VOLVER

Share

Desarrollan un biofertilizante que combina desechos de cultivos de tomate y energía solar

Un equipo de la Universidad de Almería ha ideado una nueva técnica basada en la reutilización de restos orgánicos procedentes de la horticultura en invernaderos, a los que han aplicado radiación solar para crear un suelo más nutrido para el desarrollo agrícola. Con este método, es posible aprovechar los restos agrícolas y aminorar así el impacto ambiental que genera la eliminación de éstos, así como disminuir el uso de fertilizantes convencionales.


Almería |
08 de julio de 2019

Investigadores del Departamento de Agronomía de la Universidad de Almería y del Centro IFAPA de La Mojonera han diseñado un biofertilizante que protege el suelo del cultivo de tomate en invernaderos. La técnica consiste en aplicar al suelo los restos de cosecha del cultivo anterior unidos a un tratamiento térmico gracias a la radiación solar. Este proceso conocido como biosolarización, unido a la acción fertilizante natural que se produce en la descomposición de restos de las cosechas, mejora las características del suelo y lo deja libre de patógenos. La nueva enmienda obtiene los mismos resultados que los abonos industriales, pero  resulta más respetuosa con el medio ambiente.

La técnica de la biosolarización produce tomates con las mismas características que los tratados con otros fertilizantes.

La biosolarización es el nombre del proceso basado en combinar restos de cosecha con un tratamiento térmico que los científicos han aplicado a los restos de cultivos del tomate de invernaderos de Almería. De esta forma, los investigadores han demostrado que el cultivo del tomate presenta unas condiciones de producción y calidad similares a los tratados con fertilizantes químicos convencionales, y a la vez, un control de plagas efectivo y sostenible. Desde el punto de vista sanitario, esta práctica ha demostrado ser eficaz frente a una serie de patógenos como hongos, bacterias y virus.

El estudio se ha realizado en un invernadero semicomercial que simula características propias de la horticultura almeriense basada en combinar restos de cosecha con un tratamiento térmico de la finca experimental de la Fundación de la Universidad de Almería  y a ANECOOP. “Durante dos temporadas continuadas, hemos estado evaluando el efecto de aportar los restos de plantas de tomate utilizando la biosolarización en varios parámetros como la producción, calidad del fruto y morfología de la planta”, indica Pablo García Raya, uno de los investigadores de la Universidad de Almería responsable del estudio a la Fundación Descubre.

Pablo García Raya, investigador principal del artículo procedente de su tesis doctoral.

El artículo titulado  ‘Greenhouse Soil Biosolarization with Tomato Plant Debris as a Unique Fertilizer for Tomato Crops’, publicado en la revista International Journal of Environmental Research and Public Health, presenta un método alternativo que propone una solución para los restos de cosecha, ya que actualmente se gestionan fuera de las fincas, y generan impacto ambiental. Por otro lado, reduce el aporte de fertilizantes químicos, hasta en ciertos casos poder prescindir de él, con el consiguiente ahorro sin perjuicio para la producción comercial.

Poder fertilizante de restos vegetales

La horticultura intensiva propia de invernaderos en la zona de la provincia de Almería se enfrenta a varios retos ambientales. “Uno de ellos es la gestión, el almacenamiento y el procesamiento de residuos vegetales que pueden provocar la contaminación de los acuíferos, la proliferación de plagas, los malos olores o el abuso de tratamientos fitosanitarios”, apunta el experto. En anteriores estudios, los científicos habían empleado la biofumigación y la solarización como técnicas desinfectantes del suelo. Sin embargo, no se había evaluado el poder fertilizante de la incorporación de restos vegetales y el beneficio que suponen para cultivos posteriores.

La gestión, el almacenamiento y el procesamiento de residuos vegetales, uno de los retos ambientales de los invernaderos almerienses.

En futuros estudios, los científicos evaluarán cómo influye el desarrollo de esta técnica en parámetros económicos y ambientales. Realizarán un balance económico del ahorro en fertilizante, una evaluación de la disminución del impacto ambiental que provoca la autogestión de residuos, o el desarrollo de modelos de huella hídrica y de carbono.

Este proyecto ha sido financiado por el grupo de investigación ‘Producción vegetal en sistemas de cultivos mediterráneos’ de la Universidad de Almería, mientras que la realización de la tesis doctoral ha sido financiada gracias a un contrato predoctoral del Plan Propio de Investigación y Transferencia de la misma Universidad.

Referencias

Pablo García-Raya, César Ruiz-Olmos, José Ignacio Marín-Guirao, Carlos Asensio-Grima, Julio César Tello-Marquina,Miguel de Cara-García. Greenhouse Soil Biosolarization with Tomato Plant Debris as a Unique Fertilizer for Tomato Crops. International Journal of Environmental Research and Public Health. 2019; 16(2): 279.

Más información:

FUNDACIÓN DESCUBRE

Departamento de Comunicación

Teléfono: 954239422

e-mail: comunicacion@fundaciondescubre.es



Share

Últimas publicaciones

Analizan los factores para lograr un envejecimiento cognitivo exitoso
Sevilla | 15 de julio de 2020

Impulsado por la Fundación General CSIC, la catedrática de Fisiología de la Universidad Pablo de Olavide Mercedes Atienza coordina este programa de investigación interdisciplinar sobre envejecimiento, donde señalan que llevar un estilo de vida saludable y aumentar la reserva cognitiva son claves para frenar el deterioro cognitivo.

Sigue leyendo
La vida tardó ‘solo’ 700.000 años en recuperarse en el lugar donde impactó el asteroide que acabó con los dinosaurios
Granada | 15 de julio de 2020

Una investigación internacional que publica esta semana la revista Geology (la primera a nivel mundial en el área de Geología) y en la que participa la Universidad de Granada (UGR) ha aportado nuevos datos sobre cómo y por qué se recuperó tan rápidamente la vida en la zona donde impactó el asteroide que acabó con los dinosaurios (Chicxulub, en la Península de Yucatán, México).

Sigue leyendo
Primera luz técnica de la cámara panorámica JPCam
Granada | 15 de julio de 2020

Este instrumento es clave para J-PAS, un futuro cartografiado extragaláctico sin precedentes liderado por un consorcio internacional del que el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) es miembro. Permitirá estudiar cuestiones como la naturaleza de la energía oscura o la historia de la expansión del Universo a lo largo de los últimos 10.800 millones de años, así como la formación y evolución de las galaxias, las estructura e historia de nuestra Galaxia, la Vía Láctea, o el estudio sistemático de asteroides en nuestro Sistema Solar.

Sigue leyendo

#CienciaDirecta

Tu fuente de noticias sobre ciencia andaluza

Más información Suscríbete

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando la navegación aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar