VOLVER

Share

Detectan sobre Sevilla y Cádiz la primera bola de fuego de 2020

Este bólido fue producido por el impacto de una roca desprendida de un asteroide que chocó contra la atmósfera a una velocidad de unos 61.000 km/h y a una altura inicial de 61 km sobre el suelo. El objeto se movió entonces en dirección norte, comenzando sobre la provincia de Cádiz y finalizando a una altitud de 20 km sobre la provincia de Sevilla. Una de las cámaras del sistema de vigilancia exterior que opera el Observatorio de Calar Alto en Almería fue testigo de este evento.

Fuente: Observatorio Astronómico Hispano-Alemán de Calar Alto


Almería |
29 de enero de 2020

La primera bola de fuego detectada en 2020 ha ocurrido sobre la parte sudoccidental de España. La pasada medianoche, a las 23:08 UT (00:08 hora local ya del 29 de Enero), una brillante bola de fuego pudo ser registradas con los detectores del Proyecto SMART localizados en los observatorios de Calar Alto (Almería), La Sagra (Granada) y Sevilla.

Recorrido de la primera bola de fuego detectada en 2020 y que ha ocurrido sobre la parte sudoccidental de España.

Este evento también pudo ser grabado con una de las cámaras del sistema de vigilancia exterior que opera el Observatorio de Calar Alto en Almería.

Siguiendo el análisis llevado a cabo por el Profesor José María Madiedo (Universidad de Huelva e investigador del IAA), este bólido fue producido por el impacto de una roca desprendida de un asteroide que chocó contra la atmósfera a una velocidad de unos 61.000 km/h y a una altura inicial de 61 km sobre el suelo. El objeto se movió entonces en dirección norte, comenzando sobre la provincia de Cádiz y finalizando a una altitud de 20 km sobre la provincia de Sevilla.

La trayectoria sobre el terreno que siguió este objeto se puede ver en la imagen de arriba a la izquierda.

Debajo se muestran los vídeos que se obtuvieron tanto con el detector oeste del Proyecto SMART como con la cámara oeste de vigilancia externa, ambos operados desde el Observatorio de Calar Alto en Almería.

La estación de detección de bólidos de Calar Alto (CAHA) , junto con la estación que el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) tiene en Sierra Nevada, y otras situadas en diferentes puntos de España, forman parte del proyecto S.M.A.R.T. liderado por el investigador José María Madiedo, del IAA, para el seguimiento de este tipo de objetos. En concreto, la estación de Calar Alto (CAHA) y la del IAA en Sierra Nevada, es un acuerdo de colaboración entre el Profesor Madiedo y ambas instituciones.


Share

Últimas publicaciones

Científicos ciudadanos desarrollarán una plataforma de prevención de noticias falsas
Andalucía | 29 de mayo de 2024

Investigadores de la Universidad de Sevilla y la empresa Civiencia lideran ‘De pantallas a ventanas: un proyecto contra la desinformación digital’ donde están elaborando una guía basada en las aportaciones de grupos vecinales y estudiantes universitarios para que la ciudadanía cuente con pautas claras y sencillas para que actúe frente a los bulos. Esta iniciativa forma parte del proyecto ‘Andalucía + ciencia ciudadana’, impulsado por la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación y coordinado por Fundación Descubre y la Universidad Pablo de Olavide, que pretende potenciar la utilización de este abordaje científico participativo entre distintos agentes de la región.

Sigue leyendo
Aplican la ciencia ciudadana para reducir el tiempo de uso del móvil en jóvenes andaluces
Sevilla | 28 de mayo de 2024

Investigadores de las Universidades de Sevilla, Jaén y Cádiz participan en el proyecto ‘Desconéctate para Conectar: Fomentando un Estilo de Vida Activo y Saludable entre los Jóvenes Andaluces’ que buscará estrategias concretas para incentivar a estudiantes de secundaria, bachillerato y universidad a que cambien sus hábitos de uso de dispositivos móviles por actividades físicas.

Sigue leyendo
Descubren un nuevo gen que hace resistente al girasol contra la planta parásita jopo
Córdoba | 27 de mayo de 2024

Un equipo de investigación del Instituto de Agricultura Sostenible (IAS-CSIC) ha descrito una pieza del ADN que impide que las raíces de este cultivo sean infectadas por uno de sus patógenos más letales, el jopo. Además de determinar su posible función y la localización en su genoma, ha demostrado la posibilidad de transferirlo como mecanismo natural de defensa desde una especie silvestre a otras variedades de siembra.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Ir al contenido