisaje y su relación con variaciones climáticas a partir del análisis de los sedimentos hallados.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando la navegación aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar